Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

90. ORBITAS DIVERGENTES

Viajábamos sobre la curva espacio tiempo y girábamos alrededor de nuestro eje imaginario. Yo era simple, un asteroide de órbita única; ella era una estrella enana. Tenía la facultad de poder cambiar de órbita voluntariamente. A veces las elegía cerradas, circulares o elípticas, pero cuando se le antojaba, las cambiaba por otras abiertas con trayectorias hiperbólicas o parabólicas.

Muchas veces los caprichos gravitacionales nos aproximaban. Entonces reíamos a carcajadas, lo pasábamos genial, nos insultábamos mirándonos a la corteza: ¡¡asteripollas!!, ¡¡mameluco cósmico!!, ¡¡mentecato orbital!!!!, pero era sin malicia, solo para desorbitarnos de risa.

Un día las leyes cósmicas dieron un giro inesperado y se descabalaron las órbitas. A mí me sentó fatal, porque pensé que lo había hecho voluntariamente, que ya no quería coincidir en el espacio ni en el tiempo conmigo. Le mandé un mensaje en un meteoroide recriminador y ella me respondió lanzándome un manojo de estrellas fugaces cabreadas.

No sé el tiempo que llevamos sin coincidir, aquí todo es relativo. Solo sé que ella cambió de trayectoria y ahora explora nuevos mundos. En mi tristeza, solo espero que alguna vez pase lo suficientemente cerca como para poder gritarle de nuevo: ¡¡mameluca cósmica!!, ¡¡Asteripollas!!, Estrellita Castro!!!!

37 Respuestas

  1. Ton Pedraz

    Me encantó tu relato Miguel Ángel. Magnífico ejercicio de ingenio. Quién no ha tenido, en su vida, un affaire con una estrella enana como la que nos describes, junto a la que nos encantaba orbitar. Y el remate con Estrellita Castro. ¡Buenísimo!
    Mucha suerte.
    Ton.

  2. Ana Fúster

    Muy ingenioso y divertido el relato. Mira que se le queda a uno cara de tonto cuando se descabalan las órbitas así sin esperarlo. Me ha encantado lo del meteoroide recriminador, lo del manojo de estrellas fugaces cabreadas y lo de asteripollas (debería estar en el DRAE, mucho mejor que almóndiga, papichulo y, desde luego, que amigovio). De acuerdo con Ton en lo de Estrellita Castro. Besos y suerte.

    1. Miguel Angel Paez

      Muchas gracias Ana, jajaja pero es que almóndiga es sublime e irremplazable. Pero habrá que hacer un hueco a este término para describir a un tonto espacial 😉

  3. Flopez

    Añade una “orbita bolivariana” para cuando tengas que radicalizar postura, que ahora se lleva mucho en nuestra arena politica.
    Muy bueno, ameno y gracioso…….
    Suerte maestro

  4. José Luis Ramírez

    Muy bueno Miguel Angel, original, gracioso y conciso.
    Nunca pensé que los asteroides y las estrellitas enanas, tuvieran esa clase de relaciones.
    Ya nos contarás si al final la cosa acaba en boda galáctica, o siguen orbitando cada uno por su lado, porque esta historia no parece terminar aquí.

  5. José Vicente. BLUESS

    Divertidísimo e ingenioso Miguel Ángel.Prometía el rollito eh,les encantaría ver las estrellas,castro o pantojas,juntas.
    Un saludo.

  6. Hola, Miguel Ángel.
    Guau, divertido y hasta con lenguaje propio como el gran Cortázar.
    Y es que el amor no conoce fronteras y en cualquier lugar donde se encuentren dos personas que se atraigan pueden saltar chispas.
    Un abrazo y suerte.

  7. Eva

    Precioso relato. Muy humano, muy sensible, muy de cada dia, muy de todos nodotros.Hay estrellas enanas que con el tiempo se apagan, no saben crecer. Otras en cambio empiezan siendo enanas y terminan brillando más que el sol. Esperemos leer más relatos tuyos en este espacio.

  8. Eduardo Iáñez

    Ingenio a raudales y un lenguaje divertido para un planteamiento inesperado del tema. Se ve que el espacio-tiempo da para mucho. Suerte para esta divertida divergencia, y a ver si se produce la convergencia de nuevo. Saludos.

  9. El lobo

    Genial Miguel.
    Ya nunca miraré igual el cielo. Ahora será como mirar un patio de vecindad, la de cotilleos que se pueden encontrar.
    Un abrazo

    1. Miguel Angel Paez

      Pena que no haya un poquito más de hueco para que pudieras seguir seguir disfrutando… los micros dan placer, pero de corta duración

  10. Carmen

    Estupendo relato y estupenda historia.
    Cada vez que me acerco a esta página descubro el mucho talento literario que existe.
    Mucha suerte, Miguel Angel

  11. ¡Qué bonito!, triste, pero bonito. Me llevas a aquellos amores de distinta clase social, tan románticos, tan irrepetibles, tan prohibidos. Relato muy simpático e ingenioso, al libro directo.

Dejar una respuesta