Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

MAY42. PRINCESITA ¿QUÉ TE PASA?, de Jesús Alfonso Redondo Lavín

¿Atendemos suficientemente a nuestros hijos?…
Al respecto, un amigo me contó este inquietante caso:
Entraron en la consulta de un afamado otorrinolaringólogo.
La guapísima oriental que tomaba los datos personales y los más reservados de la tarjeta de crédito de los pacientes, preguntó:
– Buenos días, ¿cuál es el motivo de su visita?
Mire, la niña ya emite sonidos, pero habla “raro”, no se le entiende nada. Creemos que ya debería haber roto a decir sus primeras palabras y solo pronuncia unos vocablos ininteligibles.
La “peque”, que en su carrito babeaba sonriente, dejó de morder su sirenita de goma y ladeando su cabecita, le dijo a la enfermera:
– “madadaomada tatata”.
La de la bata blanca, poniendo esa voz cantarina que se usa cuando se le habla a los niños muy pequeños, le respondió:
– “Magandang umaga, ikau ay maganda”.
Los padres, Juan y María, con la boca abierta, se miraron atónitos.
– Pero, ¿usted la entiende?, preguntó la madre.
– Naturalmente, la niña me está hablando en “tagalo”, y muy clarito además.
A Juan, se le encendió repentinamente la bombilla y exclamó:
– ¡La “chica“!, María; la “chica” que tenemos en casa es filipina, ¿verdad?
– Sí… Vámonos, Juan.

20 Respuestas

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Gracias, Aurora. El problema es que la filipina hace más de madre y padre que los progenitores de la historia.
      Besos, Aurora.

    2. En mi época londinense yo trabajaba en una casa cuidando a los niños, tres, de dos, cinco y siete. La cocinera era filipina, el chófer portugués (básicamente su función era llevar a los mayores al cole) y había una nurse inglesa (de las de siempre, con cofia y todo) que cuidaba a la más chiquitina, recién nacida, que cuando yo llegué a la casa tenía dos meses. Te contaré que los padres casi no veían a los niños. Para eso estábamos los demás. Y en cuanto a la chiquitina, se conformaban con asomarse un par de veces al día a la habitación de la niña, en la que también vivía la nurse (que solo salía del cuarto para bajar a la cocina a desayunar, comer y cenar) y hacer la pregunta mágica “How is Sarah today?”. Así que como ves, necesitaban si o si un día de la madre y del padre. Una historia muy a lo “arriba y abajo”, pero no hace tanto tiempo.

  1. Calamanda Nevado

    Jesús, una realidad total. El multiculturalismo es así de rico y sorprendente. Buen ritmo y buena historia. Suerte y saludos.

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Es ésta la tercera vez qaue respondo a tu comentario pero debo hacer algo mal ya que no queda trabado en el Blog.
      Te decía que más que la riqueza del multiculturalismo, no hay duda que lo es, he querido reflejar a qué nos exponemos si nos dejamos llevar por esta sociedad tan exigente. Perdemos el contacto con nuestros hijos. Cuando no tenemos tiempo, por que no lo tenemos y cuando lo tenemos, nos faltan las ganas. Los niños se acercan allá donde ven cariño.
      Saludos, Calamanda.

  2. Puf… esto es mucho más que en un cuento, la triste realidad en muchos casos. Me ha sorprendido la historia, muy buena!! Con tu permiso la voy a enviar a algunos amigos que compartimos esta difícil tarea de educar a los chavales. Pregunta esto es tagalo de verdad o te lo has inventado?

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Pues lo he traducido con la wikipedia. Seguro que es un “tagalo” escrito a lo indio. Como nuestro blog navega por todos los mares, espero que alguna Imelda sea tan amable de decir si se entiende o hay que repararlo.
      Por supuesto, permiso concedido, una vez que caen mis relatos en el bñog, lo considero de todos los que lo lean.
      Besos.
      Jesús.

