Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

OCT54. LA SONRISA DE JULIA, de Asunción Buendía Hervás (Asun)

Julia estaba esperando a que el semáforo se pusiera verde para los peatones, y en la espera pensaba. Últimamente pensaba muy a menudo lo mismo. Que ya no era joven, que había vivido intensamente todas las etapas de la vida, infancia feliz, adolescencia atormentada, juventud con amor y boda. Hijos sanos e independientes. Trabajaba con relativo éxito, y tenía cierta estabilidad económica. Así en esos tiempos muertos de espera, en los semáforos, o viendo pasar estaciones de metro, o simplemente cuando comía en silencio escuchando las noticias, en estos paréntesis vacíos pensaba: si me ocurriera algo y muriera no me importaría. Sus allegados la llorarían un poco, pero podrían seguir adelante con su vida.
Se preguntaba si era una suicida, pero sabía que no, ella no haría eso, pero si ocurriera algo…
El semáforo cambió, y se dispuso a cruzar. Pero se equivocó, había visto mal y aún seguía parpadeando en ámbar. El impacto fue impresionante. Julia no tuvo tiempo de comprender lo que pasaba, y su cuerpo quedó tendido varios metros más allá. Lesiones incompatibles con la vida, dirían mas tarde.
Sin embargo se adivinaba un inicio de sonrisa en sus labios.

30 Respuestas

  1. Asun, has escrito una historia muy entretenida. Ojalá que todas las personas al menos llegarían viejas como tu protagonista. Ella seguro que se ha ido en un mundo mejor por eso se le gravo al semblante esta sonrisa. Un fuerte abrazo, Sotirios.

    1. Gracias Sotirios, no se si es entretenida, a mi me da pena. Ella pensaba que ya no tenía nada que hacer en esta vida, y se dejó atropellar.
      Besos, querido amigo.

  2. Julia dejame decirte ¿no te daba pensar cosas bonitas? porque esos pensamientos te dejan tan ausente que puediste decir adios a la vida, cierto igual no te importaba, pero imagina que quedes viva pero con un monton desecuelas graves ¿como pensarias?.
    No quiero decir mas, pero piensalo. un abrazo

    1. Bueno esta Julia no existe, es ficción, y claro que podía pensar en cosas preciosas, pero a veces nuestra mente nos puede jugar malas pasadas y llevarnos por caminos oscuros y meternos en pozos sin retorno.
      Besos

  3. Hola, Asun.

    Triste, pero no irreal o descabellado. ¿Cuántas veces hay personas que se sienten así? Pues muchas, creo.

    Pobre Julia, quizá le hubiera bastado mirar a su alrededor para sentirse un poco menos desgraciada. En fin, que me ha gustado mucho porque la narrativa es dulce y sensible, por tanto, ¡¡¡felicidades!!!

    Un beso muy grande.

    1. Hola Towanda, hay ocasiones en las que no vemos la realidad que tenemos delante, sino la que cada uno percibe, y ella percibía que ya había hecho todo en la vida.
      Besos mi super amiga.

  4. Me ha llamado la atención el título ya que a medida que leía no parecía que tuviese muchos motivos para sonreir la mujer, un balance en positivo pero en pasado.
    Hasta ahora no recuerdo haber leido ningún relato que hable de la muerte accidental, aunque en este caso, sabes se me hace extraño el mezclar estos pensamientos con la situación del accidente, como un poco forzado…quizás, lo digo como crítica que intenta ser constructiva a ver qué te parece, y si en vez de ser pensamientos (tanto que se repite la palabra pensar) y si fuese algo relatado más asepticamente, come sola desde que los hijos se emanciparon, no sé, ordena las fotos donde se le ve con sus hijos de pequeños la primera comunión etc … el paso del tiempo y la soledad, el tener demasiado tiempo para darle vueltas a las cosas, espero que no me lo tomes a mal Asun, me gustan los comentarios que aportan algo además del “bonito” y “me gusta”, como sugerencia al autor… Abrazos, ya me dirás qué opinas…

    1. A mi también me gustan los comentarios que aportan algo, del tuyo saco la conlcusión de que realmente he repetido varias veces la palabra pensando, y quizá lo podía haber evitado.
      El título “la sonrisa de Julia”, cobra sentido en el final del relato.
      Y el resto creo que tu misma has captado la idea principal, ha pasado el tiempo y la protagonista tiene una crisis de identidad, de repente se ve vacía, ya no es necesaria para nadie. La causa es que ha vivido su vida volcada en los demás, hijos, marido, padres… y nunca tuvo tiempo para ella, por eso ahora que lo tiene no sabe que hacer.
      Gracias por tu comentario, que denota el interés con que leíste el relato.
      Un abrazo.

  5. Este relato refleja una situación bastante creíble, por lo menos en cuanto a la forma de hacer balance de una vida. Creo que muchas personas, llegando a cierta edad, lo hacen de una forma muy parecida . Ella, aunque se siente sola, se dice a si misma que no es una suicida, y realmente no lo ha sido, ya que el relato dice que se equivoca al interpretar el semáforo. Otra cosa es que vea la muerte con cierta resignación, sin dramatismo. Por eso la sonrisa como respuesta a la muerte. Me ha parecido un relato muy interesante como tema de reflexión. Felicidades, Asun. Un abrazo.

