Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

MAY90. EN LO MÁS ALTO DE LA MÁS ALTA TORRE, de Paz Alvar

Buenas noches, princesa, te susurro mientras acaricio tu pálida mejilla. He esperado a que se apague la luz de tu alcoba para dejar de ser tu padre y convertirme en el furtivo ladrón que te roba un beso cada noche. La luna ilumina una habitación que ya no reconozco, un reino que he perdido sin darme cuenta. O quizás, sí. Quizás hubo un instante, casi imperceptible, en el que dejaste escapar un gesto de fastidio para decirme sin hablar, que ya no querías honores reales, que debías construir esta torre tan alta sólo para ti.
Pero a veces, bajas la guardia y entonces me parece reconocer a la niña que un día fuiste, a la princesa que vestida de rosa tul, corría a mi encuentro cuando regresaba del trabajo. Yo te esperaba con los brazos abiertos y te lanzaba al aire una y otra vez hasta que me suplicabas que parara. Luego nos echábamos al suelo abrazados y mientras tú reías, yo guardaba ese momento de flores y fresas en mi corazón.
Por eso no pierdo la fe. Por eso sigo esperando que un día vuelvas a lanzar tu larga melena por la ventana para dejarme subir a rescatarte.

3 Respuestas

  1. Hola, Ana. ¡Glubs! El padre de mi relato no ha perdido el norte para nada. Está asimilando que su niña ha crecido… y lo lleva bien, porque sabe que es algo pasajero y que a pesar de la torre que ella ha construído para vivir su adolescencia, el tiempo pasará y volverá a sentirla cercana. En alguna ocasión la descubre tras el muro que levantan todos los adolescentes para aislarse de sus padres. Probablemente tengas razón y el relato se presta a la ambigüedad. Muchas gracias por la observación. Sin ninguna duda los comentarios y el punto de vista de los otros, nos ayudan a escribir mejor. Un saludo.

  2. Anonymous

    Paz a mi me ha pasado lo mismo que a Ana. Hay un momento en lo del robo del beso que puede llevar a pensar en otros caminos más tortuosos. Un abrazo. Gloria Arcos

  3. Hola Paz, a mí no se me ocurrió el giro que dice Ana U. Tal vez porque tengo un hijo entrando en la adolescencia y ya empieza a aislarse y a espantarme como a las moscas. Espero que, como bien dices, vuelva a acercarse. Me ha gustado mucho tu relato, cómo y qué cuentas. Enhorabuena.Un saludo.

Dejar una respuesta