Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

OCT146. DE MUERTE NATURAL, de Rafa Heredero García

El inspector de policía acudió al hotel en cuanto recibió el aviso, aunque antes tuvo tiempo de comprobar que era cierto lo que le habían contado, y cuyas consecuencias no se atrevía a imaginar. Sintiendo aún esa sensación de vértigo que producen los acontecimientos insólitos, atravesó la cinta amarilla con la advertencia “No pasar. Policía”, y dejó atrás a los curiosos que ya se habían congregado por allí. El director lo recibió sin poder disimular su angustia ante el hecho de que hubiese sucedido algo así en su hotel, le comunicó que el edificio ya estaba desalojado y luego lo acompañó a la habitación donde había aparecido el cadáver.
Una mujer yacía en la cama, boca arriba, con la mano derecha crispada sobre su pecho. No se apreciaban signos externos de violencia. Su expresión tenía un rictus desagradable y las arrugas de la cara delataban su edad. Aunque el inspector nunca la había visto personalmente, reconoció su rostro de inmediato. Se dejó caer en un silla y volvió a preguntarse una vez más “¿Y ahora qué va a ocurrir?”, incapaz de apartar su mirada de la otra mano, con la que la mujer agarraba una vieja y desgastada guadaña.

68 Respuestas

  1. Muy original y bien contado. Parece un relato de género negro y al final das la sorpresa con ese salto al fantástico. Lo he disfrutado mucho y también me gusta el título. Suerte y un abrazo, Rafa.

    1. Gracias, Ana. La idea era crear una situación lo más clásica posible dentro del género policiaco, o que por lo menos fuera reconocible por haberla visto en películas o haberla leido cientos de veces en novelas, pero dejando una incógnita que sirviese para atrapar al lector, para que luego ese salto al vacío fuese lo más grande posible. Me encanta que lo hayaspodido disfrutar.
      Un fuerte abrazo para ti.

  2. Supongo que no soy original diciendo que es muy original tu micro, Rafa. A ver…
    …………………………………………………………………………………………..

    Ya he vuelto, no, no lo soy, lo han dicho ya dos personas. Así que no te lo voy a decir. Te diré que…, que has rizado el rizo con lo de matar a la muerte. Eso sí que no lo ha dicho nadie. De momento. Ah, y que está escrito con mucha elegancia. Eso tampoco.
    Un abrazo, Heredero.

    1. Te agradezco mucho el comentario, Miguelángel. Me apetecía mucho hacerlo, digo lo de matar a la muerte, que ya está uno harto de que siempre tenga que ganar ella. Al menos tenemos la oportunidad de derrotarla con nuestras palabras y nuestra imaginación. Así que se fastidie y que se tome su propia medicina.
      Abrazos elegantes con muchas flores.

  3. Amigo tocayo, ¡has conseguido rizar el rizo!. La muerte de la muerte. ¡Genial!. Bueno, aparte de compartir nombre largo y corto, esta semana hemos compartido en el final de un micro, éste y el mío de Wonderland, la misma palabra que, además da sentido a todo lo anterior.
    Enhorabuena y suerte.

    1. ¡Eh, tocayo!, me gusta eso de compartir contigo. A ver si se me pega algo tuyo y también compartimos triunfo. Ya ves, casualidades lo de la palabreja. Supongo que a tu protagonista ya le tocaba con 104 (la mía era muuuuucho mayor, pero seguro que no se lo esperaba).
      Gracias por tu comentario, Rafa. Saludos y un fuerte abrazo.

    1. Ahí estoy contigo, Rocehoremor. Confío en que mi inspector, que nunca ha visto la muerte personalmente, porque sigue vivo (y a partir de ahora lo que le queda), pero que ha sabido reconocer su rostro de inmediato, sepa estar a la altura de las circunstancias, tal y como merece.
      Gracias por pasarte a comentar. Saludos y un fuerte abrazo.

