Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

83. PÁGINA NEGRA (Carles Quílez)

El mar que lamía su aldea se había convertido en un vaivén en su barriguita. Sobre su cabeza, en lugar de cielo, sólo había un pequeño cuadrado. Azul significaba día. Negro, la noche oscura.

La vieja Mangá había soñado que un monstruo de madera, lleno de hombres pálidos, arribaría un día a la playa y les arrebataría la libertad. Nadie la creyó y ahora todo su pueblo yacía en la panza del monstruo.

El cuadradito se abrió repentinamente y un jirón de aire limpio le acarició los pulmones. Hubiera gritado de alegría si no fuera porque el hombre pálido de la cruz bajó por la escalera. Cerró los ojos e imploró al Padre Océano que la librara de él. Todavía recordaba el fuego que le metió entre las piernas. Y la sangre. Y al pensar en ello, el vaivén de su barriga creció como una montaña.

El hombre fue hacia ella, pero esta vez sólo le mojó la cabeza con agua y trazó una cruz sobre su frente. Entonces, el mar se agitó y el hombre cayó al suelo. Mangá se abalanzó sobre él y le golpeó la cabeza con sus propias cadenas. Sangre por sangre.

Padre Océano había escuchado.

40 Respuestas

  1. Qué pena que algunos seres creyéndose en posesión de la verdad, mantengan presionaras y esclavas a otros personas que creen inferiores. Es muy bonito tu relato, a la vez de triste.
    Suerte.
    Besicos muchos.

  2. Carles, has escrito un micro para enmarcar… aunque los impresentables, no se lo merezcan, con qué sutileza lo has contado, la religión, los atropellos, la esclavitud. Le has dedicado una Página a la Leyenda Negra del hombre blanco.
    A este micro le deseo yo también, una página de las buenas, por ejemplo, en el libro de este privilegiado lugar.
    ¡ENHORABUENA!
    Un abrazo.

  3. Ángel Saiz Mora

    Un texto lleno de fuerza, bajo el fondo de una de las páginas más vergonzosas de la Humanidad, perfectamente sintetizado en el título. Una historia no exenta de crudeza pero narrada con sensibilidad y buen hacer, con ese Padre Océano como último clavo al que aferrarse en medio de la desesperación y la injusticia. Personas tratadas como ganado, a las que, en un ejercicio de hipocresía, se las trata de vestir de una capa de religiosidad mal entendida, que quizá no sea más que otra forma de sometimiento.
    Muy buen relato, Carles. Me alegro de que tras tres días el sistema haya permitido comentar. Es lo que tienen las cosas modernas.
    Un abrazo y buena suerte

  4. Gracias por tu comentario, Ängel. Tus reflexiones siempre son enriquecedoras. Me alegro de que estés ahí.

    En cuanto a la crudeza del relato, aunque ésta estaba intrínseca en el tema, me ha parecido oportuno tratar la cuestión de frente, sin apartar la mirada.

    Sobre el tema informático, en realidad fui yo quien estuve trasteando por el blog y desconecté los comentarios. La suerte es que Rosy Val me ha avisado esta mañana (Gracias, Rosy).

    Recibe un abrazo mayúsuculo.

  5. María Jesús Briones

    Este micro, lleva tu sello desde la primera línea.
    Impresiona la forma que has elegido para narrarlo. El cierre de “Padre Océano había escuchado”, me parece un acierto, para condensar la historia.
    Felicitaciones, Carles.

  6. Con un gran título, desmenuzas magistralmente la tragedia de quien no entiende lo que pasa, el sufrimiento sentido bajo la piel, donde no hay colores, cuando la codicia y el desprecio se apropian a bocajarro de vidas que no les pertenecen.
    Es curioso que los ‘hombres pálidos’ temiéramos antaño lo que el mar pudiera albergar más allá del horizonte y que acabaran siendo ellos mismos el terror que desembarcaba en tierras de otros hombres.
    Un grandísimo relato, Carles. Enhorabuena.
    Un abrazo.

  7. Gloria Arcos Lado

    Todo un tratado de historia condensado en unas pequeñas líneas que nos hacen avergonzarnos del pasado.
    Enhorabuena por tu maestría. Un saludo. Gloria

    1. Es que realmente el hombre blanco, el conquistador, el elegido de Dios, ha obrado de forma muy cruel a lo largo de la historia y quizás no debiera extrañarnos tanto la manera en la que algunos tratan a los demás. Quizás solo han refinado las formas.
      Besos, Gloria.

  8. javier palanca

    Está estupendo, Carles. A mi me gusta bastante cuando en los relatos lanzamos cuestiones sociales y nos posicionamos ante hechos injustificables, colocándonos al lado de los que padecen.
    Por otro lado, desde el punto de vista literario, el primer párrafo me parece de lujo, genial.
    Abrazos

  9. Hola Carles,
    Efectivamente, una página demasiado negra. El abuso de poder. El hombre esclavizando al hombre, en este caso a la mujer y un océano que parece que entiende de justicia y me alegro.
    Fascinante, Carles. Si yo fuera jurado, este sería uno de mis favoritos.
    Abrazísimos y suerte.

  10. Ton

    Hola Carles.
    Magnífico relato, al que has extirpado de tapujos superfluos. Crudo, como las circunstancias que tratas, para que nunca olvidemos que hubo momentos en los que no parecimos seres humanos.
    Me gustó mucho. Suerte.
    Ton.

  11. MªBelén

    Cuando la esclavitud, la condena en vida y los actos deleznables, siempre ocultos en la oscuridad, al final ven la luz, podemos apreciar la barbarie de la humanidad, esa página negra que nos salpica al remordimiento de pertenecer a su misma especie.
    Y tú has conseguido con una gran maestría contarnos todo ello y hacernos sentir en ese cuadradito carente de libertad.
    Gran relato, con fuerza e historia.
    Un beso grande Carles. Mucha suerte.

  12. Salvador Esteve

    El océano como testigo de un episodio ignominioso del ser humano, la esclavitud, aún vigente en muchos lugares de nuestro mundo. Has sabido transmitir una historia visceral en lo emocional, que nos deja un sentimiento desgarrador, de unos seres que se sintieron abandonados por la vida y que, poco a poco, fueron obligados a perder la fe en sí mismos. Genial relato, Carles. Abrazos y mucha suerte.

  13. Estupendisima historia Carles, la conquista u opresión vista desde el otro lado. Me ha gustado mucho la verdad y deja al descubierto la monstruosidad católica que aun hoy da zarpazos destructivos.
    Saludos y mucha suerte.

  14. Una de las muchas páginas negras que tiene la historia, que muchas veces se viste con un halo de esplendor que olvida el sufrimiento de los pobres pueblos “descubiertos”.
    Buena historia, muy bien narrada, con poderosas imágenes (pequeño cuadrado, monstruo de madera, hombre pálido de la cruz, … ) y fantástica la aparición del Padre Océano.
    Un petó.

  15. Enrique

    Pocas veces una reacción violenta es tan legítima como la que nos cuentas aquí de esa manera tan magistral. Qué bien te has metido en la mente y los sentimientos del personaje y que bonita forma de pintarnos las escena, como con viñetas de cómic, a mi parecer, y en blanco y negro por supuesto.
    Gran relato, Carles. Inmejorable uso de la literatura.
    Un abrazo.

Dejar una respuesta