Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

MAY95. ANATOMÍA DE UNA PRINCESA, de Paloma Hidalgo Díez

Asustado y confuso abrí el libro de cuentos de Andersen que tenía al lado, y ya en el índice mismo pude comprobar los cambios. El príncipe y el guisante, La patita fea, El rey de las nieves… Comprobé después, en el de los hermanos Grimm, que Blanca Nieves era quien besaba al príncipe envenenado por el padrastro, y que Cenicienta era la encargada de ponerle el zapato de cristal al desdichado que lo había perdido en el baile.
En todos los libros sucedía igual, héroes y heroínas intercambiaban labores; ellos sabían remendar calcetines y preparar suculentos guisos al amor de una lumbre, y ellas conocían el arte de la cetrería y herraban caballos; ellos leían hermosas historias a sus hijos al anochecer y ellas salvaban príncipes.
Mientras que el Ratoncito Presumido barría la puerta de su casa, Garbancita conseguía lo imposible. Rapunzel rescataba a un joven de su cautiverio en una altísima torre subiendo por su larga barba, y Las Tres Cochinitas se reían de una loba astuta.
Eso justificaba que yo, El Principito hasta ayer, hubiera experimentado esos cambios anatómicos que acababa de descubrir debajo de mi ropa. Pero me confundía todavía más.

33 Respuestas

    1. Sí, metamorfosis, tú lo has dicho, de momento no puedo quejarme de cómo me va, así que estoy contenta.
      ¿No has sentido nunca la curiosidad de saber cómo serían ciertos cuentos si pasara lo que propongo? Yo sí, quizás por eso…
      Gracias( dobles) y un beso.

  1. Bueno Paloma veo que efectivamente estás transformándote, enhorabuena por el premio por cierto… tu cuento me ha recordado aquella idiotez de diputados diputadas, miembros y miembras… menos mal que es ficción. Me ha gustado mucho, y creo que en realidad todas deberíamos confesar que alguna que otra vez nos hubiese gustado ser “el príncipe valiente” , besos

    1. Sí Mel, me estoy trasformando, mis alas cada vez son más grandes….
      A mí me hubiera gustado ser muchos personajes-personajas. Pero tuve que conformarme con hacer de pastor-en repetidas ocasiones-en las obras de Navidad de mi colegio. Menos mal que los años me fueron dando apariencia de paloma, menos mal.
      Besos

  2. Anonymous

    Tiene razón Mel. La verdad es que de pequeñas nos hubiera gustado ser las valientes del cuento y no siempre las desvalidas a quien había que rescatar. Un abrazo. Gloria Arcos

    1. Genial Melo, me ha gustado mucho. Vaya mamá, de concurso la buena mujer.

      Gracias por buscarlo, merece la pena.
      En casa tengo títulos memorables para eso:aunque El Capitán Calzoncillos creo se lleva la palma.

  3. Calamanda Nevado

    Paloma, algo que seguramente pudo ocurrir en otros ambientes menos representados, puesto en boca de estos autores, con pinceladas machistas, nos parece inverosímil. Afortunadamente cada vez hay más princesas protagonistas de sus vidas. Suerte y saludos

    1. Gracias Calamanda, el mundo de los cuentos siempre ha tenido tendencia a mostrar a las féminas como seres desvalidos. Pero yo estoy convencida de que el desvalido es el ser humano, sin género.
      Saludos

  4. Sotirios

    Paloma, esto que me gusta de ti es que te atreves con todo. Imaginación desde luego no te falta. Siempre consideramos las mujeres débiles y que los hombres fuertes y bravos las ayudan a salir de todo. Pues sí ¿por qué no? las mujeres ayudar los pobres indefensos hombres. JA ,JA ,JA, me parece genial así debería ser el mundo. Un fuerte abrazo a la mejor escritora de cuentos, Sotirios.

  5. Nicolás Megías Berdonce

    Buenos días

    Un relato muy ingenioso y divertido, ya me estoy imaginando a brujos en vez de brujas… a enanitas de vez de enanitos…

    Y esa principita de vez de Principito genial….

    Un abrazo

  6. Anonymous

    Me ha gustado mucho Paloma! Menudo repaso!!!
    Y me has hecho retroceder en el tiempo, al nombrar a la Ratita Presumida (en versión masculina en tu caso), que teníamos un disco que poníamos de pequeños y nos sabíamos toooodas las historias de memorieta, ja, jaaaa!!!
    De hecho en mi cuento he citado parte de un cuento que repetíamos mucho: “partió raudo y veloz como el rayo, cual si tuviera alas el caballo”.

    Enhorabuena por tu premio también!

    Un saludo
    Marta

  7. ed.bustos

    Una historia original que te mantiene con un grado de interés muy alto hasta el final, porque no tienes ni idea de hacia dónde se dirige el relato, ni lo que pretende. Me ha parecido muy sugerente algo que nunca se me había ocurrido: imaginar los cuentos al revés o, al menos, a la carta…

    Contrasta mucho el final, que te hace volver a la realidad de una forma vertiginosa…Desde la primera línea estás volando por el mundo de los sueños, de las hadas, y resulta que te encuentras la vida real de pronto, como si al volar hubieras olvidado soltar amarras.

    Hace soñar, al tiempo que te recuerda que estás vivo, en un mundo en el que tienes que reaccionar y seguir adelante con los cambios que te afectan cada día. Sorprendente, de verdad.

  8. Me ha parecido sensanciona esta vuelta de tuerca que das a los cuentos que forman parte de nuestra memoria colectiva y con ese sesgo reivindicativo de lo femenino cogiendo las riendas de la narración. Genial la elección del Principito como muestra de esos cambios anatómicos que han debido de sufrir todos los protagonistas antes mencionados. Enhorabuena y un abrazo.

  9. Anonymous

    Lo mejor del texto, Paloma, sin duda alguna, es la idea poderosa de la que surge y el desenlace, ambos magistrales.
    Me gusta ya menos el desarrollo, pues me parece un tanto reiterativo (podrías quitar unas cuantas cosas, o bien añadir página y media más de ocurrencias de cuentos, es aleatorio en el fondo), creo que no aportan nada más ni a la trama ni al tema, y creo que el micro ganaría en vigor quitándole algunas de esas cosas y haciéndolo más micro si cabe (su fuerza está en la idea y en el desenlace, repito, buenísimos, propia de una maga de la imaginación como tú).
    El título tampoco sé si me convence del todo…
    = Recortando el texto, dejando solo lo esencial, me parece que cabría en cualquier antología de las grandes…
    Un abrazo y suerte.
    NACHO RUBIO

    1. Aderezas tus comentarios con las dosis justas de aceite (lo bueno que encuentras), de sal (ese puntito halagador), y de vinagre (tus famosos peros. Así consiguen ese sabor único.

      Muchas gracias Nacho,

      Un abrazo

  10. Genial, Paloma, una gozada de micro. Imaginativo, ocurrente, bien tramado, con su desfile de personajes travestidos… Y con un final más que digno. Enhorabuena, un gusto haberlo leído.
    Un abrazo.

Dejar una respuesta