    1. Eso, Asun, ¿ahora qué va a pasar? Es la pregunta que me gusta que queda en el aire para todos seamos un poco inspectores y pensemos en las inimaginables consecuencias.
      Muchas gracias por tus palabras. Saludos y un fuerte abrazo.

  4. Rafa, sabes que te aprecio, pero por eso, no voy a callar, o sea, voy a decirte que aunque la historia es original, tiene muy buen ritmo, describes bien. me pregunto ¿como iba a comprobar antes que era cierto algo que aún no había visto? A veces nos pueden las prisas.
    Abrazo.

    1. Muchas gracias por el aprecio que me tienes, Antonia, que es mutuo (nos leemos hace ya un tiempo por estos lares), y me parece bien que no calles si ves algo que no te gusta, ¡faltaría más! Yo, como padre de la criatura la trataré de defender (ya sabes que es lo que haría cualquier padre con su hijo). Es cierto que el inspector todavía no ha visto lo que pasa, pero sí que se lo han contado cuando le han llamado para darle el aviso; si a un inspertor le dicen que han encontrado muerta a la Muerte (oye, me gusta esta frase, a lo mejor la utilizo en algún relato), antes de ir a verlo con sus propios ojos, lo comprueba (¿cómo?, bueno es inspector, puede llamar a hospitales, tráfico… para hacerlo), y cuando se lo confirman como al que yo me he imaginado, no se atreve pensar las consecuencias y de ahí su estado de shock o vértigo, que me parecía más bonito como estado de ánimo, antes de acudir al lugar del siniestro para verlo con sus propios ojos como corresponde a su trabajo. Bueno, en fin, mala cosa es tener que explicar un relato, y peor no convencer. De todas formas a mí me gusta tal como está, ¡qué le vamos a hacer!
      Saludos y un fuerte abrazo.

    1. Muchas gracias por tu comentario, Sotirios. Me alegro de que lo hayas disfrutado. Por cierto, he pasado por tu relato de este mes y al parecer me dices que no sale el comentario que te hice. Yo sí que lo veo publicado junto con cinco o seis más que no has contestado, como sueles hacer. Sí que he visto que hay un espacio en blanco muy grande entre dos comentarios, pero si desplazas la barra de la derecha hasta abajo del todo, ahí salen esos comentarios.
      Saludos y un fuerte abrazo.

  5. Realmente muy bueno Rafa, una de detectives donde nos haces preguntarnos quien es el muerto y zas!!! guadañazo final. Original y sorprendente, pero se me ha quedado algo en el tintero “aunque antes tuvo tiempo de comprobar que era cierto lo que le habían contado” ahhh y cómo¿? se intentó suicidar o cargarse a alguien¿?, no se en un micro todo tiene su importancia y esta frase se me queda en el aire ¿??. De la misma manera el propio título, al empezar a leer y ver que va de polis, me ha despistado el que le llamasen por una “muerte natural”, aunque quien sabe no… en fin que me quedo intrigada, Abrazos

    1. Hola, Mel. Gracias por pasarte por aquí a comentar. Veo que te ha pasado lo mismo que a Antonia, y en el mismo sitio. Bueno, te digo como a ella: según pensé, si a un inspector de polícia le comunican que han encontrado muerta a la Muerte, creo que tiene algunos medios de comprobar si lo que le dicen es cierto o no (y sin llegar a situaciones tan drásticas), pero está claro que no he debido saber transmitirlo según mi punto de vista. Pues otra vez será. Y en cuanto al título lo que quería reflejar era una paradoja (que la muerte muera de muerte natural, si puede explicarse así), como resulta el relato finalmente. Algo de no debe funcionar cuando es necesario explicarlo, como le decía a Antonia.
      Saludos y un fuerte abrazo.

    1. En un relato policiaco tan corto como este necesitaba mantener ese supense hasta la última palabra, asi que me parece estupendo que te haya parecido así y que lo hayas disfrutado.
      Gracias por tu comentario. Un fuerte abrazo para ti.

