Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

83. Mientras

Aislado en su cabaña del monte, Marino lleva semanas sin  hacer su trabajo de piconero. Taciturno observa la desapacible nevada. Su hijo tirita en sus brazos.  Intenta quitarle el frío avivando el escaso rescoldo de la chimenea  con el último saco de picón, y su vaho caliente.  Comienza   la   lectura de  un desgastado cuento infantil; ilustrado y escrito con tizones por él mismo. El crío parece  entretenerse; ilumina el azabache de sus ojos; asoma su    sonrisa por la bufanda; y  relee con su padre:
“Estrellita, exhausta, encuentra al fin los  nardos mágicos de hielo. Respira profundamente. Sus olores parlotean  como un susurro. Acerca sus puntitas brillantes a los  cientos de pétalos, antes invisibles, y  se iluminan.
Emocionada  danza entre ellos. Recuerda la promesa de la tormenta trasparente. – Si los posees, cada  pétalo te otorgará un deseo.-”
Marino y su hijo, azulados de frio,  leen y se relamen los labios resecos con la lengua.
“-Quiero mi primer deseo, ordenó Estrellita  al pétalo. Concédeme pastelitos de merengue. Tú, gritó señalando otro,  me enviarás  leche azucarada.-
Escogió el tercer pétalo, y, relamiéndose, le pidió helados de chocolate con almendras.”
Papá, murmuró somnoliento el niño. –Ya no tengo hambre. Mañana arrancamos  más pétalos.-

43 Respuestas

  1. María Elena Sánchez Álvarez

    Calamanda, un relato muy triste y al mismo tiempo real.Difícil distraer el hambre y que duro.
    Nos lo cuentas muy bien con ese lenguaje tan bien elegido.
    Suerte.
    Un saludo

  2. Ángel Saiz Mora

    Original y perfectamente narrado. Al leerlo es fácil imaginarse al padre y al hijo pensando en esas delicatesen que en su caso, se intuye, escasean, escritas utilizando un tizón como pluma. Una lectura muy agradable. Un saludo.

  3. Esther Gomez

    Calamanda, me ha gustado mucho el ritmo de tu relato. En la mas absoluta y oscura miseria es un cuento el que les proporciona luz y satisfaccion, al igual que lo hace el tuyo. Buena Suerte y Un beso.

  4. Blanca Oteiza

    Preciosa historia, muy tierna esa imagen del padre con su hijo. A la vez triste. La has descrito muy bien, me ha gustado mucho. Un saludo.

  5. Buenas tardes Calamanda, me ha recordado a una de mis escenas favoritas del cine en la película Hook, cuando los pequeños en la mesa vacía comen manjares a través de su imaginación. Gracias por regalarnos un relato así.

  6. Hola, Calamanda.

    Un micro precioso al estilo de los cuentos antiguos. Me ha parecido estupendo cómo ese padre ahuyenta el hambre con su imaginación.
    Precioso, precioso, enhorabuena.

    Un beso muy grande.

  7. Ana Fúster

    Calamanda, qué micro tan precioso dentro de su dureza. Me ha recordado a algunos cuentos que me contaba mi abuela de pequeña, y también a algo que leí: parece que la canción de “Imagine” está influída por poemas de Yoko Ono sobre su infancia en Japón durante la Segunda Guerra Mundial, en los que le describía a su hermano deliciosos menús para distraer el hambre que pasaban. No sé si la anécdota es cierta. En cualquier caso, tu micro destila ternura y belleza en medio de la penuria. Un beso y suerte.

  8. Me parece un acierto que hayas escogido a un padre para protagonista de una hisotira tan tierna y triste como la que cuentas. Además, tus personajes se ven, otro punto a tu favor. Te felicito.

    Saludos

  9. Antonia

    Muy bien ambientado y con descripciones muy visuales. El padre era un poeta. Se pueden tener las manos muy tiznadas y el corazón muy blanco.
    Mucha poesía en la estrella y los pétalos del cuento.
    Premio a la dulzura para ti.
    Abrazo y suerte.

  10. Preciosas las imágenes en contraste con lo triste de la historia. Muy bien narrado. Es uno de mis favoritos este mes. Felicidades por la sensibilidad que demuestras y lo bien que escribes.
    Abrazos

  11. Raquel Ferrero

    La imaginación engaña al estómago del pobre niño. Muy visual tu relato, lleno de ternura y de amarga realidad. Mucha suerte y besos.

  12. Salvador Esteve

    Calamanda, una bonita historia alimenta el alma, pero, por desgracia, no el cuerpo. Triste y emotiva. Me ha gustado mucho. Abrazos.

  13. Rafa Heredero

    Calamanda, triste y bonita historia en la que me gustaría destacar ese maravilloso padre que te has inventado y lo que consigue con la imaginación y los tizones.
    Suerte y saludos.

  14. Nieves Martínez Menaya

    Calamanda, enhorabuena por tu micro. Me ha gustado cómo está trabajado, esas pinceladas con que rozas la historia sutilmente. Un abrazo; nieves

  15. Isabel

    Uno de mis cuentos favoritos es el de La Cerillera. Tu cuento me lo ha recordado aunque el protagonista es muy afortunado, comparte el frío con un padre muy que le cuida y le lee cuentos. Muy bonito.
    Saludos

  16. Isabel

    Uno de mis cuentos favoritos es el de La Cerillera. Tu cuento me lo ha recordado aunque el protagonista es muy afortunado, comparte el frío con un padre muy bueno que le cuida y le lee cuentos. Muy bonito.
    Saludos

    1. calamanda

      Isabel, intentaré leer este cuento que dices de la Cerillera, será tierno y hermoso. Pienso como tú, dentro de la pobreza, la fortuna de tener un padre protector y bueno es un tesoro. Saludos

  17. Muy triste y a la vez tierno tu relato. Los sueños por lo menos que no nos los quiten, ni la lectura, ni la cultura, ni la esperanza…
    Suerte Calamanda.
    Besicos muchos.

Dejar una respuesta