Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

NOV102. REACTIVAR EL METABOLISMO LECTOR, de Francisco Manuel Marcos Roldán

200 gramos de harina
100 gramos de azúcar
Libros de autores clásicos o contemporáneos
2 huevos
Levadura
Zumo de limón
En sencillos pasos vamos a disminuir la capacidad de no hacer barbarismos, construir frases con sentido. Utilizaremos un amplio léxico para comunicarnos, y obtendremos nuevas experiencias que nos harán ser más persona.
Mezclaremos la harina con los dos huevos y a continuación el azúcar, hasta desaparecer los grumos. Añadimos la levadura. Una vez obtenida la mezcla, buscaremos momentos álgidos de skakespeare, Miguel de cervantes, Poe, Raymond Carver, Mercedes Abad, o cualquier otro libro que contenga esencia. Abriremos varias de sus páginas, con delicadeza, las espolvoreamos en la masa. Media hora de horno a 180º y listo.
No te preocupes si te salen nuevas y serpenteantes palabras que hasta ahora ignorabas, y que no estaban en tu diccionario. Inventa, crea. Notarás como cambia tu metabolismo lector, y disminuirán las dolencias de la ignorancia. La biblioteca volverá a ser tu punto de encuentro culinario.
Para mantenimiento, un plato de sopa de letras nocturna es suficiente durante dos semanas. Verás como las neuronas se reactivan y la vida se vuelve ágil, práctica y profunda. Los remedios de la abuela siempre funcionan.

15 Respuestas

  1. Que buena receta, además de crear palabras nos las podríamos comer, y serían dulces y esponjosas. Muy original, me ha gustado mucho lo de la dieta de mantenimiento, la sopa de letras.
    Felicidades.

  2. Hola Francisco, qué pena no haber cogido tu receta antes de enviar mi relato. 🙂 El caso es que tomé otra de la red, sin ningún contraste académico y me hice unas albondiguillas de palabras con las que construí lo más experimental de mi vida liiteraria. Y mira que leo todo lo que dices, e incluso más. Y mira que la sopa me la tomo con letras, nada de fideos. Y mira que dejo espesar la levadura hasta llegar a su punto álgido sin soltarlo antes de tiempo…. ayyyy….¡¡cuánto por leer y qué poco tiempo!!.

    Bueno pues he de decir que tu receta me ha gustado mucho. Me la aplicaré todos los días entre la comida y la cena, y ya te iré contando resultados… Besos y mucha suerte este mes.

  3. Pues fíjate que cuando la escribí acabé por comerme una sopa de letras. Y no es broma. Mis hijos se echaron unas risas, y mi mujer, que te voy a decir. Que ahora no quiere comprar bizcochos, pero que no me pase a ver si nos empachamos. Gracias por tu comentario. Un placer que te haya gustado.

  4. Laura¡¡¡¡¡¡ Esto es una sorpresa de las buenas. Fíjate que nos encontramos aquí y me dejas este largo comentario. Para mí, que lo sepas es un placer leerte y ver tus escritos, que me gustaría seguir más a menudo pero a veces el tiempo es limitado. Si todo fuese así de sencillo no habría tanta ignorancia, ¡que hay mucha! y podríamos ser mejores personas con más conocimiento. Todavía no he probado la receta, lo mismo surte efecto. Un fuerte abrazo amiga, que sigas disfrutando de este espacio en ENTC. Un lujo.
    Abrazos siempre.

Dejar una respuesta