Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

24. MI MUSA DE AYER (Manoli VF)

No soy yo. No necesito decírtelo pero te lo digo. Tú sabes que te quiero. Cada carta que te escribí. Cada poema. Cada novela. Siempre estabas en todas mis letras. Claro que te quiero. Pero hasta el amor más fuerte tiene una grieta. Estas cosas pasan. Se abre un espacio por entre las rendijas de la vida diaria y crece, crece, hasta que le haces caso. No quiero que pienses  -nunca, nunca- que te dejé por ella. No soy yo. Es importante que lo tengas en cuenta. Me he convertido en un personaje más. Después de tantas y tantas noches, intentando expresarte mis sentimientos, entreví la cola de su vestido y no pude sino seguirla. Pero volveré, mi amor, volveré, porque me han dicho que es caprichosa y muy cruel, con los que lo abandonan todo por el espejismo de hallarla.

16 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Cuando un escritor logra atisbar a una musa ha de abandonar todo y lanzarse en su persecución, pues sabe que su relación con ella puede ser breve y debe aprovecharla. Sucede que esas ganas de encontrarla son a veces un puro espejismo, un intento fallido que nubla la mente de quien busca la excelencia por encima de todo. Cuando se percata del equívoco quiza es tarde, y el retorno a la realidad, a aquello y a aquellos a quienes dejó de prestar su atención, ya no es posible. Los escritores, personajes complejos para el resto del mundo.
    Tú no tienes problemas de musas.
    Un abrazo, Manoli. Suerte

  2. ¡Cuántas veces dejamos de estar en el momento presente para ir en pos de mundos que inventamos a nuestra medida, o a la medida de nuestros grandes sueños! Sí, Ángel, los escritores… esos soñadores impostores, vendedores de sueños y humo, también de umbrales, que intentamos abrir sin saber adónde nos llevan…

    Muchas gracias, amigo. Un gran abrazo 🙂

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    Ay, las musas. Pero también las “novedades amorosas”, como intuyo en otra interpretación de la hermosa declaración que conforma tu texto. Somos capaces, ante ese descubrimiento, de abandonar lo que tanto nos ha servido o al que tanto hemos querido, aun dudando de esos nuevos sentimientos. Me has gustado, Manoli. Un saludo y suerte.

  4. Muchas gracias, Jesús. También el amor es una proyección, el amor a un sueño, a un anhelo, a la pareja, no deja de ser una búsqueda de nuestra propia identidad, ese querer vernos en los ojos del otro.

    Muchas gracias por tus palabras.

    Abrazo. 🙂

  5. Salvador Esteve

    Cuando te sumerges en el mundo de la imaginación, cuando creas mundos que vives con tus personajes , pueden llevar a tu realidad a ser un personaje secundario. Vida y ficción tienen que cohabitar como una pareja de enamorados que se respeta. Muy, muy bueno, Manoli. Abrazos y suerte.

    1. Muchas gracias, Salvador.
      La realidad parte de la ficción y de la ficción se llega a la realidad, porque el hilo que separa ambos mundos es tan frágil que a veces es incluso invisible. Las letras son el puente que intentamos tender entre ambos.

      Un abrazo.

  6. Manoli, tocas un tema sensible para todos los que de alguna manera nos sentimos tentados a la creación escrita. Las musas, como las sirenas, aturden la mente, llenan con su canto el ansia de reconocimiento, incitan la naturaleza, el talento creador escondido en nuestra doblez humana necesitada de trascenderse, y picamos el anzuelo. Algunos,los menos, alcanzan la orilla sagrada, pero muchos son los que sucumben en la arena movediza de la ensoñación. Es sino del que escribe. Espejismo o revelación.
    No creo que halla un tema más controvertido y que nos pueda tocar tanto como el que has elegido.
    Saludos.

  7. Me atrae especialmente, Manuel, ese desdoblamiento que buscamos en la escritura. Ese convertir la carne en misterio y el misterio en carne… Dejar musas con cuerpo que dejan de serlo en cuánto se tocan para perseguir lo etéreo, lo inalcanzable tal vez, pero que asimos un poco en cada destello que nos llega como un reflejo de una totalidad que se nos escapa.

    Muchas gracias por tu tiempo y gracias también por darme ocasión a este intercambio de opiniones.

    Un saludo.

  8. Marta Trutxuelo

    Manoli, has logrado expresado de forma tan sutil y etérea la emoción que siente el escritor, nos la transmites de forma que cala muy hondo. Esa carta de amor y a la vez desamor a esas musas, primero de carne y hueso y luego irreal.

    Me ha gustado mucho… que tengas mucha suerte y te mando un abrazo y un saludo.
    Marta

    1. Muchas gracias, Marta. A menudo, cuando uno persigue destellos de mundos que los demás no ven, se corre el riesgo de dejar de ver también a los que nos rodean y de convertirnos, a la vez, en un espejismo más de los que buscamos.

      Te agradezco tu tiempo y motivadoras palabras.

      Un abrazo 🙂

  9. Muchas gracias, Calamanda. La escritura es como ese rayo de luna del que hablaba Bécquer, nos buscamos a nosotros mismos en cada reflejo… quien sabe si es una forma de desdoblarnos, para ser a la vez personajes y autores de una misma trama…

    Un abrazo.

  10. MªBelén

    Esa musas que vuelan al alfeizar de tu ventana y hasta que no abandonas tu realidad no dejan que vivas en ella.
    Son una estela que te envuelve, una locura sin grietas, un vendaval de personajes.
    Divinas cuando meces en ellas, crueles cuando ya no les sirven tus palabras.
    Fantástico texto Manoli.

    Un beso grande preciosa.

  11. Margarita del Brezo

    Dicen los que las conocen que las musas son caprichosas y que no es fácil entenderlas, siempre hablando en verso. Ya me dirás si es verdad.
    Un saludo, Manoli

    1. Bueno, no soy quien para responderte cómo son, Margarita, porque las musas están en todo y pueden adoptar cualquier forma, solo puedo decirte que para verlas o sentirlas solo hace falta creer en ellas.
      Muchas gracias por leerme y comentar.

      Un saludo. 🙂

Dejar una respuesta