  6. Si tiene que suceder así, Luis Miguel, espero que el litigio por la herencia se prolongue como en esos juicios interminables y que nos dejen vivir (je,je) en paz mucho tiempo.
    Gracias por pasarte por aquí y tus palabras. Saludos y un fuerte abrazo.

    1. Gracias por el comentario, Puri. Ahí está el inspector para solucionarel caso, ahora que eso de que nos deje inmortales le tiene como a nosotros, cavilando sobre lo que realmente significaría.
      Saludos y un fuerte abfrazo.

  7. Me encanta la muerte de La Muerte.
    Toda una metáfora este micro, Rafa. Muy bien narrado desde el inicio, sorprende el final, y alegra, porque da gusto que muera quien ha matado a todos. Eso sí, lo que ocurra después puede ser tremendo, como imagino que cavila el inspector.
    Un beso y mucha suerte.

    1. A mí también me gustaba esa idea de acabar con ella, de vengarme de su tiranía desde siempre, y convertirlo en una paradoja, pero también da que pensar esa posibilidad, y creo que todos estaríamos un poco tan aturdidos como el inspector.
      Muchas gracias por el comentario, Isabel. Un abrazo y otro beso para ti.

    1. Gracias por tu comentario, Rosy. Como era un texto policiaco quise que la intriga se mantuviese hasta la última línea. Una de las últimas podas del relato fue quitar de la frase “Una mujer vestida de negro yacía en la cama…” lo del vestido negro, precisamente para ocultar aún más su identidad (quizá en otro concurso lo hubiera mantenido, pero tal y como estaban resultando todos los relatos pensé que era dejar una pista muy evidente; ahora me gusta también como queda, ya me he acostumbrado).
      Saludos y otro fuerte abrazo para ti. No sé si me preguntas si soy pucelano (sí, lo soy), o me quieres dar un abrazo pucelano (encantado de recibirlo y de devolvértelo), aunque no sé si existe algo con ese nombre, pero nos lo podemos inventar y si quieres con una palabra especial y matamos dos pájaros de un tiro para el próximo mes.

    2. No tenía ni idea de que había alguien de Valladolid por aquí. Seguro que alguna vez nos hemos cruzado por algún sitio. Un día de estos podemos hacer una mini quedada o tomar un café, si te parece.
      Otro abrazo para ti, pucelana.

    1. Hola, Manuel. Me alegra que un texto mío provoque estas sensaciones. Cuando consigues que un lector se implique con lo que está sintiendo el protagonista, recibes una enorme satisfacción, porque de veras has conseguido atraparlo.
      Muchísimas gracias por pasarte por aquí y comentar. Un placer que te haya gustado. Saludos y un fuerte abrazo.

  8. Lo mismo digo yo, ¿y ahora qué va a pasar? Aunque vistas las reuniones de ministros y las maniobras de la ceoe, prefiero la muerte… Buen micro, Rafa, quizá un poquito larga la primera parte del hotel para lo que es el texto, pero a ver quién sabe definir “largo” en un micro de 200 palabras.
    Un abrazo.

  9. Podía ser una idea eso de que volviese a resucitar, aunque ya que se ha muerto no estaría mal que se tomase su tiempo para hacerlo. Mejor que no le hagan ninguna reanimación: de momento si estaba allí, habría ido a buscar a alguien, casi seguro. De esa se ha librado.
    Me alegro de que te haya gustado la idea, Ana, y gracias por pasarte por aquí y comentar. Un saludo y un abrazo muy fuerte.

  10. Esa es la pregunta del millón (no la del concurso en marcha), Susana. ¿Nos hemos parado a pensar fríamente lo que significaría ser inmortales, pero inmortales de verdad? Yo creo que da un poco de vértigo.
    Un micro de 200 palabras e incluso de menos puede resultar tan aburrido o divertido como un libro de 400 páginas, pongamos por ejemplo. Depende de cómo esté escrito o llegue al lector. En este caso lo que quería era alargar lo máximo posible la secuencia del policía para crear una de esos momentos con la que estamos tan familiarizados con las películas o libros policiacos, que fuese banal, que el lector si implicase en una escena de la vida real, por así decirlo, para que no se imaginase lo que iba a venir después. Quería que el choque fuera lo más brutal posible.
    Gracias por pasarte por aquí y comentar. Saludos y un fuerte abrazo para ti.

