Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

72. Mi familia

Saltaba a la vista que Katja y yo no éramos hermanos. Ella tenía unos ojos azules que parecían aún más grandes en su cara famélica y a pesar de la suciedad que la calle había acumulado en su pelo casi blanco, aún tenía un aire elegante; en cambio yo, con mis greñas negras y mis andares toscos no dejaba de parecer lo que era, un pequeño vagabundo muerto de miedo.

Dormitábamos acurrucados uno contra el otro, protegidos del frío y de los extraños por unos cartones, cuando mamá nos descubrió. También era obvio que no era nuestra madre. Ella vivía en una casa y nunca había pasado hambre, pero tenía la mirada tan perdida y tan triste como nosotros, quizás por eso no nos dio miedo.

Apenas recuerdo ya aquella época, pero si la revivo en sueños, corro desesperado sin moverme de la alfombra, gimoteando y ladrando; entonces mamá me rasca detrás de las orejas y su voz cálida y el ronroneo de Katjia me acarician hasta que me vuelvo a dormir hecho un ovillo.

16 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Nieves.
    Una familia tejida por la tristeza, ese sentimiento tan poético como la alegría por lo menos. Es el mundo el que es poco poético. La gata bien y el perro vagabundo, unidos por esa tristura, y la madre interactúan y se llevan de maravilla como así lo demuestra el final del texto. Un relato con “happy end”, que me gusta mucho. Enhorabuena. Un beso.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Esa nueva vida que hace que la anterior se quede solo en unos recuerdos recurrentes pero pasajeros gracias a las muestras de cariño de la que los levantó del arroyo y los amparó, agradecida, con sus cuidados. Enhorabuena, Nieves. Un saludo y suerte.

  3. Calamanda

    Nieves, cuanta ternura desprende tu historia. En el recuerdo siempre permanecen olores y sensaciones, lo has contado con bellas imagenes. Suerte y saludos

  4. Estupenda familia, como estupendo es tu micro. Variopinta, tierna, original (como el microrrelato).
    Me gusta el punto de vista usado, me gustan las descripciones de los personajes, la voz…
    En definitiva, Nieves, me gusta tu relato.

    Un abrazo grande para ti.

  5. Ángel Saiz Mora

    Un rescate callejero, en el que no está muy claro quién salva a quien. Una familia entrañable y una prosa cálida, que se disfruta.
    Un saludo y suerte, Nieves

    1. La primera versión del relato estaba centrada en cómo era ella la “rescatada”, aunque en la versión final ese aspecto pasa más desapercibido. Yo estoy convencida de que al adoptar un perro sin hogar ellos ganan, pero nosotros tanto o más que ellos. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo

Dejar una respuesta