Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

MAY161. POR NO SER VARÓN, de Maribel Martínez Montoro

En un mes de mayo nació la princesa, era tierna y delicada como la más hermosa de las flores. Pero no todos la veían, la persona más importante para ella, no quería verla.

Creció esperando su atención, se esmeraba en ser la mejor y en destacar en todas sus tareas para que reparara en ella. 
El tiempo fue pasando y con él su ilusión de ver cumplido ese deseo.
No faltaba quien le dijera que era la princesa más hermosa, la más inteligente, la mejor educada, quien en cualquier momento le recordara su valor. 
Pero en ese tiempo algo falló, la princesa no podía comprender qué veían cuando así la calificaban. Su ceguera fue tan grande que dejó de ver, de verse. 
Sus ojos se apagaron y todos se preguntaron: ¿Qué le pasa a la princesa? Los mejores médicos del reino vinieron a visitarla, investigaron todas las causas, hasta las más inverosímiles, nada cambió. Sus ojos permanecieron en la oscuridad. 
Todo el reino se fue oscureciendo, el sol se entristeció y las estrellas dejaron de brillar. 
Todo cuento tiene su moraleja: Si no le miras, le niegas, si le niegas, reniegas de la vida. Di NO a la discriminación.

34 Respuestas

  1. Maribel, un cuento al modo clásico en el que el título juego un papel importante, con su moraleja y todo. Se lee muy bien. Personalmente la moraleja no la hubiera puesto tan explicita para que el lector aportara algo, jeje. Suerte a fin de mes.

  2. Buena idea reflejar en esta princesa la discriminación hacia las mujeres. Aunque en el caso de una princesa, para mí este es un trabajo más, en su trabajo de princesa entra estar impecable y representar un papel. En fin un gran debate encierra este micro, te felicito por ello.
    Saludos.

    1. Pues sí Asun, es su papel, pero aqui la princesa simboliza a cada una de las mujeres que desde que nacen tienen que demostrar algo que no debería ser demostrado, que existen y ocupan un lugar.
      Tienes razón en lo del debate.
      Saludos.

  3. Pura contradicción, alguien te ensalza y quien más cerca tienes no sabe ni lo que piensas, ni lo que haces, ni mucho menos lo que sueñas.
    Es lo que más me ha gustado…
    Suerte.
    Sea como sea… me atrapaste..acabo de hacerme seguidor de tu blog.
    ¡Te sigo de cerca!.
    Te invito a que hagas lo mismo conmigo y me hagas sentir perseguido.
    Saludos

    1. A veces suceden esas cosas, aunque los demás intentan demostrarte lo que vales, nunca serías capaz de verlo porque la persona en la que te miras no te ve. Es triste pero no sé si llega a ser una contradicción.

      Veo que no te andas con rodeos, pues pasaré a visitarte.

      Saludos.

  4. Es muy difícil creerte que eres buena, que vales como persona, como madre, como compañera, como profesional… si nadie te lo dice, si no lo ves reflejado en otros ojos, en otros actos. Al final, si no se reconoce, tu optimismo merma, te rindes, dejas de luchar (como tu princesa). La igualdad entre sexos es pura justicia. Cualquier tipo de discriminación es injusta.
    Gracias por recordárnoslo, Yashira.

    Un abrazoooo

    1. Gracias a ti, porque fue tu ilustración la que me inspiró, preciosa, por cierto.

      Creo que aún está muy lejos la igualdad entre sexos en demasiadas situaciones, no las voy a enumerar porque todos conocemos ejemplos de ello.

      Abrazos Petra.

  5. Ignacio Daniel Uranga

    Me atrevo a decirte que el final con moraleja y lema explicativo es recalcar algo que ya la propia narración debería haber esclarecido – pues entiendo que no quieres dejar al lector con su propia interpretación. También, que a mi juicio, tal vez el titulo podría venir al final: algo así como …ocurrió por no ser varon. Mientras que el final podía ir colocado en el título, por ejemplo: No a la discriminación.
    Saludos.

  6. Tienes razón Ana, quizás todos discriminamos a todos en alguna ocasión, pero esta es una discriminación más profunda, más dilatada en el tiempo, algo que puede abarcar toda una vida. Además son todavía muchas las culturas que discriminan sistemáticamente a la mujer, el caso del hombre es más extraño aunque no niego que pueda suceder.

    Me ha gustado que hayas entendido tan bien esa “ceguera”.
    Un abrazo.

  7. Hola amiga! Te felicito por tu cuento. A todos nos dejas pensando en que no está para nada lejos de la realidad de hoy en día… lamentablemente la discriminación se vive en todas partes y en distintos ámbitos. No a la discriminación! Todos alzamos la voz!! Besitos y buen día!!!!

  8. Hola Yashira un cuento triste y muy realista, yo que trabajo con niños te puedo decir que a veces la realidad supera a la ficción, no tiene idea de todos los problemas que arrastra un niño o niña cuando los seres mas importantes para el/ella, no lo valoran, lo marginan,no lo aceptan, esto trae el deterioro de la autoestima, y viene la autodestrucción de si mismos. ¡bravo por el tema que elegiste! digamos NO A LA DISCRIMINACIÓN”

    1. Por lo que dices Cookyta, tú lo sabes bien. La discriminación deja en la infancia huellas que, a veces, toda una vida no pueden borrar.

      Gracias por pasarte y comentar.

  9. Llena de solidaridad, recoges una situación penosísima: la de todas esas princesas maltratadas y la más terrible de las asesinadas por la violencia de género.
    Triste reivindicación la tuya, como triste es enchufar la tele y escuchar que ha habido una nueva víctima. No hay hombre que se merezca el sacrificio inmenso y el dolor continuo de una mujer.
    Bravo, Maribel, siempre en pie de lucha.
    Un beso y que tengas muchísima suerte.

    1. Gracias Isabel, nadie merece el dolor contínuo, no siempre son las mujeres las maltratadas, pero tristemente, cada día se van acumulando esas noticias y esos nuevos sucesos en nuestras vidas, creemos que nos son ajenos, pero no es así, cada una de nosotras somos las víctimas.

      Un abrazo y suerte también para ti.

  10. Pues sí Ana, tienes razón, las discriminaciones pueden ser muchas y variadas y todos las sufrimos de una u otra manera. Aunque aquí no podía abarcarlas todas. Cualquiera de ellas, por injusta, debería ser tratada. Ojalá fuese diferente y reinase el respeto hacia todos, sea cual sea su diferencia. Muchas veces detrás de una discriminación lo que hay es temor o sentimiento de inferioridad que se oculta tras esa actitud dañina intentando malograr al diferente, en lugar de valorarle precisamente por eso, por diferente.

    Un fuerte abrazo.

Dejar una respuesta