Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

72. ORO (María Jesús Briones Arreba

Su padre fue un campeón, su madre un capricho. Cuando nació, Olimpia buscaba la mama que la uniría a la vida. En su lugar manaban litros de leche de una masa elástica con sabor a carburante vacuno.

Crecía junto al entrenador físico. Carreras, saltos y cabriolas dignos del mejor bailarín conducirían a Olimpia a ese río, que los medios no dejaban de mencionar.

Después de conocer la furia, mareas y mareos del Océano, el mar desembocó en aquel Río, y Olimpia, en la ciudad engalanada para el evento de los cinco círculos. Aros, como esposas, le recordaron su falta de libertad.

– Más alto, más rápido, menos tiempo.

Sentía el peso en sus caderas, el sudor en su piel alba y una fatiga creciente que oprimía sus pulmones, mientras su melena, recogida en coleta, se balanceaba al viento, elevándose en el espacio como una imagen Daliniana.

El Aforo era un clamor. Había logrado el oro.

En el Pódium, formando bloque con su jinete, Olimpia cayó reventada entre relinchos.

31 Respuestas

  1. Hola M Jesús siento haber coincidido contigo en el nombre de nuestras protagonistas. Tenía dos relatos escritos y no me decidía pir cual mandar. Si me hubiera decidido por el otro no hubiera ocurrido esto.
    Tu relato es muy bueno y bos hace ver que detrás de algunos éxitos hay verdaderos dramas personales.
    Además haces gala de un lenguaje rico y cuidado.
    Felicidades y mucha suerte axtu Olimpia.

    1. María Jesús Briones

      Tranquila Asunción, estas cosas pasan y más a menudo de lo que pensamos.
      El que llega primero, es quien ostenta los derechos.
      Gracias por tu generoso comentario.
      Besito virtual.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Preparada desde su nacimiento para conseguir alcanzar el fin marcado por otros. Ejercicios constantes, sudores, sufrimientos, castigos… ¿Para qué? Para que, a costa de su vida, otros se lleven la gloria. Triste, muy triste, pero real. Enhorabuena y suerte. Saludos.

  3. Hola, María Jesús.
    La cara menos amable del deporte olímpico, pero que también se debe conocer: sl esfuerzo elevado al límite, la presión de los entrenadores o los propios padres y el dolor de la renuncia a la niñez (eso me lo he inventado yo recordando a Nadia Comaneci).
    Un abrazo, guapa y suertísima.

  4. Jerónimo Hernández de Castro

    Me ha gustado mucho . La sorpresa amarga del final cierra el relato en un giro inesperado. Enhorabuena y suerte

  5. María Rojas

    Así es María Jesús. Ser campeón requiere muchos, muchos sacrificios.
    Buen relato y el final también me sorprende.
    Abrazos marinos y suerte.

  6. Cristina Aguas

    Original y exquisitamente narrado. Otro planteamiento, no es la gloria, es el precio que hay que pagar por el éxito, ya seas una yegua o un humano. ¿Merece la pena?. Sin duda, pero hay que ser muy valiente. Suerte y un saludo.

  7. María Jesús Briones

    Me siento muy orgullosa por el comentario que me haces, Ana, y que mis escritos te llamen la atención, es la verdadera suerte.
    Besito virtual.

  8. María

    Oh, qué terrible desenlace, María. Así sucede. Pobre caballito y pobre jinete porque ya no le han de haber sabido a gloria los premios que conlleva el oro. Ni hablar. Igual es en la vida de la gente. Un abrazo. Me gustó mucho. ¡Felicidades!

  9. Algo raro notaba la principio, me daba la sensación de que no era una persona, y claro, al final se descubre que era cierto, hípica. El gustazo de releerlo ya con las claves desveladas. Y cierto, esa sobreexplotación del esfuerzo que hace reventar a muchos atletas, caballo y no. Me ha gustado. Suerte.

  10. Salvador Esteve

    El esfuerzo titánico en los límites de lo humano, buscando la gloria y el “dorado”. Pero el animal no entiende de ego y de triunfos, y su vida ha sido programada antinatura. Gran relato, María Jesús, que nos obliga a la reflexión de nuestra relación con los animales y el precio del éxito. Abrazos.

  11. javier palanca

    Dos temas veo y los dos muy interesantes para discutir. Por un lado ese sobreesfuerzo tal vez ilógico en general y por otro la utilización de animales, evidentemente sin consultarles.
    Está muy bien.
    Abrazos

    1. María Jesús Briones

      Edita: Resulta que esá todo inventado. La diferencia radica en el punto de vista, y vistas hay tantas como personas.
      Besito virtual y hasta la próxima.

Dejar una respuesta