Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

MAY151. PRINZESA CON Z, de Esperanza Temprano

Nació en una tarde de mayo mientras el cielo bramaba pariendo una tormenta de granizo. Deborah quiso su madre que se llamara, no contaba con que su padre no sabía cómo se escribía y finalmente la apuntó en el Registro Civil como Prinzesa con “z“. Z de zascandil que zapateó su infancia en el descampado al ritmo de las palmas de los más zarrapastrosos del barrio. Una vida en zig-zag sorteando al zote de su padre y las zurras de su madre. Zarandeada por la droga y zambullida en el fango, a punto estuvo de zozobrar en más de una ocasión. Sobrevivió a monumentales zapatiestas y una vez zurcidas sus miserias, cogió su zurrón y zarpó hacia nuevos horizontes donde las zancadillas no la hicieran caer. Lo consiguió, zanjó su pasado del que tan solo quedó el nombre. Se lo ha cambiado. Ahora se llama Reyna con “y“.

36 Respuestas

  1. Muy bueno, Esperanza. Original relato donde la Z es protagonista. Dicen que el nombre que llevamos nos marca. Me gusta como desarrollas el tema, y el final, perfecto.
    Un abrazo.

    1. Yo también creo que el nombre que llevamos nos marca para siempre y que te lo cambien porque tu padre no sabe cómo se escribe, también. Me alegro que te haya gustado.

      Un abrazo,

  2. Zy señora, muy bien llevado este original relato de Z y de acentos,. Me gustó mucho ese final de princesa a reyna. Te lo has currado y te ha quedado preZioso. Abrazo y suerte.

  3. Marta López Cuartero( Claudia)

    Qué historia tan original. Con “Zeta” de EsperanZa. Felicidades, es un relato muy simpático y un final redondo. Suerte y un abrazo.

  4. Calamanda Nevado

    Esperanza, la vida tiene un hilo conductor, invisible, que va uniéndonos a situaciones y personas; el devenir por ella de tu princesa es muy gráfico. Rítmico y muy hilvanado tu cuento. Suerte y saludos.

  5. Desde luego, una vida llena de vicisitudes, que ha llegado a superar tu princesa, consiguiendo dejar atrás su pasado, borrando hasta su nombre. Buen ascenso y previsible mejor futuro.
    Muy original la historia, el uso de la “z” y con final feliz.
    Un saludo y suerte.

  6. A zuz piez Reyna Ezperanza….
    ¡Qué maravillozo!, me encanta la zutileza con la que noz cuentaz el tránsito de adoleszente a adulto zorteando milez de problemas, hasta llegar a zer una auténtica Reyna, me siento identifizada, poco convenzional y ezo… lo de la zeta es simplemente eztupendo, a mi también me va la locura de torzer y retorcer y palabroz.
    Me eztraña que naciera en una tarde de mayo y no un atardezer de Marzo , y el nombre de Deborah (me otra vezzz) aunque hablando en zerio, eztudió conmigo una chica que se llamaba Elena pero..descubrieron que en realidad era Ainhoa porque zu padre, el muy zopenco, no le gustaba mucho lo de Elena y decidió en el registro cambiarzelo, pero no dijo nada, menudo lio tuvo la pobre para los papeles de Bup¿? Ozea que me ha guztado mucho tu princesa, adiós Reyna.

    1. Gracias, Mel, tienes razón en lo de Marzo, no caí, ¡qué fallo! y lo del nombre de Deborah viene de una historía real, aunque su padre no la inscribió como “prinzesa” sino como Devorak, ¡verídico!

      Un abrazo,

  7. Empieza el relato tormentoso y después de las vicisitudes del personaje, termina también mal. O sea, muy negro el asunto. Gran mérito tienes al trabajar el texto con la zeta y conseguir un relato tan bueno , Esperanza.
    Un abrazo.

    1. Hola Susana, si te da la impresión que termina mal quizá no he sabido transmitir el mensaje, avanza un puesto en su existencia, de la “z” a la “y”, de princesa a reina. Termina mejor que empieza o por lo menos eso pretendía.

      Un abrazo,

    2. Esperanza, mi impresión de que acababa mal fue por lo de reyna o reina, la loca de la noche: un apodo muy habitual en el mundo de la prostitución, por eso me parecíó que era un final triste.
      Un abrazo.

  8. Yo también vi que la chica había mejorado su situación, pero sin caer en el conformismo. Esa “y” de “Reyna” marca una continuidad con la que siempre fue aunque haya conseguido dejar atrás un pasado terrible. Me encanta el juego que has planteado, con “z” de… jueZa.

  9. Un relato muy bien hilvanado, Esperanza, sobre una historia que por desgracia no nos es tan lejana como aquellos cuentos de princesas. Me gusta mucho su fluidez, el efecto que produce el recurso de la Z, que lejos de quedar forzado, encaja como anillo al dedo en la historia y le suma encanto. Mucha suerte.

    Un abrazo.

  10. Original relato de esta princesa con mucha Z. Desde luego unos padres así marcan mucho, es difícil escapar a las circunstancias o zircunstanzias en este caso. Suerte, esperanza. Un abrazo

Dejar una respuesta