Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

52. PASAR A LA OTRA ORILLA

Elliot y Kirstie habían nacido el mismo día que el siglo XX. Quince años después, sus corazones se conectaron en un mismo cruce de miradas, y desde entonces, como tantos escoceses, compartían una misma ilusión: cruzar el Atlántico para alcanzar “el sueño americano”.

En una aldea del Condado de Argyll, familiares y amigos reunieron suficientes libras para que cubriesen los pasajes y los primeros gastos, y en la primavera de 1922 sonaron campanas de boda. Tras el banquete, una nube de pañuelos blancos despidió a la pareja. Apenas subir al flamante taxi, que en una hora les llevaría al puerto de Glasgow, Elliot miró el cuentamillas ―marcaba 1101―, y se palpó la cartera.

En el muelle, una orquesta sonó abriéndoles paso para embarcar en el Castalia. La belleza de ambos cautivó a Mary Pickford y Douglas Fairbanks, que les saludaron en cubierta, confraternizaron con ellos durante la travesía, y luego les abrieron las puertas de Hollywood. Alcanzaron la fama, recorrieron el mundo surcando océanos y, allá donde estuviesen, les envolvían flashes y torrentes de luz.

A su regreso a la aldea, los pañuelos enjugaban la emoción de todos sus habitantes.

Al pie de un acantilado, el cuentamillas marcaba 1108.

5 Respuestas

  1. Hola, Víctor.
    Una historia hermosa que narra ese sueño cumplido. El sueño de tantos cuando cruzaron el Atlántico.
    Qué fatalidad en ese regreso…
    Me ha gustado mucho por su narrativa fluida y el detalle de los pañuelos enjugando la emoción final es de los que erizan el vello.
    Felicidades, suerte, y un abrazo enorme.

  2. Víctor J. Menargues Ramón

    Muchas gracias, Towanda. Pero no les sucedió nada al “regreso”. El sueño… se quedó en “lo que les dio tiempo a soñar” entre la primera y la segunda cifra del cuentamillas del taxi. (La clave está en la diferencia entre ambas cifras).
    Aunque me alegra que también pueda interpretarse del modo en que tú lo has hecho.
    Un abrazo.

  3. Ton

    Hola Víctor.
    Por la pista que nos ofreces con las fechas, debo sospechar que todo lo relatado no llegó a ser más que un sueño.
    Tal vez me equivoque, pero lo entiendo así.
    Un saludo y suerte,
    Ton.

Dejar una respuesta