Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

126. No me llames mamá

Desde hace seis años solo en invierno parece despertar de su letargo. Los primeros copos de nieve le cambian el gesto; su mirada, siempre fija, entonces me busca, sus labios se crispan, se le enrojecen las manos de forma sutil y su tez, sin embargo, se vuelve más pálida. Yo espero. Poco a poco el color blanco conquista las calles, los parques, los bancos. No hay prisa. Como otros años nevará durante toda la noche y al amanecer, bien abrigados, seremos los primeros en salir a quebrantar tan inmaculado manto. Arrastraré su silla labrando un surco de ausencias, recordando imágenes y escuchando risas para siempre muertas. Cruzaremos el pueblo y por el camino del cementerio el rastro de las ruedas se hará más nítido, como él de las negras rodadas de aquel frenazo a destiempo, en aquella curva, hace seis años. Nunca me gustó, ni cuando al venirte a buscar insistía en llamarme mamá. Y ahora, cada año, somos los dos quienes venimos a verte. Las vueltas que da la vida. Reconozco que gozo al verlo sentirse culpable sin poder derramar una lágrima. Yo perdí una hija y el ganó una madre, hace seis años.

16 Respuestas

  1. Bien Juancho, ahí estamos tocando un tema duro que queda en la frase “Arrastraré su silla labrando un surco de ausencias,.. ” te mete de lleno en la escena, duro, triste pero ahí está luchando con vigor. No se queja pero recuerda es inevitable.
    Abrazos también pasé por tu casa.
    Suerte

  2. Hola amigos, Ana U., Manuel, muchas gracias por pasaros por aquí, en lo sucesivo intentaré leer el mayor número de micros posible, pero este mes, entre que he estado liado y que me ha costado adaptarme al nuevo formato, no he podido leer casi nada.
    Parece que no se puede contestar individualmente, por eso os respondo a la vez. Un tema tan duro como, por desgracia, cotidiano, los accidentes de tráfico, en los que muchas existe un culpable.
    Gracias también por pasar por la Levita, Manuel. Ana U. estás invitada, al igual que todos los ENTCeros.
    Un abrazo.

  3. Ángel Saiz Mora

    Hola Juancho. Me alegro de verte por aquí. Un relato duro, en el que la venganza y el sentimiento de culpa se han hecho crónicos en los personajes, una narración perfecta y un título más que apropiado. O sea, a lo que nos tienes acostumbrados con ese listón tan alto que pareces llevar siempre encima, como si fuera parte de ti. Te leo en cuanto tengo ocasión, aunque el tiempo, como te pasa a ti, escasea. A ver si visito más la Levita. Un abrazo, campeón.

    1. Pierden los dos Rafa, él pierde la salud y a la mujer de vida, ella pierde a su hija y asume un rencor, que aún haciéndole feliz un día al año, le ata de por vida al causante de su desgracia. Lo más macabro es que si no llega a ser por ese accidente, totalmente evitable, seguramente habrían llegado a enterdese.
      Gracias por la visita y por el comentario.
      Un abrazo.

  4. Ah, pos muy bien. Excelente relato, aspirante a podio. Como mini pega te comento que me ha costado entenderlo hasta que he visto a Rafa comentar lo de “suegra-yerno”, pensaba en la muerte de una niña y el nacimiento de un fantasma, pero seguro se debe a mi dura mollera. Felicibuenas y enhoradades, y muchas suertes que no te harán falta.

    Abracísimos microlunáticos.

    1. Es un riesgo que se corre, como siempre queremos esconder tanto el final con la intención de conseguir un micro que sorprenda, muchas veces nos pasamos de crípticos. Desde luego lo ideal es que se entienda sin ayuda, si no es así probablemente algo falle. Pero agradezco mucho tus halagos y tus optimistas predicciones. La suerte, querido amigo Barlon, siempre es bienvenida en todas las facetas de la vida. Yo también te quiero. Abrazotísimos microlunáticos.

  5. ¡Menuda situación! Inhumana por la tragedia que conlleva; humana por la reacción de esa “madre” que, a pesar de no querer que la llamen así, ejerce como tal. Me ha llamado mucho la atención la frase “reconozco que gozo al verlo sentirse culpable sin poder derramar una lágrima”. Creo que es una reflexión bastante contradictoria con el papel que está desempeñando, pero totalmente creíble, los humanos somos así. Bueno, Jancho, un relato con muchísima miga, del que se podría comentar mucho más. Felicidades, suerte y saludos.

  6. Todo empezó con alguien mirando nevar por una ventana y la historia vino a mí. Reconozco que es una situación dura y, aunque difícil de producirse, no imposible. Me ha alegrado mucho verte por aquí, Juana. Gracias por la visita y por tu comentario.
    Un abrazo.

  7. Eva García

    Yo he tenido que leerlo dos veces para situar a los personajes, y entonces se me ha revelado el cuadro. Vaya situación. No soy quien para juzgar a la suegra, se toma su pequeña venganza en invierno, pero quizá a cambio de cuidar del yerno el resto del año. Que amargura. Me ha gustado, Juancho. Un beso.

  8. La mayoría de las veces el rencor nos vuelve irracionales y es mayor la carga que nos ocasiona que el placer que pueda llegar a proporcionarnos.Como tú bien dices un legado lleno de amargura.
    Gracias Eva, siempre me encanta coincidir contigo por estos mundos virtuales, aquí también.
    Besos y hasta pronto.

  9. juan antonio

    Hola Juancho. No sé cómo lo hice que me repasé los relatos a final de mes y me pasaste por alto. Suerte que paseando por la Levita lo he visto. Qué decirte. Hay relatos que pesan lo que cuentan, otros cómo lo cuentan…hay algunos que lo conjugan todo… He necesitado alguna relectura (que no es ni mucho menos algo que reste) pero una vez con todo en su sitio solo me cabe felicitarte una vez más. Lo veo para podio. Genial como trabajas con la metáfora. Te sigo leyendo y te deseo mucha suerte. 🙂

  10. Me asombra tu capacidad de trabajo Juan Antonio, ojalá yo tuviera la mitad. No me extraña que te costara encontrarlo, no lo envié hasta última hora, me parece que es el antepenúltimo del mes. Ya sabes, a veces queremos esconder tanto el desenlace que nos pasamos de crípticos. Es un riesgo (todo esto me parece que ya se lo he dicho a Barlon) que se corre y que, en muchas ocasiones, como tienes la idea muy clara, eres el último en darte cuenta. Muchas gracias por la visita, yo también te leo aunque no pueda comentar tanto como quisiera. Un abrazo.

Dejar una respuesta