Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

128. Nunca pasa nada en la 201

El cadáver espera paciente a que lleguen los operarios de la funeraria con el ataúd de pino que le correspondía según el contrato formalizado, muchos años atrás, con la compañía aseguradora de decesos. La rubia suplica a la policía para que le dejen irse y alega que ella nada tiene que ver con la muerte de aquel hombre, que es una honrada profesional de la prostitución que se dedica a hacer su trabajo lo mejor que puede, que cada vez era más difícil llevarse un sueldo digno a casa y encima hay que descontar la comisión del hotel y lo que se lleva su chulo. Que cuando el cliente le dijo el número de la habitación, a ella ya le había dado muy mala espina porque corrían rumores acerca del mal fario que tenía el numerito dichoso. La recepcionista se santigua una y otra vez repitiendo que es un castigo divino por aceptar dinero marcado por el pecado y que nunca tendría que haber aceptado aquel trabajo. El forense dictamina que ha sido ataque cardiaco y el comisario ordena, otra vez contrariado, retirar el precinto que había decretado sobre la maldita habitación doscientos uno.

 

 

12 Respuestas

  1. Juancho, me gusta, sobre todo por ese comienzo con el cadáver esperando a que se cumpla el contrato. Y el destino que se siembra cada uno con los trabajos elegidos. Mucha suerte, amigo, para este último día de julio.

  2. Salvador Esteve

    Juancho, coincido con Lorenzo, la espera paciente del cadáver buenísimo. Creo que el enigma de la 201 perdurará. Abrazos y suerte.

  3. La Marca Amarilla

    GENIAL, Juancho! lo de la espera paciente es un gran logro, y la recepcionista santiguándose es la caña!! 😉

    ENHORABUENA!!!

    Un saludo!

  4. Gracias Nico, habría mucho que contar sobre la dichosa habitación, pero creo que se nos han adelantado, jajaja. Esto es solo una modesto y cariñoso homenaje.
    Un fuerte abrazo.

  5. Mª Belén Mateos

    Muy bueno Juancho. Lo que el paciente difunto tiene que oír… Nadie parece interesado en lo que le ha sucedido, cada loco va con su tema, la rubia quiere cobrar, la recepcionista agobiada y la poli cierra el caso.
    Esa habitación es todo un despropósito para quien la habita.
    Leeré esa antología, tiene una pinta estupenda, gracias
    Un abrazo.

  6. Ángel Saiz Mora

    Esto sí que es un homenaje, con esa galería de personajes tan bien perfilados, cada uno a lo suyo, incluido el fiambre, todos unidos y separados en torno a una habitación con un número.
    Suerte y un abrazo, Juancho

Dejar una respuesta