Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

93. ORÁCULO (Rafa Olivares)

A esa difícil edad de los catorce los padres de Zoilo empezaron a preocuparse por su futuro; si valdría para los estudios, para los negocios, para ganarse la vida por sí solo, …

Fue una tarde de tormenta cuando decidieron ir a preguntarle al patriarca, Manuel Vargas, anciano, sabio y prudente, quien, cual oráculo de la antigua Grecia y observando circunspecto al chico, escueto y solemne sentenció “El muchacho tiene madera”.

Volvieron los tres empapados y los padres, además, aliviados, complacidos y confiados por lo que el mañana parecía reservar a su único hijo.

Y algo de razón debía de tener el viejo, por cuanto que, cada vez que el chaval se rascaba la cabeza, quedaban entre sus uñas algunos restos de serrín.

54 Respuestas

  1. … te decía: que tenía madera el chico. ¡Qué buen final Rafa, me ha encantado!! y además, no se me quita la sonrisa que me has provocado, jejej. Mucha suerte y felicidades.
    Besicos muchos.

  2. Ángel Saiz Mora

    Lo importante es que los padres ya están más tranquilos respecto a las capacidades de su retoño Que suerte poder consultar una mente clarividente capaz de vislumbrar el futuro y las supuestas cualidades de cada uno. Algo se podrá hacer con ese serrín que le brota de forma tan natural, seguro que está ahí por algo.
    Humor y amor de padres a hijo en este simpático relato.
    Un saludo

  3. Juan Antonio

    Ja ja ja… ¡qué bueno!. Gran relato. Supongo que ya era tu intención, pero te ha quedado cómico y simpático a partes iguales. Muy bueno. Suerte. 🙂

  4. Me ha encantado el guiño humorístico del final inesperado. Pero me parece muy simbólico también el oráculo que vale para detectar el futuro de nuestros hijos, y la respuesta ambigua que los padres interpretan barriendo para casa….¡y mira luego!
    qué divertido…Reyes

  5. Virtudes Torres

    ¿No sería Pinocho?
    Un poquito zoquete es el Oráculo clarividente. Yo le recomendaría que fuera a ver a un oftalmólogo.
    Rafa tienes el don (y no es que yo sea adivina) de poner una sonrisa con tus relatos.
    Me encanta. Besos

  6. Aurora Royo

    Rafa, este sobrino-nieto de D. Oscar, pues ahora que llegan las elecciones… ¡más madera, digo serrín!, seguro que saca algún escaño.

    Abrazo.

      1. Aurora Royo

        Ay, Rafa, Don Oscar ha quedado en mi memoria y mi corazón para siempre jamás. Ese es un cuento que contaré a mis nietos, con tu permiso, y este de Zoilo, moraleja incluida, yo creo que también.

        1. Aurora, tienes cedidos todos los derechos de difusión de ambos. Imagínate que un día uno de tus nietos le habla de don Óscar o de Zoilo a uno de los míos,… Demasiado Lío ¿no?
          Gracias y abrazos.

  7. Salvador Esteve

    Rafa, seamos prácticos, basta de hacer leña del árbol caído, jajaja, siempre podrá dedicarse a la política. Fresco, irónico y divertido. Abrazos.

  8. María Elena Sánchez Álvarez

    Rafa, que divertido tu relato con ese final sorprendente, me ha gustado mucho.
    La verdad, es que lo tienen crudo esos padres con este muchacho.
    Un saludo y suerte

  9. María Rojas

    Un relato original y divertido para que más en este mes de lluvias tormentosas.

    Un relato original y divertido. Que más se puede pedir en un mes de
    lluvias tormentosas.
    Abrazos.

  10. Como te decía en tu olla de potaje, el serrín y remojao, siempre servirá para criar setas al menos ;). Pobre como le entraran piojos, iba a perder la cabeza de tanto rascarse. Divertido, Rafa. Un abrazo.

  11. calamanda

    Rafa, puede ser el cuento perfecto para leer a un niño y que este lo termine con su imaginación. Bien contado y divertido. Suerte y saludos

  12. Ya se ha vuelto a escapar Pinocho del frenopático…pasaaa…Uhmm, aquí, en Galicia, al serrín ese le llamamos caspa. la tormenta un poco traída por los pelos pero el cuento está simpático. Seguro que para ocultarse se colgaba de un árbol y se quedaba quieto.

    Abracísimos, Rafa.

  13. Hola Rafa, hablando de “poner”, a mí este relato tan simpático me pone…me pone la sonrisa de oreja a oreja. Me encanta cómo lo has redactado: sencillo pero directo y con su gracia.

    Un saludo
    Rosa

  14. Hola Rafa, muy divertido este relato, pero también muy serio, bien contado.
    Parece ser que la alimentación de los chicos de hoy les acumula todo ese aserrín en la cabeza. He leído que en algunos productos en la etiqueta se lee que contienen celulosa pero en realidad lo que contienen es aserrín.

    Saludos.

    P.S.
    “Queso rallado elaborado a base de celulosa
    El queso para gratinar o rallado está fabricado con celulosa refinada, que se utiliza para evitar que se vuelva a convertir en una masa compacta una vez en la bolsa. La celulosa es un aditivo alimentario permitido y bastante generalizado, aunque su uso más frecuente es en los helados. La celulosa se confecciona a partir de fibras vegetales descompuestas, entre las que se incluye principalmente el serrín de la madera. Y es en este punto donde está la trampa, ya que en las etiquetas se referencia la celulosa como ‘aditivo natural’ o, peor aún, ‘aditivo ecológico’, lo que no es exactamente sinónimo de saludable.”
    Fuente: http://misiongaia.blogspot.com/2013/06/los-alimentos-contienen-aserrin-o.ht

  15. Hablando de serrín, hecho de menos el que echaban en los bares de antaño, cuando no éramos tan higiénicamente escrupulosos. De vez en cuando salía el tasquero con la escoba y se llevaba el serrín del suleo junto a las cáscaras de gambas, cacahuetes y bivalbos. En cuanto al relato, es muy ocurrente, con ese toque étnico y esa proximidad al mundo de la fantasía, además de la comicidad que destila.

    1. Tienes razón. Cuando estabas en una ciudad desconocida, para reducir el margen de error al elegir el bar en el que entrabas, se miraba previamente al suelo para ver si tenía serrín. Si no, malo, malo, ….
      Gracias por tus comentarios, Antonio.
      Un abrazo.

  16. Jajaja! que bueno! Los padres volverían empapados pero el oráculo no se moja eh! dice que el chiquillo tiene madera y deja que los padres (el amor de padres también es ciego) haga el resto.
    Suerte y un abrazo

    1. Hola Anna. Las profecías de los oráculos siempre son ambiguas para que, pase lo que pase, pueda haber una interpretación que confirme el acierto. Mientras no se sabe el resultado cada cual arrima el ascua a su sardina.
      Abrazos,

  17. Antonia

    Me ha divertido mucho tu final. Tiene mucha gracia esa visión del muchacho sacando madera del coco. Quizás sea hermano de Pinocho. Le has dado la vuelta a una historia muy doméstica y has pasado de la preocupación de los padres y la sabiduría del anciano a lo literal.
    Suerte y abrazo.

Dejar una respuesta