Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

10. ¡Socorro!

Un motorista circula temerariamente por la nacional adelantando a los coches con los que se topa, hasta que, en un error de cálculo al volver al carril de la derecha, sufre una colisión frontolateral que le acarrea salir volando por los aires y sufrir un impacto mortal contra el asfalto. El vehículo del siniestro solo sufre algún arañazo y el conductor, que iba ebrio, ha salido ileso. No se le ha accionado el airbag, por lo que puede acelerar y huir del accidente. Por otro lado, el coche que circulaba por el carril de la moto, que lo ha contemplado todo y viaja en familia, pisa a fondo sin preocuparse del estado de la única víctima. No quiere problemas ni mucho menos perder tiempo de sus merecidas vacaciones en nimiedades que no son de su incumbencia. Cuando ya solo queda el motorista fallecido sobre la carretera, este, de repente, levanta la cabeza, mira a izquierda y derecha y, asegurándose de que no hay testigos, sube a la moto, arranca y huye escopetado. El muerto sabe que no dispone de seguro de decesos. Y, con lo prohibitivos que están los funerales, como para pagar también la multa por conducir sin casco.

26 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Tres personajes, cada uno con su viaje particular, pero unidos en la misma carretera. Cada uno es esclavo de su propio egoísmo. Todos ellos incumplen de forma grave alguna norma de obligado respeto. El sentido práctico se impone sobre la debida obligación y ese trío continúa su camino para evitarse molestias, lo sorprendente es que el muerto también lo hace.
    Situaciones que convergen, contadas con eficacia y detalle; formas de actuar dominadas por una psicología egoísta común a los tres personajes en un relato muy bien ensamblado.
    Un abrazo, Lorenzo. Suerte

  2. Salvador Esteve

    Ja, ja, ja. Lorenzo estás creando escuela con esa ironía mágica que nos regalas en cada relato. Este es genial, y además, diseccionas el comportamiento humano. Abrazos y suerte.

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    Jopé, esto es como lo de Pilla el dinero y corre pero cambiado a Corre, que te pillan el dinero. Nos haces ver como el común de los mortales prefiere evitarse problemas y sus consecuencias aunque seamos nosotros los causantes. Menos mal que por ahí debe quedar alguna persona, viva o muerta, que cumpla con sus obligaciones cívicas sin pensar solo en sus intereses. Suerte, Lorenzo. Saludos.

  4. Hola, Loren,

    Un micro frenético, pero que narra el mal que nos aqueja a todos los habitantes del siglo XXI (y me incluyo): el ir a nuestra bola sin importarnos el de al lado.
    Qué ironía tienen tus personajes y qué bien labrada está la historia. Me encanta esta frase: “No quiere problemas ni mucho menos perder tiempo de sus merecidas vacaciones en nimiedades que no son de su incumbencia”.

    En fin, que me encanta.
    Unos abrazos y suerte, precioso.

    1. Sí busqué un final sorprendente, pero también es un dilema que tengo, ¿son buenos los relatos que sin el final no hay relato? A ver si algún teórico del género me resuelve esta duda.
      Muchas gracias, Calamanda, siempre tan atenta conmigo.

  5. María José

    Lorenzo, no sé si llorar o reír… Así llevo un rato. Para mí que mejor me den en la espalda a ver si me decido por una cosa u otra… Mientras ocurre esto último me voy a ir echando unas carcajadas; aunque sí que es cierto que esa falta de humanidad da miedo. Muy ingenioso. Un abrazo y suerte.

  6. Blanca Oteiza

    Lorenzo, qué tres personajes tan distintos nos muestras en tu relato, cada uno con su imprudencia o falta.
    El final sorprendente, mejor salir corriendo que caer muerto.
    Saludos

  7. María Posadillo

    Una historia bien narrada que muestra, en todo su esplendor, el poco respeto a la vida ajena. Una cruda realidad con la que el autor juega magistralmente, hasta ese giro final lleno de ironía. Y es que son tiempos duros para tener una accidente, pues uno ya no tiene narices de morirse.

  8. Lo más triste es pensar que el caso descrito se habrá dado en más de una ocasión, aunque sin la parte que nos pone una sonrisa por el inesperado final.
    Como quien no quiere la cosa, dejas tema para meditar (la deshumanización y el egoísmo imperante) pero a la vez consigues que nos quedemos con ese buen humor por lo que no puede ser y además es imposible, narrado como lo más normal del mundo. Bravo.
    Saludos!
    Carme.

  9. Increíble e impresionante Lorenzo. Me has hecho pensar, lo sabes? La falta de ética de los pasajeros, la irresponsabilidad, la falta a veces de dinero o la poca seguridad que nos provocamos a nosotros mismos, en fin… Tu relato es magnífico y te deseo mucha suerte.
    Besicos muchos.

Dejar una respuesta