Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

OCT182. EL LADO OSCURO DEL HONOR, de Alfonso Carabias Antúnez.

Mientras ajusto yelmo y me enfundo los guanteletes escucho de fondo la algarabía del pueblo, mancillando un silencio engañoso en el que ella me mira mientras me armo.

Intento que no note que la estoy abrazando más fuerte que otras veces; mantengo el tono solemne al despedirme de mis hijos y monto al caballo comandando el ejército que defenderá la ciudadela.

Saludo obligado ante el rey y luego en las calles ante el pueblo, que nos despide con admiración y esperanza. Atravesamos las murallas ante la atenta mirada de los grajos que, apostados en las almenas, nos ven partir al campo de batalla.

Tras las montañas un relámpago ilumina las huestes enemigas, que se extienden hasta donde alcanza la vista. La desventaja ante ellos es de veinte a uno.

Algunos de los míos dejan escapar lágrimas ante lo que será el final de su camino. Si pudiera, yo también lo haría, pero eso es algo que el maldito honor tampoco me tiene permitido.

15 Respuestas

    1. La verdad Epífisis es que mi relato llega casi sobre la bocina. Me pareció una buena idea rendir homenaje a esos hombres que por honor murieon hace siglos en guerras producidas por causas que poco o ningun honor tenían.

      Saludos.

  1. Estos héroes, para quienes la honra puede más que la razón, son admirados pero no sé qué tienen que me escaman. ¿Son temerarios o audaces? Para mí que no son capaces de salvar a los suyos de la muerte y los arrojan al fuego con no sé qué pretexto.
    Un saludo
    JM

    1. Estoy de acuerdo contigo Juan Manuel. En nombre de causas injustamente llamadas honrrosas, mucha gente hizo locuras como morir en guerras o matar a seres tan inocentes como ellos.

      A mi también me escaman.

      Un abrazo.

    1. Me alegra que te haya gustado Ana; el mundo medieval siempre es un buen reclamo para un relato, y ademas el honor es algo a lo que se le daba mucha importancia entonces, quizá demasiada. De ahí la idea para el relato.

      Saludos.

  2. Yo creo Ana que el supuesto honor fue una de las armas que los reyes y mandatarios en al antigüedad usaban para enviar a guerras absurdas a millones de hombres inocentes a matarse entre ellos. De negarse probablemente serian perseguidos y muertos igualmente, pero eso si, sin honor.

    Un saludo.

  3. A mí también me ha evocado la figura del CID Campeador, y la escena de la muralla la he situado en Avila con todo lujo de detalles que mi imaginación y tus letras han aportado a mi ensoñación.

    Me gusta la novela histórica, y esta pieza la considero: difícil de ejecutar y difícil de ambientar. Por eso ¡vaya mi aplauso para tí!
    un beso Alfonso.

Dejar una respuesta