Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

Mnstrscp2018 – R1 – Encuentro19

Los participantes con los seudónimos :  EIFFEL – BUONAROTTI – KUBRIK

 

Esta ilustración NO entra en concurso.

 

Deberán escribir un relatazo digno de este concurso que se ajuste a estas bases

PLAZO : Antes del domingo día 16 de septiembre a las 24 horas peninsulares españolas 

Relato que TRANSCURRA en : CIUDAD SUBTERRÁNEA DE CAPADOCIA 

Deberá contener una de estas dos frases (o las dos, si os atrevéis)

          a) No intentes seguirme, vas delante de mí

          b) Detrás de todo Monstruo, subyace un maltrato infantil.

EXTENSIÓN máxima de 150 palabras (frasecita(s)) no incluida(s)

TODO LO DEMÁS: estilo, época histórica, temática etc es LIBRE

 

Deja aquí tu relato

Votación de este encuentro

Votación a mejor ilustración de Arquitectura

 

 

 

 

 

10 Respuestas

  1. El pequeño fisgón – BUONAROTTTI

    Por los huecos de los respiraderos llegaban gritos; unos de agonía, otros de exaltación. Los selyúcidas llevaban varios días torturando a los que no habían podido refugiarse en las cuevas. Los accesos estaban sellados y el hedor a aceite de las lámparas espesaba el aire.
    —No intentes seguirme, vas delante de mí —El anciano golpeó el suelo con su vara—. ¿Crees poder engañarme? Soy ciego, no tonto.
    —Quiero bajar contigo —gimoteó el niño—. Los soldados entrarán y… Tú sabes dónde esconderte. Te he visto ir muy abajo, con esos otros que visten como tú.
    —No sabes de qué hablas, mocoso. ¡Vete! —Azuzó el aire con la vara.
    —También sé que guardáis una copa, o un cáliz… —La voz del muchacho se convirtió en una gárgara.
    —Lo siento, santidad —habló un hombre frente al anciano—. No volverá a ocurrir.
    —Eso espero. Tíralo por un pozo —ordenó el anciano—. Y que Dios le asista.

  2. Diablote

    ¿Capadoquééé? ¿Pero quién le puso ese nombre tan idiota? Parece una crónica de sucesos: a alguien le cortaron los pirilindinguis y vinieron unos agentes americanos a investigar. La única ciudad subterránea chula es la mía, y se llama Infierno, como invierno pero mucho más HOT, oh yeahhh.

  3. Melísima

    LA BÚSQUEDA de EIFFEL

    He recorrido tantas veces cada pasadizo, cada galería y cada planta de esta ciudad que he perdido la cuenta de si es de día o de noche, o si fuera ya cayeron las primeras nieves o la primavera floreció en los árboles. Yo sigo buscando, ¡tengo que encontrarla! en algún sitio tiene que estar la puerta que conecta con todas las demás ciudades del mundo y con la red interminable de túneles que entrelazan los cinco continentes. Sé que dentro de nada me toparé con la Atlántida y más allá encontraré Agharta, aunque a veces, cuando el cansancio me vence y cierro los ojos, un aliento gélido me susurra: «No intentes seguirme, vas delante de mí». Entonces despierto y veo como un montón de seres asustados me rodean y se arrodillan ante mí, sin darse cuenta de que yo soy un humilde derviche que también busca a Dios.

  4. Melísima

    Descubrimientos de KUBRIK

    Mi infancia manchaba los zapatos de albero. Eso fue antes de que las plazoletas donde jugábamos los niños fueran colonizadas por mundos de cemento y columpios acolchados. Antes pude enterrar allí mi canica de explorador. Con ella apretada en la mano recorrí la ciudad subterránea cuando nos encontramos por primera vez. La perseguía mientras rodaba a través de mi pasadizo secreto favorito hasta chocar con la puerta donde se escondían los misterios. No pude resistirme y fisgué en el interior; allí una bestia desgarraba a zarpazos a mi mamá.
    Detrás de todo monstruo, subyace un maltrato infantil. No estoy seguro, hace mucho que dejé las ciudades olvidadas y de limpiarme los mocos con la manga. La última vez que vi uno estaba reflejado en las espantadas pupilas de mi mujer.

Dejar una respuesta