    2. Que sepas que lo he difundido entre mis amigos y ha gustado mucho, suscitando debates sobre el tiempo que efectivamente dedicamos a los críos, su cantidad y calidad, en fin tema peliagudo. A ver, a la enfermera a excepción del Ikau le entiendo (wiki-traslator of course) pero a la cría nada de nada, así que por fa que soy muy curiosona pon la traducción please…
      Pues ya avisarás cuando vengas al norte no¿? yo tengo pendiente ir a donde Jams asi que cualquier excusa es buena no¿?

    3. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Pretendí algo asi como :
      La niña: “Hola como estas”. Pensé que su cuidadora le diría esa frase al despertar de cada mañana o de la siesta y así fijaría eso en su memoria infantil. El problema que tengo ahora es que como deformé la frase correcta en tagalo para adaptarla a la típica pronunciación infantil en la que abundan los fonemas consonánticos, oclusivos, dentales y sordos, en definitiva las tes y las des -me dirás que para qué vale esta wikipédica erudición- pues, para nada, porque no me acuerdo, ni apunté, la frase correcta, antes de deformarla.
      Con respecto a “Ikau” si lo escribes como IKAW verás la solución.
      Mel: Un beso, Ikaw ay maganda

    4. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Es dificil de “itlog” este tagalo. Además debe haber varios diccionarios diferentes y no han hecho aun un “batua”. Yo traduzco lo que me dices como: “Gracias amigo, que tu Dios te conceda una niñera cabra” ?

    5. Oye que tu traductor es mejor que el mío… quise decirte, “gracias amigo, estás como una cabra” pero lo de niñera cabra para cuando la necesites igual no es mala opción, je je.
      Mi hermana , que ha leido ete cuento, me ha dicho antes que le han saltado todas las alarmas esta mañana cuando mi sobrino le ha dicho “mamá que relinda eres”, como comprenderás castellano perfecto pero extraño en un Bilbao, eso sí la chica que le cuida al niño absolutamente encantadora…

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Hola Susana. No es ocurrencia; es cierto que me lo han contado. Solamente he tenido que darle forma y enmarcarlo en las 200.
      Besos.
      Me jubilo en Junio y me voy a cantabrizar más aun.

  3. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Me considero premiado si tú me lees.
    El próximo 30 de Junio me jubilo.
    Mi primer viaje será a Haro, a la batalla del vino y desde allí iré a Larraona; a casa del cura, para escudriñar en los libros parroquiales los ancestros navarricos de mi suegro.
    Besos, Ana.

  4. Nicoleta Ionescu

    Divertido a la primera lectura, triste a la segunda, porque esta es la realidad de algunas familias de hoy día, los padres no comparten su tiempo con sus hijos. Felicidades, un relato muy bueno.
    Un abrazo.

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Nicoleta garcias por leerlo y pararte a comentarlo. Efectivamente eso intenté, divertir en cuanto al relato y fijar el drama.Tengo una personalidad un tanto cínica. Luego no nos extrañemos cuando, de mayores, nos pongan a nosotros una filipina, para empujar nuestra silla de ruedas en el geriátrico; y a esa edad ya no hay neuronas en nuestro cerebro para aprender tagalo.

  5. un tal Miguel

    Cuentes la historia que cuentes, comprobarás que siempre nos haces partícipe de las tripas del relato. Hoy has roto el registro de los anteriores escritos pero sigues convenciendo. En cuanto a la historia, es un pasarnos por los morros esos errores invisibles de nuestra generación como padres.

  6. Nieves Mtz. Menaya

    Está claro que podemos encontrarnos con princesitas allá donde menos te lo esperas, tanto en una pensión de mala muerte,en una sala de cosmética implantándose bótox o bien en la consulta de un otorrino. Y las que no habrá o dejará de haber y no nos hemos enterado. Lo bueno que tienen es que se las descubre pronto. No saben camuflarse. Y mira por dónde ahora, hasta saben idiomas! Un beso !

Dejar una respuesta