    1. Juana has sabido captar justo la esencia del relato, Julia es una persona que se siente perdida porque ha volcado su vida en los demás, y no tuvo tiempo para ella. Ahora sus hijos son mayores y no la necesitan y siente que nadie la necesita.
      Por eso casi se entrega a la muerte, aunque es un accidente, cabe preguntar si lo podía haber evitado.
      Un abrazo grande.

    1. Hola Bluess, el tema si podía dar para mucho, de hecho mi idea era hacer una situación de enredo, divertida e irónica. Pero estoy un pelín liada, y no he tenido tiempo, así que me quedé con este mcro.
      Un besote.

  6. Hola Asun, me gusta tu relato, ese sentimiento que padecen muchas personas de no sentirse útiles y necesitadas cuando han volcado su vida en los demás. Es un tema que daría para hablar mucho.
    Te mando un saludo y te deseo mucha suerte.
    Elena

    1. Maria Elena yo creo que sobre todo es una sensación común a las mujeres, ya que tradicionalmente somos las que mas no volcamos en los hijos, y en general en la familia, sin pensar en nosotras mismas.
      Si que efectivamente da para un buen debate.
      Recojo tu saludo y tu suerte, y te deseo lo mismo.

    1. Monte tal y como tu lo has percibido es como yo lo escribí, ella nunca se suicidaría, pero si ocurriera…, y a veces tanto pensar las cosas parece que las forzamos a pasar. Es como el que es pesimista, parece que siempre le pasan cosas malas, y el optimista al revés atrae lo bueno.
      Gracias por tu lectura y la suerte.
      Un abrazo.

  7. Hola Asun, este relato nos lleva de la tristeza de una vida que para ella está acabada, aún viviendo, a una sonrisa que la muerte ha dejado en sus labios, como si pasara a mejor vida(y nunca mejor dicho). Entre el pensar y el actuar a veces solo transcurren unos minutos, segundos, y eso es lo que le pasó a la protagonista: se debatía entre el querer abandonarlo todo y el seguir, finalmente es el destino, sin forzarlo, el que decide llevársela.
    Me gusta ese final, esa resolución sin intención.

    Un beso
    Suerte

    Rosa.

  8. Asun, un placer conocerte y charlar contigo, y mira que sí nos hemos cruzado comentarios en ENTC, para luego descubrir que compartimos amistades además de afición. Fue una lástima que acabara tan pronto, justo cuando empezabas a ser dicharachera (con el permiso de Saly), así que queda pendiente una tertulia más reducida con Towanda como testigo. Y tu relato muestra una persona que satisfecha con la vida cree que ya puede morirse tranquila. Lástima que sea aún joven (aún está currando), y también lástima que no nos eduquen para saber cuál debe ser el final. Tu relato, bien narrado, quizás pierde fuerza a ser tan explicito, pero vamos, que es cuestión de gustos. Un abrazo y suerte en la muerte fin de mes.

    1. Querido Ximens, para mi también fue estupendo conoceros. Y no te preocupes que habrá mas ocasiones, si Towanda me lleva, pues ella me arrastra a los eventos. Y me divirtió especialmente Saly, me encantó su no parar de hablar.
      Respecto al relato es una situación muy corriente, ese vacío que se siente cuando tu vida ha girado en torno a los demás, y ellos ya no te necesitan.
      Un abrazo grande.

  9. Asun, campanilla. Encantada de haberte conocido. Esto no es una reunión de amigos, pero parece que acabará siéndolo… (y yo que me alegro!!!). Ahora que nos conocemos (y me pareciste una buena persona, de la clase de gente que a mí me gusta. jajaja), debemos repetir quedadas, yo me apunto.
    Esa sonrisa de Julia… tal vez no sea intencionada (suicida), pero parece que inconscientemente iba buscando un final parecido, ¿no? Una idea obsesiva la de Julia: la muerte. Me ha gustado la ausencia de dramatismo. Morir con una sonrisa debe de ser muy deseable: una muerte dulce o deseada.

    Lo dicho: hasta la próxima.
    Un besoooo, Asún.

    (me ha costado encontrarte)

    1. Ay gracias Amparo/Petra Acero. A mi también me gustó muchísimo conocerte, y comprobar que esa sonrisa tuya es aún mas cordial en persona.
      Seguro que coincidiremos en mas sitios, yo suelo ir de la mano de Towanda, ya que soy mas nueva en este mundillo.
      Respecto al relato, es un poco triste, pero el tema lo pedía.

      Lo dicho un verdadero placer y con ganas de conversar mas.
      Un beso grande.

    1. Isabel tienes razón, esta Julia estaba desubicada y perdida y no tuvo la paciencia de esperar a ver que la vida le tenía que ofrecer mucho aún.
      Gracias por la suerte y lo mismo te deseo.
      Besos

Dejar una respuesta