Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

NOV20. YA NO SON CASINOS, de Ricardo R. González Ramos

Como cada 29 de febrero, se jugó la presidencia de la república, en la ruleta del Casino de Los Monegros Beach, resultando ganador Gordiano Foucault Gastañagagogeaskoa del Karma Democrático.
En ese mismo instante, el nuevo presidente decretó que los casinos pasarían a llamarse Casisis y que debía ubicarse uno en cada antiguo psiquiátrico (con p de intelectual). Los psiquiatras harían cursos intensivos de croupier y los psicólogos de vigilantes. Todos los ciudadanos piltrafillas de la república recibirán, al menos, un premio anual obligatorio para que puedan afrontar su gasto corriente.

Yo recibí mi primer premio en junio de ese año aunque como usuario de utilitario cobré un complemento.
Mi Casisi es el de Alcorcón.
¡Qué bonito es el viaje a Alcorcón en AVE! ¡Y barato! Disfrutamos de un descuento del 72% al usar Barik.

La jerarquía suprema del continente no puede poner pegas a este eficaz sistema de retribuciones al no tratarse de prestaciones ni subsidios.

El Sr. Foucault Gastañagagogeaskoa, por último, también decretó que los partidos mayoritarios serían siempre oposición al haber demostrado históricamente lo bien que lo hacen.

Ahora somos muy felices y, como los cronopios y los famas, bailamos tregua y bailamos cátala. Las esperanzas nos observan y no entienden nada de todo esto.

24 Respuestas

  1. No sé si al margen de las palabras inventadas que tienen su gracia por sí solas, o incluso con dichas palabras, me ha parecido estar leyendo algún pasaje de alguna de las maravillosas novelas de Tom Sharpe, escritor sudafricano desternillante. Es un camino que emprendiste hace ya varios meses. Me encanta, Ricardo, creas un mundo que es tan absurdo como el que nos rodea. Fantástico.

  2. Ricardo, tienes que ampliar esto. Está lleno de ingenio, aunque te falta un personaje, el director de Bancomiendo, asiduo visitador de casinos.
    Me has recordado una conversación que tuve con una señora en Robledillo de la Vera de Cáceres, que sentada en la silla de esparto a la puerta de su casa, como es allí tradición, me dijo que su hijo tenía “un trabaho mu güeno en Madrí, que era fijonomista”. Le pregunté que qué era ese oficio y me dijo que era de “log que mian la cara, pa ver sis de fiar, a los que entran nel casino de Torrelodone.”

    1. Yo era un buen “fijonomo” me fijaba en mis cliente y solía acertar asíduamente. Psocología de taskero, decían. Y el Genaro hacía arqueo para sisar y guardar para Eurovegas.

  3. Se nota que, al escribir, vas a lo tuyo sin importarte lo que hay a un lado y a otro. Vas a por lo que se te pone por delante y eso se agradece. El trozo de cerebro que me queda en funcionamiento me dice que lo tengo que leer otra vez para cuando salga la conversación tomándonos unos chipirones. Con tal de que Barik nos preste unas cátalas en el Casisis.

  4. Negociaremos un pavo a la lunfarda para la próxima. ¿que te parece?
    El trozo de cerebro que te queda es tan grande y activo que seguirás dándonos ejemplo intelectual aunque solo sea, por ahora, en estos comentarios tuyos.
    Querido Miguel, cuida tus pasos.

Dejar una respuesta