  11. Pues lo has conseguido, sin duda. Lo de la cinta amarilla de no pasar y el ambiente policíaco no tiene ninguna pega. La que se tiene que revisar lo del envase de palabras soy yo, por lo menos para lanzar comentarios.
    Abrazo.

    1. Que no, Susana, que a cada uno le parece distinto lo que lee. Mi hermana y yo casi nunca coincidimos en nuestros gustos, e incluso en el último libro que leimos (Karoo, para ser exactos), a mi gustaron las primeras 400 páginas y hubiera borrado las 150 últimas, justo lo contrario que pensaba ella. Por eso digo que todo depende de cómo le llegue al lector.
      Más abrazos para ti.

    2. El placer es mutuo, Susana. El aprendizaje en ENTC no tiene precio. Las discrepancias siempre que se realicen con respeto deberían ser bienvenidas. Encontrarme con vosotros ha sido maravilloso. A ver si un día puedo conoceros en alguna quedada. Y vale de ya de jabón, que luego dicen que hay amiguismo por aquí.
      Gracias por tus comentarios, Susana. Y ya casi no me quedan abrazos (es mentira, tengo muchos), así que todavía más para ti.

  12. ““¿Y ahora qué va a ocurrir?”,”…
    me gusta estos finales “abiertos”…

    todo tu relato me gusto por su ritmo y porque no hay palabras demás…

    la lectura de los comentarios y sobre todo tus respuestas son en si mismo todo una enseñanza sobre el arte de la narración…

  13. Esta si que ha sido una vuelta de tuerca. La muerte de la muerte, nunca había leído nada igual. En la inmortalidad si he pensado y me resulta demasiado aburrida, pero 100 años de juventud más, no nos vendrían mal.

  14. Ahmmm…cuantas preguntas ¿cómo se sabe que la muerte está muerta? ¿porque no respira? ¿cómo duerme la muerte? ¿y si era una siesta? ¿y si la guadaña era prestada? ¿por qué la reconoció de inmediato? ¿se parecía a su mujer? ¿la muerte tenía perro? ¿qué será de él si la muerte ha muerto? ¿la enterraran o la incineraran? ¿quién paga? ¿asesinato o muerte natural? ¿contactarán con la familia de la muerte? ¿era del Madrí o del Barsa?

    Estimado rafa, a mí me dejas con muchas dudas. Suerte.

    Abracísimos.

    1. a) Es evidente, ¿no?
      b) Podría ser una respuesta.
      c) Nunca lo hace. Siempre está despierta (o muerta, claro).
      d) Imposible. Era por la noche.
      e) Se sabe de buena tinta que era suya propia.
      f) Era muy listo. Sacó el Cum laude en la academia de inspectores.
      g) Para nada. Su mujer se llama Ingrid. Es sueca. Rubia natural. Ojos azules. Metro ochenta. Con un cuerpo de escándalo. Y una rara mutación genética: no engorda coma lo que coma.
      h) Negativo. Ni tampoco otra mascota. Teme encariñarse con ellas y luego sufrir cuando ella misma se las lleve por delante.
      i) El inspector se va a poner con ello enseguida.
      j) Entierro, casi seguro.
      k) El director del hotel, por supuesto.
      l) Me remito al título del relato.
      m) No creo. Tratarán de echar tierra sobre el asunto: véase j).
      n) En la última entrevista que concedió fue la única pregunta que no quiso responder.

      Espero haber aclarado tus dudas, Barlon.
      Saludos y un fuerte abrazo.

Dejar una respuesta