Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

OCT173. DONDE EL CIELO ES SIEMPRE GRIS, de Arantza Portabales Santomé

Impulsada por una fuerza desconocida emerjo bruscamente sobre las aguas de este mar embravecido de mi amado Finisterre. Mi cuerpo, liberado incomprensiblemente de toda oposición, se desliza veloz sobre las aguas oscuras y frías. En dos minutos alcanzo la playa, y en otros dos, atravieso el camino de tierra que lleva a casa. Todos mis temores, tras años de ausencia se desvanecen en cuanto mamá abre la puerta. Al momento me estrecha en sus brazos, meciéndome suavemente. Incrédula. Como con miedo. Sus labios besan mi rostro y sus lágrimas se mezclan con la sal de mis cabellos, reducidos a una absurda maraña de algas y fósiles. “Mi dulce Elisa” susurra.
Resulta increíble estar de nuevo abrazada a ella.
Pero es extraño no sentir los latidos de su corazón.

34 Respuestas

  1. Un micro inquietante, con sabor de ultratumba. Terror fino y delicado, muy bien dosificado y expuesto.
    Esperaba una muerta y me encuentro al final con dos. Al menos, así lo he interpretado, no sé si equivocadamente.
    Me ha parecido muy bueno, Arantza.
    Suerte y un beso.

  2. Arantza, qué bonito y bien escrito. Aunque aún me resulta difícil ir conociendo a tantos autores creo recordar que se te dan muy bien las narraciones tipo leyenda, que tanto me gustan. Además, como lector pensé inicialmente en “buah, otra sirena”, luego en un pescador y al final me encuentro a una mujer, que me hace pensar en el suicidio. Traslaciones de la mente que me gustan y se disfruta en la segunda lectura. Suerte.

  3. Los Siniestro Total, en su versión del Sweet home Alabama, Miña terra galega, acompañaban el estribillo con la coletilla que tú pones de título, editora mía. Pero nada que ver, porque, tras ese homenaje a la tierra “donde la lluvia es arte”, tu relato se va más a los pagos de las comedias bárbaras.
    Un beso, Arantza.
    JM

    1. Esa canción es un himno en todas las fiestas de mi casa que acompañamos con frecuentes gin tonics al ritmo de Siniestro Total y otras canciones nostálgicas que no revelaré para no evidenciar mi edad pleistocénica.
      Gracias por comentar como siempre, JM.
      Un besazo.

  4. ¡Bueno, bueno! Dos regalos de Arantxa en el mismo día. Éste, fantástico y muy logrado, y el de Wonderland (¡Oído JAMS!), en el que sólo te he podido escuchar las primeras palabras del relato. Esperaré al podcast o pasaré por tu nube. ¡Enhorabuena! Ya no se puede decir que has conquistado Wonderland, sino que lo has arrasado.
    Un besazo.

  5. Primero felicidades por el Wonderland, que espero leer, y luego decirte que de esta historia me gusta toda ella, especialmente ese final emotivo y mágico y la descripción del cabello con algas, todo lo marino me encanta, pero fíjate, que no sé por qué, lo que más me ha gustado, o me parece más emotivo es lo de “Mi dulce Elisa” .
    Abrazo.

    1. Gracias Antonia, no doy a basto enviando tantos jamones, jajaja. Muchas gracias por tus amables palabras y te invito a mi nube donde está colgado el audio wonderlandiano con mi inestimable lectura con mi voz aterciopelada y sensual ( puajjjj que vergüenza ajena me da oírme).
      PD. En cuanto al universo marino…cuánto daño ha hecho la sirena de Nacho Rubio….
      Un besooooooo

  6. El arranque del relato es fabuloso (en los dos sentidos) y te atrapa sin remedio, pero es que el resto no se queda atrás. Consigues que nos metamos de lleno en esa historias de reencuentros tardíos, rematada por el inquietante final. Me ha encantado.
    Suerte y saludos, Arantza.

  7. Gran relato que destila sensaciones bruscas por todas partes. Le sobran, eso sí, en mi opinión, un par de adverbios (bruscamente, incomprensiblemente) y algún adjetivo que recarga innecesariamente 😉 La historia tiene suficiente fuerza en sí para valerse de sí misma, sin necesitar vocablos potenciadores… Me ha gustado, Arantza,
    enhorabuena.
    Besos
    Nacho

  8. No lo había leído antes, imperdonable siendo en Galicia. Me gusta, es inquietante y tiene ese punto tiernocrepuscular tan gallego de la morriña y la muerte. Y yo no veo sirenas, saca sirenas que ya cansan. Hasta aquí el comentario serio.

    Ahora la realidad, yo sí quiero hacer la pelota, redonda, desinflada, dura, blanda, de cuero, de goma , de plástico…y no ofrezco jamones, entrego mi cuerpo que es mucho más mejor.

    Besucazos.

  9. Hola Arantza, llego tarde y no te había leído. Buen texto de ambientación fantasmagórica que tanto te gusta o tan bien se te da, destacaría el uso del presente con ese toque de agilidad y la vuelta de tuerca en plan “los otros” final, y también suscribo las anotaciones de Nacho Rubio, no todo va a ser peloteo…. ja ja, besos desde euskadi a tierras galegas

  10. Gracias a todos, y sobre todo a Ignacio por sus correcciones. Se te va viendo cada vez más la vena de profe….Barlon no ofrezcas tu cuerpo. Ofréceme un relato que me deje sin respiración, que me haga llorar o reir o temblar….y ya está. Bueno, los jamones tambien ayudan, jajajaja.
    Besooooooooooooooo

  11. Hola, Arantza.

    No lo leí en su momento, es complicado hacerlo con todos, pero creo que es perfecto. Me gusta ese final con esa frase tan tierna “mi dulce Elisa”, para luego darnos el hachazo en el momento en que no percibimos los latidos de su corazón.
    Enhorabuena, artista.

    Un abrazo muy fuerte y aplausos a tu micro.

Dejar una respuesta