Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

120. MI PERRITA EN LA PLAYA

Con mi perrita de solo tres meses paseé hoy por la playa cuando ya el sol iba cayendo por el horizonte. Ella no pudo terminar toda la caminata con sus cuatro patitas y la mitad del tiempo buscó refugio sobre uno de mis brazos, que llegó casi dormido al término del paseo.

A estas edades mover las piernas y hacer trabajar el resto del cuerpo todos los días, tras estar más de ocho horas sentado frente a la máquina derrochadora de textos, informes, cálculos y mensajes llamados electrónicos y que acercan a la gente de manera llamada virtual, se hace necesario y hasta obligatorio.

¡Ah, se me olvidaba!, un loco de casi un metro noventa nos había salido en la playa en mitad del paseo; llegó corriendo apuntándonos con un trozo de madera que semejaba una pistola. Mi perrita ni corta ni perezosa, cuando él me iba a golpear en la cabeza, hizo una llave de judo que dejó al pistolero con la pistola de madera colgando como un pendiente de una oreja.

Es que hoy en día no es que haya más locos, es que las perritas no son como las de antes.

4 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Antonio.
    Un texto en apariencia naïf, pero que, sin embargo, tiene su carga de profundidad. Un canto al cualquiera tiempo fue mejor del maestro Jorge Manrique. Por otro lado, un cariño correspondido y una gran actitud del humano: si se tiene animales es para cuidarlos. Un abrazote.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Curioso es lo menos que se me ocurre para hablar de tu texto. Estoy de acuerdo con Eduardo en que debajo de lo aparentemente absurdo que se muestra o intuye en algun momento del relato hay material para pensar. Suerte, Antonio, y saludos.

  3. Antonio

    Ese día por una bonita playa de Nicaragua, hará ya como hace 7 años de eso, mi perrita fue la única que respondió con valor al loco. Fue ella quien lo espantó a pesar de su pequeño tamaño y de que estaba cansada del paseo. Yo me limité a alejarme y tratar de llevármela conmigo. Cosas absurdas de la vida bienvenidas sean. Gracias por vuestros comentarios. Saludos desde Uganda, Antonio

Dejar una respuesta