Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

NOV36. ¿ADIÓS?, de Inés Z. López

Te lo pedí una noche, después de hacer el amor. Exigí, desafiante, una sola palabra. No hubo respuesta. Me clavaste los ojos ajustando el blanco de tu cuello; pero los labios que antes besaron ahora callaban.
Si no encuentras la palabra, invéntala, te dije, inventa una palabra que defina lo imposible de nuestro amor. Tu mano me bendijo mientras te marchabas, dejando un oleaje de prendas negras a tu paso. Y mientras mi mirada naufragaba en la nada, las velas extinguieron su luz, dejándome envuelta en una oscuridad ominosa.
Aquel domingo acudí al templo para escuchar tu sermón: hablaste de la belleza del Amor; del dolor del Deseo; de la Intolerancia de muchos y del valor de afrontar el Olvido con Serenidad. Mi herido corazón rebosó de adioses ya inventados. Adioses cubiertos de despecho y dolor. No podía permitirlo.
Al anochecer te increpé furiosa. Contaría lo nuestro si me dejabas. Aquello te crispó. Sentí tu miedo en mis tripas y, aunque no pude verlo, casi presentí aquel golpe.
Ahora, ante la visión horrorizada de mi espectro, escucho cómo afloran a tus labios todas las oraciones aprendidas. Ingenuo. No es suficiente. He vuelto para quedarme, y…, no me marcharé sin ti.

18 Respuestas

    1. Hola, Epi:
      Lo verdad es que he seguido la trama del relato anterior. No se me ocurría nada este mes y, he pensado, ya que es época de difuntos, en preguntarle a Juanita qué pasó. Y ya ves, ha surguido esta historia.
      Besos, encanto.

  1. Inés, fortísimo. Siempre he creído que los curas deberían casarse, así no caerían en la reptación. Muy bien contado me gustó mucho la última frase. Un fuerte abrazo a mi queridísima amiga, Sotirios.

  2. Polvo somos y en polvo, hay ahora no sé como era eso del polvo.
    Muy buena historia, de cuellos blancos, prendas negras..
    Esa promesa final promete una continuación muy jugosa. Esperamos la tercera entrega.
    Suerte y abrazo.

Dejar una respuesta