Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

NOV111. DE LA RAE, de Rafa Olivares

Su nombramiento como miembro de la Real Academia de la Lengua levantó gran polémica. Los medios se poblaron de artículos y cartas reprobando tal designación. La causa era el histórico maltrato que Don Servando había dado a la lengua, en sus crónicas periodísticas, durante los últimos cinco años. Especial rechifla provocó el que le asignaran el sillón “g” minúscula, una letra cuyas normas de uso en la escritura, notoriamente desconocía.
Don Servando no se inmutó. Tomó posesión del puesto con un discurso de entrada en el que no faltaron algunas de las perlas que le daban fama, sin embargo manifestó firme propósito de enmienda.
Su búsqueda de redención no se demoró. En la primera sesión de trabajo presentó una propuesta para incorporar al diccionario tres nuevos vocablos que, con sus acepciones, eran:
-Preveer.- Verbo Irregular. Acción de prever pero con mayor anticipación. (Participio: preveído. Gerundio: preveyendo).
-Ostentóreo.- Adjetivo. Suntuoso a la par que ruidoso.
-Fuertísimo.- Superlativo de fuerte. (En castellano antiguo: fortísimo).
La propuesta incluía que su aprobación tuviera efectos retroactivos de un lustro.
En ese instante, y con gran estruendo, el retrato al óleo de Don Fernando Lázaro Carreter, con su gran marco tallado, se desplomó hasta el suelo.

http//:potajedepalabras.blogspot.com.es

***** RELATO FUERA DE CONCURSO *****

37 Respuestas

  1. yo tengo varios vocablos recogidos de la neolengua porque hace tiempo me dio por escribirlos y algunos son bien gráficos. Por ejemplo, me encanta ostentóreo: un ostentoso que ventosea. Un micro muy alipendi.

  2. Jajajaja. Me has hecho reír con el flamante y torpe académico. Por si no bastara con los hablantes para hacer polvo el idioma, agregamos a los propios académicos… Un horror si fuera verdad.
    Simpática la referencia al insigne Lázaro Carreter.
    Un abrazo, Rafa.

  3. Uhmm, es una cosa curiosa esto del idioma. El pobre ha pasado un lote de transformaciones para llegar hasta aquí y ahora queremos coingelarlo. Es como pedirle a un hijo que deje de crecer. Curioso, sí. El relato bien, muy ameno, pero si me lo permites te haré un minicrítica pequeñita, pequeñita. ¿No crees qué “hasta el suelo” sobra? Es hasta donde suelen desplomarse las cosas. No te me lo tomes a mal.
    Te iba a desear suerte pero ¿pa qué?

    Saludísimos.

    1. No sólo se permite sino que se agradece cualquier oportunidad de mejorar. Puede que tengas razón pero a mí ese “hasta el suelo” me parece que refuerza la caída y que no ha quedado en un simple “descuelgue”. Ahora que la RAE ha determinado que decir “subir arriba” o “bajar abajo” es admisible, aunque mejor no escribirlo, parece que lo que estamos comentando queda en minucia.
      Gracias Barlon. Un abrazo.

  4. Si que me has recordado a Lázaro Carreter, lanzando sus dardos contra los palabros. Pero en este caso tu don Servando los reivindica para la Academia. Me temo que igual le acabarán haciendo caso. Tal como está el patio….
    Gracias por esta perla. Felicidades.

  5. Vengo desde tu potaje de palabras, y como tenía la pantalla abierta…mi chaval se ha quedado con el gerundio preveyendo…. Son los peligros de este mes con tantísimos juegos de palabras.

    Bonito homenaje a Fernando y te deseo mucha suerte este mes. Con premio o sin premio, ya tienes el mío propio: plas, plas, plas… Un aplauso desde mis palabras y las vuestras. Besos.

Dejar una respuesta