Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

33. MUTANTE (Ton Pedraz)

Hervina, mi madre, nunca estaba por la labor. Fue padre quien la persuadió para que disfrutase sus primeras vacaciones. Por un tiempo podría olvidarse de la rutina diaria en la granja, de muxir las vacas antes de subir al monte a cortar leña, de lavar la ropa en el regato y clarearla en el prado, o alimentar a las pitas al anochecer.

Parecía que disfrutaba junto al mar. La descubríamos embobada, con la vista posada sobre el horizonte, cautiva con lo que le narraban las olas mientras la espuma agonizaba entre sus pies desnudos.

Pero anoche, después de cenar, en vez de buscarnos en el sofá caminó hacia la terraza. Allí la encontramos, confinada contra una adelfa marchita, acuclillada y con las manos como envolviéndose la cabeza. Nos costaba creer lo que veíamos, pues parecía, por su postura, que ansiaba menguar. Y de veras que lo consiguió, cuando, de forma habilidosa, comenzó a tejer un pulcro capullo de seda que la fue aislando de nuestro recelo.

Desde entonces no le quitamos ojo. Sobre todo padre, quien, en su rubato, no suelta el trueiro esperando a que eclosione. Para poder cazarla y que no regrese volando hasta la aldea.

35 Respuestas

  1. María José Viz Blanco

    Curiosa mutación, la de Hervina. Me ha parecido original tu relato, Ton, y expresado con un lenguaje marcado por la autenticidad, aunque el tema se escape de la realidad, en apariencia. Te felicito.
    Un abrazo.
    María José

    1. Ton

      Hola María José, y muchas gracias por tu comentario.
      En ocasiones nos cuesta, al menos a mí me pasa, distinguir qué resulta ser real y qué no.
      Un abrazo fuerte,
      Ton.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Nos muestras esas labores rutinarias que dieron sentido a la vida de tantas mujeres gallegas. Al verse fuera de su entorno natural nuestra amiga anhela transformase en una grácil bolboreta que la acerque a donde se quedaron las razones de su existencia. Saludos y suerte.

    1. Ton

      Muchas gracias por tu lectura y comentario, Jesús.
      Las bolboretas son mágicas cuando pululan por el entorno del campo gallego. Me pareció que podría ser la más bella mutación para una mujer que ama el rural.
      Fuerte abrazo,
      Ton.

  3. Hay personas que viven postradas sobre el pequeño mundo que desde pequeños les asignaron y ya no abandonaron. Como Hervina, que fuera de su rutina, de sus paisajes, no es más que un ser asustado y angustiado, receloso de los cambios, deseoso de volverse a postrar sobre la rutina, que para ello, parece ser capaz hasta de mutar.
    Buena historia Ton. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    1. Ton

      Hola Antonio, y muchas gracias por tu comentario.
      En infinidad de ocasiones he echado de menos la capacidad que posee la protagonista, y poder convertirme en “otro”.
      Un abrazo fuerte,
      Ton.

  4. Martín Zurita

    Hola, Ton.
    Me gusta tu texto, de la mano del realismo mágico. Un desgranar de términos oportunísimos. Pinceladas de alta poesía, también a mi entender. Y un fundamento, una substancia: lo nuevo, el cambio, oprimen. Por eso esta mujer, Hervina (qué nombre tan precioso como adecuado: suena a hierba), se queda al margen, aislándose en el capullo de seda. Norabuena. Un fuerte abrazo.

    1. Ton

      Hola Martín.
      Contento porque el relato haya sido de tu agrado.
      Elegí Hervina porque tengo una tía-abuela con ese nombre, que ha vivido toda su vida en una aldea gallega. Con más de noventa años trabaja la tierra y cuida de las cuatro gallinitas que puede atender. Y sé, a ciencia cierta, que se moriría de pena si la alejásemos de su entorno. Este relato es un pequeño homenaje a ella, y a todas esas mujeres que todavía sostienen el rural en mi tierra.
      Un fuerte abrazo,
      Ton.

  5. Vaya Ton que original tu relato, desde el comienzo hasta el final. De dónde piensas que viene esa mujer y sobre todo. ..a dónde quiere ir?
    Y no será que el mutante es el marido?
    A ver que lo voy a leer de nuevo.
    Buena tarde Ton, hoy no es día de crisalidas en libertad…aunque para la imaginación nada es imposible.

