Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

4. MUJER ESDRÚJULA (Ángel Saiz Mora)

Soy hija de una mala persona, de las que ponen el acento antes que nadie para su beneficio. Tardé tiempo en darme cuenta. Muchos sucesos poco gratos tuvieron relación directa con mi madre, dueña de una capacidad única para manipular a cualquiera. Una vez, he de admitirlo, fue en beneficio de todos: logró que el director de la sucursal aceptase demoras en el pago de nuestra hipoteca. Le bastó poner su característico gesto de víctima, lágrimas incluidas, con el que consigue ablandar el corazón más rígido. Así nos convenció, pérfida, a mi hermana y a mí, de que no podíamos tener un perrito. A papá le dejó claro que mejor que ir al gimnasio era preferible que trabajase más horas y que las ojeras adornan. Lo peor fue cuando Irene vino a casa con un chico estupendo; como a mamá no le gustaba, volvió a recurrir a su catálogo de muecas psicológicas. Nunca volvimos a verle.
Mi novio es inmune a ese rictus satánico que entra por los ojos. Álvaro, que percibe realidades que pasan inadvertidas, ha destapado su auténtica maldad intrínseca. Es un muchacho magnífico. El que sea invidente solo aumenta su encanto.

44 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Aunque no tengo claro si el don que parece tener Álvaro es lo que se suele llamar sexto sentido, esperemos que lo siga manteniendo y que el haberle abierto los ojos a los damnificados por esa “buena señora” no le suponga al pobre chaval algún castigo aún por idear: la maldad no descansa. Sin bromas, me ha gustado, Ángel. Y metiéndome donde seguramente no me llamen: aunque no “chirría” (al no rimar), no sé si usar dos veces el verbo admitir en una frase es lo más adecuado, según dicen algunos. Pues nada,un abrazo y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Tienes mucha razón en dos cosas. La primera, el sexto sentido de Álvaro que, aunque también esdrújulo como su nombre indica, sabe emplear bien. Segundo, no solo te metes donde debes al avisarme de esa palabra que chirriaba, sino que, como verás, la he suprimido al momento. Me he acostumbrado a corregir menos y no es una buena práctica, no.
      Agradezco mucho tu comentario y, por supuesto y mucho, tu amable corrección, que he tenido en cuenta.
      Un abrazo, Jesús

  2. Esa inmudidad a lo que entra por los ojos, Ángel, nos vendría muy bien a todos alguna vez. Me gusta la forma el relato, una nota dulce y amable en contrapunto al amargor que dejan las líneas anteriores en las que vas descubriendo a la protagonista.
    Muchísima suerte para tu pérfida esdrújula.
    Un beso.

    1. Ángel Saiz Mora

      Deberíamos ser inmunes a tantos ataques como recibimos, pero al final no somos de piedra, ni lo queremos, por lo que algo afectan. Convivimos a diario con dulzuras y amarguras y lo que se escribe no deja de ser un reflejo de la vida.
      Muchas gracias por tu comentario (me gusta lo de “pérfida esdrújula”).
      Un beso, Paloma

  3. calamanda

    Ángel, trazas un perfil del personaje materno con suma claridad y sencillez; por eso nos llegan esas imagenes tan descriptivas, y nos hacen tomar postura ante ella, e incluso, a menospreciar su táctica. Muy bien contado. Suerte y abrazos

    1. Ángel Saiz Mora

      Una madre que, en lugar de ser como son la mayoría, entregadas y generosas, es todo lo contrario, egoísta y manipuladora, en perjuicio de su propia familia y en beneficio de sus oscuros manejos.
      Muchas gracias Calamanda.
      Un abrazo

  4. Virtudes Torres Losa

    Ya la narradora nos deja claro cómo es su madre: una mala persona.
    Sin duda que la madre no lo hace por el beneficio de los demás. Lo hace solo por salirse con la suya y por llevar la contraria a todos. Pero creo que ha encontrado una piedra en el camino con Álvaro.
    Mucha suerte. Un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Cuando una hija dice eso de su madre es que realmente la “buena” señora ha de tener la maldad por bandera. Con Álvaro no puede, en efecto, con él hay un antes y un después, por fortuna para todos.
      Has descrito muy bien la esencia del relato.
      Muchas gracias y un abrazo, Virtudes

