Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

70. Olimpia (Mª Asunción Buendía)

Olimpia se deja acomodar feliz en el autobús. No para de enseñar la medalla al resto de viajeros, algunos ya la conocen y la saludan complacidos, otros con mal disimulo le dirigen una sonrisa forzada y evitan el metal lleno de babas. De vez en cuando mira a su madre y le hace volar una mueca de beso, con la mirada torcida y una risilla de medio lado. Entonces a ella el orgullo se le desborda por los ojos, la pena también. Un día más en ese bucle interminable, vuelven a casa después de que Olimpia consiguiera de nuevo batir su récord. Esta vez ha logrado bracear las tres cuartas partes de la piscina, entre continuos amagos de desaparecer bajo el agua y el esfuerzo sobrehumano para no bajar de la grada y ahorrar a su hija ese sufrimiento.

Ya caída la noche Olimpia aferrada a su medalla, se duerme agotada. Su madre se la quita muy despacio, la limpia un poco y la vuelve a meter en la mochila, para que al día siguiente la reciba como si fuera la primera vez.

23 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Nos muestras, con sensibilidad, en esta sencilla historia hasta donde puede llegar el amor de una madre protegiendo la inocencia de su hija. Si Olimpia se acuesta agotada, cómo lo hará esa madre. Y así, día tras día, pero, seguramente, recompensada por las sonrisas y los besos de Olimpia y obviando las dificultades. Enhorabuena y suerte. saludos.

  2. Hola, Asun.
    Medalla de oro para esos luchadores anónimos y aplausos y laureles para esa familia que hacen que los sueños de los suyos se conviertan en realidades.
    Qué emotivo, a mí me ha hecho diana en la patata. No sé si eso es un premio, pero lo que emociona a otros creo que ya lo es en sí mismo.
    Un abazo grandísimo y suerte.

  3. María Jesús Briones

    Preciosa historia sentimental y con mucho fondo.
    Me ha gustado la presentación que has hecho de la madre, y el amor tan especial que tiene por su hija descapacitada.

    Te confesaré una cosa. Mi relato se titulaba “Olimpia” como la prota, pero al ver el tuyo he tenido que cambiarlo por “ORO”.
    Suerte con Olimpia y un besito virtual

  4. Muchos deportistas olímpicos son casi niños que se convierten en adultos sin saber como, de ahí que sus madres les acompañen y sufran en las gradas los sinsabores del triunfo.
    Un saludo Asun y suerte en esta convocatoria.

  5. Margarita del Brezo

    Toda una carrera de obstáculos y consigues que parezca un paseo.
    Sencillo, delicado, emotivo.
    Un saludo, Mª Asunción, y suerte.

  6. MªBelén

    Una tierna y delicada historia que la abordas de manera sencilla y preciosa. Héroes sin duda, los que con limitaciones consiguen cada día una nueva medalla por su esfuerzo. Madre incondicional siempre.
    Me encanta Asunción. Mucha suerte bonita.
    Un beso.

  7. Una medalla de oro para esa mamá que, cada día, hace que su niña se sienta especial pero en el buen sentido, pese a todo y pese a todos. Las niñas “especiales” (mi sobrina Isabella, por ejemplo), son un regalo que nos da la vida.

    Muy conmovedora tu Olimpia, ASUNCIÓN.

    Cariños,
    Mariángeles

  8. Salvador Esteve

    Emotivo y gran relato que nos sumerge en una historia de amor y ternura, y en la lejanía, gentes que esbozan sentimientos de empatía y rechazo, retratando al ser humano en todo su espectro. Muy bueno, Asun. Abrazos.

  9. Hay medallas que tienen más valor que el oro olímpico. Un relato tierno y a la vez combativo, que pretende hacer visibles esos pequeños-grandes logros. Además está muy bien construido. En fin, una gozada de lectura.
    Suerte y felicidades,

Dejar una respuesta