Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

80. Pacto de silencio (Luisa Rodríguez)

Aunque solo éramos tres, nos gustaba jugar a Los Cinco. A mí me llamaban el Monstruo de las Galletas. Mi hermana, alegre y cándida, estuvo encantada de ser Heidi hasta que la pubertad asomó a su cuerpo y empezó a renegar de todo lo que tuviese un tufo infantil. Sin embargo, a nuestro primo Adrián siempre le enfureció que lo rebautizasen como Pipi Calzaslargas, a pesar de que nadie tenía la culpa de que fuera el único pelirrojo del colegio. Nosotros, por si acaso,  nos cuidábamos mucho de provocarlo.

Decidimos ampliar el grupo cuando nos prendamos del san bernardo del nuevo vecino de los abuelos. Adrián, con la autoridad que le daba ser el mayor, lo planificó todo. Pero no tuvo en cuenta que el perro, por más que nos empeñásemos, no atendía al nombre de Niebla, que la puerta del cobertizo se quedaría bloqueada con los cuatro dentro y, menos aún, que yo iba a atascar la claraboya, nuestra única vía de escape.

Peor fue cuando, después de una interminable noche allí encerrados, un chirrido de bisagras anunció la entrada de aquel hombre. Heidi, fiel a nuestro pacto, respondió a su siniestra mirada:

―Pipi no fue.

 

 

 

7 Respuestas

  1. Beto Monte Ros

    Me gusta el final abierto de este microrrelato, no se sabe las intenciones de ese hombre que entra al cobertizo, después de ellos haber pasado allí una noche, encerrados. ¡Suerte!
    Saludos.

  2. Luisa Rodríguez G. Novelúa

    Lourdes, Edita, Lorenzo, Beto, Juan Antonio, Calamanda, muchas gracias por comentar mi historia, con sabor a infancia, aunque quizá no demasiado dulce. Depende de cómo interpretemos el final. Puede ser muy duro o, simplemente, el desenlace de una trastada. Un abrazo.

Dejar una respuesta