  5. María José Viz Blanco

    No es buena compañía esa mujer esdrújula, Ángel, de eso nadie puede discrepar. Muy bien perfilado el personaje y la sorpresa final da aún más valor valor a tu relato.
    Enhorabuena y suerte. Besos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Hay personas de naturaleza dañina, que parecen haber venido al mundo solo para causar desazón, incluso a los que podría considerar “los suyos”. No siempre encuentran la horma de su zapato, alguien que se les enfrente y les enmascare, pero todo es posible.
      Muchas gracias, María José
      Besos

  6. Rosy Val

    Tenía que venir un yerno, ciego, para que esta señora no se saliese siempre con la suya… ¡hombre por dios!
    Qué mal parada sale la protagonista de tu cuento, pero si tú nos dices que es mala, será porque la conoces.
    Un besote, amigo, te deseo suerte con este excelente cuento, tan excelente, como casi todo lo que te leo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Un relato, breve por definición, se queda corto para describir los ejemplos que demostrarían, uno a uno, el potencial de una persona realmente malvada. La hija de la susodicha, que debe conocerla mejor que nadie, ya lo deja claro desde el principio, pero como bien dices, tuvo que venir alguien externo para abrir los ojos hechizados por ese personaje.
      Muchas gracias, Rosy
      Besos

  7. Es muy real tu relato, dado que he conocido alguna dama con esa característica donde sus allegados no atinan a desobedecer. Ella es quien maneja los hilos de las vidas ajenas, pero encuentra la horma de su zapato en un personaje que invade su territorio.
    Me ha encantado como manejas la historia.
    Un abrazo y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Todos conocemos algún caso similar, personas que tratan de controlar las vidas de los demás a su conveniencia, con independencia de su género. Al menos, en este caso, alguien ha contrarrestado ese poder despótico.
      Agradezco mucho tu comentario y tus amables palabras.
      Un abrazo, Moli

  8. Los ojos, un arma potente a veces se convierten en el obstáculo mayor. No nos dejan ver el interior, preocupados que estamos todo el día en mirar miradas, en mirar cuerpos, en mirar lo que nos rodea. Solo cerrándolos o siendo ciegos es cómo podemos sentir la verdad de las personas muy bonito Ángel gracias por hacernos ver lo invisible. Feliz abril.

    1. Ángel Saiz Mora

      Resulta paradójico que un sentido creado para ver la realidad a veces nos ciegue o engañe. Tendríamos que aprender a mirar de otra manera, sin quedarnos, como solemos, en la superficie. Cuando lo que más se recuerda de esa obra maestra que es “El Principito” es la frase: “Lo esencial es invisible a los ojos”, es por algo.
      Gracias a ti, por leer y comentar, Mercedes.
      Un abrazo y feliz abril

    1. Ángel Saiz Mora

      Él juega en un campo distinto. Lo que puede parecer una limitación, en realidad le permite ver más allá que al resto.
      Muchas gracias, Rafa.
      Abrazos

  9. Salvador Esteve

    La manipulación y la soberbia de querer dirigir vidas ajenas se topa con la sencillez y el poder de la observación emocional. Muy buen relato, Ángel, con un final estupendo. Abrazos y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Como bien dices, a veces un complejo armazón, de lo más estudiado, puede desbaratarse con un proceder sencillo y sin contaminar, lleno de autenticidad.
      Muchas gracias, Salvador
      Abrazos

  10. J u a n

    ¡Qué pasada! Aparte de la narración que te agarra y te tiene en suspenso, cuando me descalabro al final por semejante buen hacer característico que tienes y “veo” al héroe, cegato el pobrecillo, me digo: ¡Qué persona tan poderosa refortalecida en su kamarrupa, aunque le falta el más esencial de los sentidos! Desde ese momento, tengo nuevo paladín contra la inmundicia espiritual, se llama Álvaro, y esta composición donde le has hecho que trabaje, es una obra maestra, porque además el título, parece propio de Gómez de La Serna o alguno de Los Grandes y celebérrimos que me callo.
    ¡No sé qué pensar….parece que tengas tú la visión añadida a la tuya sana que el no tiene….dime la verdad…..¿a quién has vendido tu alma?!
    ¡¡¡Honoris Causa!!!

