Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

MAY175. LA PRINCESA RUBIA DE CORAZÓN NEGRO, de Purificación Menaya Moreno

Cuando la princesa Violeta nació, los astrólogos le pronosticaron un don extraordinario para la música. Para desarrollarlo, el rey y la reina contrataron a los mejores maestros. Pero el arpa aburría a la pequeña Violeta y desafinaba ante el inflexible clavicémbalo. Recién estrenada su adolescencia, escapó del palacio: ansiaba conocer la auténtica música del mundo, sin academicismos refinados. Perdida en los pasillos del metro, escuchó una melodía arrebatadora. Guiada por ese ritmo que arrastraba sus emociones, encontró a un músico negro que extraía íntimos sones de jazz a un saxofón. 

Maravillada por aquel descubrimiento, la princesa pidió a los reyes un saxofón. Ellos, escandalizados, se negaron: ¿rebajarse a instrumentos de plebeyos? No, una princesa debía aplicarse en delicados instrumentos. 
Cuando se sentó ante el arpa, sus dedos emitieron un calambre, que hizo saltar las cuerdas. Estas se enrollaron en el moño de su maestra arpista, que salió espantada de la sala. 
La princesa, liberada, respiró hondo, cerró los ojos y empuñó un instrumento invisible; lo acarició con los dedos y sopló con sus labios. La melodía disolvió su cuerpo en vapor violeta y salió por la ventana, para materializarse en un club del Soho, junto al saxofonista de jazz.

16 Respuestas

  1. Me gusta, casi levito al final, jejeje muy bien llevado.
    A partir de ahora te sogo de cerca en tu blog.
    Invitada quedas al mío será un honor sentirme perseguido.
    Suerte compañera de micros.

  2. Qué extraordinaria metáfora de la vida y del destino, Puri. Me deslumbran tus imágenes rompedoras: la princesa en el metro, las cuerdas del arpa enzarzadas en el moño de la profesora, el espíritu de Violeta en un club del Soho. Me ha gustado mucho, creo que cobra vida ante los ojos del lector y que no puede dejar indiferente a nadie.
    Abrazos

  3. Me llevas a una realidad muy extendida en muchos padres, ese querer que tienen por instruir según el estatus y los gusto paternos, dejando al margen las cualidades del niño. De acuerdo con Susana.

Dejar una respuesta