    1. Ton

      Hola Mercedes. Muchas gracias por tu comentario.
      Sacar a Hervina de su aldea es acabar con ella. Resulta tan fuerte la dependencia, que hasta es capaz de convertirse en mariposa. Así retornará cuanto antes al entorno que tanto echa de menos.
      Un abrazo,
      Ton.

  6. Ángel Saiz Mora

    Dicen que viajar y cambiar de aires lleva implícitos grandes beneficios, así es o lo sienten la mayoría, pero existen personas tan apegadas a su terruño que extraerlas del mismo les supone un verdadero trauma, tanto que es capaz de producir en ellos una metamorfosis. Tu protagonista desea convertirse en mariposa para volver volando a la aldea, que es todo su universo.
    Un abrazo, Toni. Suerte

    1. Ton

      Muchas gracias por comentar Ángel. Lo explicas a la perfección. En ocasiones no somos conscientes del apego que sentimos hacia la tierra que pisamos a diario.
      Un fuerte abrazo,
      Ton

  7. J u a n P é r e z

    Formidable maravilla enigmática. Va uno leyendo sosegado los dos primeros párrafos cómodos y bien descritos. De pronto en el segundo surge la anécdota que pone patas arriba la realidad, ella se prepara casi ceremoniosamente para someterse a un misterio. Mis conjeturas hacen mis delicias: ¿Acaso sería la influencia de la adelfa, que como es sabido es tóxica? En mi parecer la elección precisamente de la adelfa, es perfecta y con agudeza. Luego también me ha gustado que es el segundo relato que he leído de transmmigración, Martín Z. tiene otro fabuloso de “cambio” a “flor”. Por último, la atmósfera de ¿Galicia? me ha hecho añorar aquella tierra(he estado muchas veces, por cierto, me enamora) y es muy parecido tu microrrelato al arte de un escritor gallego, Rafael Dieste, (concretamente un libro que atesoro como de mis favoritos en mi biblioteca llamado “De los archivos del Trasgo” que toca muchas veces la fantasía ancestral)
    ¡Qué momento más bueno el de tu escritura!
    “J”

    1. Ton

      Hola Juan. Muchas gracias por dejar este comentario tan adulador.
      Todo de él me gusta, pero esa equiparación con Dieste (la siento desmedida)supera en mí cualquier expectativa.
      Yo también recomiendo su “Arquivos do Trasno”, recopilación de ocho relatos cortos que, aunque están en gallego, merece la pena leer. Se entiende sin dificultad. Y es que suena demasiado bello el idioma gallego desde la pluma de Rafael Dieste.
      Unha aperta,
      Ton

  8. Curioso terminar el de esta mujer. Es verdad que salir de las rutinas y del entorno cuesta, aunque sea para unas merecidas vacaciones. A veces eso mismo, las vacaciones, están sobrevaloradas.
    No he entendido los términos “rubato” ni “trueiro”, que además no he encontrado en el diccionario. Supongo serán palabras de esa aldea de donde proceden los protagonistas.
    Un abrazo.

    1. Ton

      Hola Asunción. Muchas gracias por pasarte a comentar.
      Trueiro es un artilugio sencillo, formado con una red y un palito, que utilizan los niños en las playas gallegas, para atrapar pequeños pececillos o cangrejitos que nadan en la orilla. Y Rubato, es una palabra que expresa un intangible. En este caso, el latir imparable del corazón en el marido de Hervina. también se utiliza en música para determinar un ritmo constante y mantenido.
      Un abrazo,
      Ton.

  9. Hola, Ton. Como gallega que soy, he reconocido expresiones de tu texto que enriquecen, a la vez que sitúan, el relato. Me ha gustado mucho tu mutante; esa capacidad que, pese a los “trueiros” que nos cerquen, deberíamos tener todos los humanos.

    Un placer leerte. Saludos.

    1. Ton

      Hola Manoli. Muchas gracias por tu lectura y el comentario tan amable.
      Encantado de que te haya gustado la mutación de la pobre Hervina.
      Unha forte aperta dende A Coruña,
      Ton.

  10. Salvador Esteve

    La arrancan de lo que es su vida y Hervina ya empieza a morir, y si es preciso muta para volver a sus raíces. Muy buen relato, Ton, que nos transmite la dependencia física y emocional a la tierra que se ama. Abrazos.

Dejar una respuesta