      1. Ángel Saiz Mora

        Al poner el título no pensé en Gómez de la Srrna, ni tampoco en posteriores autores, cómicos y geniales, como Miura, Arniches o Álvaro de la Iglesia, pero que equipares de alguna forma este pequeño relato con sus buenas obras, aunque no me corresponda, me llena de satisfacción. En aquella convocatoria entenciana sobre superhéroes, Álvaro bien pudiera haber sido uno de ellos, con ese poder para situar a una supervillana poderosa en el sitio que les corresponde, sin dejarse manipular por sus malas artes
        Agradezco mucho tu lectura y tu siempre esperado comentario, Juan
        Un abrazo

  11. Ana Fúster

    Nada más terminar el relato, he pensado en la frase de “El Principito”. Al leer los comentarios, he visto que la mencionabas. Efectivamente,la mayoría de veces la auténtica esencia de un ser humano no nos llega a través de la vista, y tú Álvaro no la necesitó para captar a la primera el carácter manipulador de su suegra. Enhorabuena por cómo juegas con las esdrújulas en tu relato, y por el atractivo título, tan adecuado al texto. Besos y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Hay personas que saben poner un velo delante de los demás, en una perfecta maniobra de despiste, mientras ellas, por otro lado, actúan en su único beneficio. En una sociedad en la que la apariencia y lo visual tienen tanta relevancia, hay que hacer un verdadero esfuerzo, al que no estamos habituados, para saber captar en su integridad la naturaleza de la gente, no solo aquello que quieren mostrarnos. En efecto, las esdrújulas que salpican el texto tratan de resaltar aún más hasta dónde podían llegar los tentáculos manipuladores de esa mujer.
      Muchas gracias por tu tiempo, tu atenta lectura y por tu acertado análisis, Ana
      Besos

  12. Barceló Martínez

    Hola Ángel, describes a la perfección a ese tipo de personas egoístas y manipuladoras que están dentro del catálogo de personas tóxicas en uno de los primeros lugares, en el capítulo de maldad en estado puro.
    Me encanta el título que le has puesto al relato y el final me parece de lo más original. La fotografía en la que hay que inspirarse, sin lugar a dudas, se ve aquí reflejada por todas partes. Si estuviese de jurado, tendrías mi voto.
    Un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Las personas tóxicas y dañinas no son personajes de película, son seres de carne y hueso de nuestro entorno. Todos conocemos algunos y seguro que los hemos sufrido. Dicen que en este mundo ha de haber de todo, pero hay quien solo parece estar para hacer la vida más difícil y hosca a los demás.
      Me alegro de que te guste. Muchas gracias por tus amables palabras y un abrazo, Ángel

  13. “A cada santo le llega su San Martín”, dice el refrán, y esta mujer esdrújula, que pone el acento antes que nadie para su beneficio, no ha sido la excepción… Bien por esa hija, que supo elegir un novio tan encantador, tan hecho a su medida y también a la de su madre, al parecer… 😉

    Un micro de excelente factura, que se guarda lo mejor para el final.
    Me has hecho reír y reflexionar a partes iguales, ÁNGEL querido…

    Cariños,
    Mariángeles

    1. Ángel Saiz Mora

      No vamos a negar que hay personajes aún peores, pero uno como éste merecía encontrar a alguien que desenmascarase su juego egoísta. Mucho deberá cambiar, o acabará viéndose sola, ahora que sus artimañas de poco le van a servir.
      Que me leas ya es un premio. Si además te ha gustado, poco más se puede pedir.
      Muchas gracias Mariángeles
      Abrazos

  14. María José Escudero

    Por suerte, Álvaro, con su sexto sentido, tiene una visión alternativa y puede localizar a la gente manipuladora que es capaz de cualquier presión con tal de conseguir lo que quieren de los demás y salirse siempre con la suya. Creo que es mejor alejarse de esa clase de personas, son muy astutas. Como siempre, es un placer leerte, Ángel . Un abrazo y mucha suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Como bien dices, hay personas muy dañinas, cuya arma principal es que no parece que lo sean, mientras hacen que todos se muevan en el sentido que les interesa. Estoy de acuerdo contigo en que lo mejor es alejarse, pues para contrarrestarlas habría que tener una maldad similar y no creo que compense. De una forma o de otra, siempre ganan ellas, a no ser que se sea un Álvaro.
      Gracias por tu lectura y por tus palabras, María José
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Me alegro de que te guste, aunque de tener algún mérito este relato hay que atribuírselo a la señora esdrújula, que es todo un personaje.
      Muchas gracias, Edita
      Un abrazo

  15. Towanda

    Hola, Ángel.
    El arranque de tu micro es demoledor, no da lugar a ninguna duda y esa rotundidad de afirmarlo en primera persona es un inicio de 10.
    El resto del micro nos va dando pautas de una madre que ninguno de nosotros quisiéramos haber tenido o tener. Una madre que se aleja de la definición que tiene en el diccionario. Menudo bicho. Qué mala…
    Menos mal que el noviete parece inmune a sus maldades, afortunadamente o no.
    Qué bonita la sorpresa final “El que sea invidente solo aumenta su encanto”.
    Sin duda, un micro encantador.
    Muchísima suerte, don Ángel.
    Unos abrazos gigantescos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Hay personas así de malas o incluso peores, de las que es difícil desasirse. Al menos, hay un personaje que es inmune a esa magia negra. Hace bien la hija de la susodicha en permitir que ocupe un lugar importante en su vida, para contrarrestar tanta malicia y egoísmo. Aunque parezca mentir, hay madres (y ya no te digo padres) que no solo no son buenas, sino que son dañinas.
      Mil gracias, un abrazo y mucha suerte con tu relatazo, Towi

  16. Impecable la caracterización de la protagonista, Ángel. Pérfida, tóxica, malévola… esdrújula, en definitiva. Un título el de tu relato que va marcando el acento de palabras clave del texto y la manipulación a la que está mujer somete a cuantos la rodean. Ojalá tuviéramos la agudeza mental de Álvaro para detectar a tiempo a tan funestas personas y alejarlas de nuestras vidas.
    Un relato soberbio, desde el título hasta hasta el brillante desenlace.
    Felicidades y un fuerte abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Hay personas con una capacidad para manipular demoledora, tanto, que las víctimas no se dan ni cuenta, ahí radica su poder principal. Todos necesitaríamos un Álvaro (esdrújulo también, pero en el buen sentido) para alertarnos de la presencia y ataques de esos seres tóxicos. De una forma o de otra, es positivo pensar que, antes o después, la vida le pone a cada uno en el lugar que le corresponde, por mucho que se disfrace y engañe durante un tiempo.
      Muchas gracias por pasarte, Carmen.
      Otro abrazo fuerte para ti

  17. Toma ya!!!
    Pero qué bien manejas al lector, Ángel. Las miguitas de pan que nos arrojas para guiarnos al desenlace, o la telaraña que tejes a nuestro alrededor para que no nos desviemos,logran su cometido. Un buen final, sí señor. Un relato redondo.

    Y un abrazo fuerte para ti.

    1. Ángel Saiz Mora

      Con esta mujer pérfida y esdrújula todo ha sido fácil, pues daba mucho juego, solo había que desgranar alguna de sus acciones para ofrecer una perspectiva de sus capacidades de manipular. Por suerte, Álvaro también tenía otras capacidades, para contrarrestarla.
      Mil gracias, Amparo.
      Otro abrazo fuerte

  18. Íñigo Redondo

    Dos cosas. Una: ella, manipuladora y dominadora de falso gesto. Dos: final rotundo (que, además y no es esto menor, alegra al lector sencillo, como yo, porque el malo se tiene que joder). Dos cosas, digo, que hacen de este un relato grande.

    1. Ángel Saiz Mora

      Los malos no siempre son los que pierden, eso lo sabemos todos, como también que, a veces, la bondad y la maldad, como el blanco y el negro, a veces no tienen una delimitación clara, pero en este caso, a pesar de la manipulación de la protagonista, si que ha sido el caso.
      Gracias por tu comentario y un saludo, Íñigo

  19. Rufino García

    Pues yo, querido Ángel no puedo evitar solidarizarme con esa madre que con grandes esfuerzos es capaz de sacar adelante a una familia con pocos recursos, que ha ido a dar la cara al banco cuando la hipoteca, que con todo el dolor de su corazón le ha negado un perrito a sus hijas porque no tenían para mantenerlo y que ha convencido a su marido (sin grandes esfuerzos) de hacer alguna hora extra para poder pagarles los estudios a las niñas y que tengas más oportunidades que ellos. ¿Novios? No, que las distraen de los estudios. Y Alvaro no va a suponer ningún problema, no te imaginas lo bien que ella grita. Bastará con que un par de días no los ahogue en su garganta.

    Mucha suerte y un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Todas las interpretaciones son posibles y hay que reconocer que, tal como tú lo planteas, de persona pérfida y manipuladora, esta señora pasaría a ser ejemplar, eso sí que es darle un vuelco a lo que la mayoría ven o vemos, aunque me parece apreciar una fina ironía en tus palabras, pues tanto oponerse a los deseos de su familia parecen más ganas de fastidiar que preocupación verdadera por los suyos. En cuanto a Álvaro, a quien no puede dominar con sus gestos, puede que tenga su talón de aquiles en los gritos.
      Gracias por tu visita, tu lectura y tus palabras, Rufino
      Un abrazo

Dejar una respuesta