Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

95. Pérdida de la custodia (Javier Ximens)

Una colosal ola de nubes repta pendiente arriba engullendo todo. María fotografía esa maravilla que da miedo, es como la polvareda de una carga de caballería. De pronto todo se niebla y María se despierta asustada con los insistentes timbrazos de la puerta. Coge al niño en brazos y se lo entrega a la ensortijada señora que la mira con desprecio delante del agente judicial. Daniel, entresueños, le dice a su tía que se quede con su osito naranja.

Condenado muchacho, qué listo es, piensa María mientras arrastra la bombona junto al sillón del comedor. Enciende el ordenador. Extrae un cigarro de la cajetilla «fumar mata». Pincha en la carpeta «Aneto», pulsa «ver como una presentación». Se sienta con el peluche en su regazo y abre la espita. Las imágenes pasan muy lentas, igual que la ascensión. Cuando aparecen las primeras fotografías de la tormenta se pone el cigarro entre los labios. La pantalla muestra un rayo, el rayo, momento en el cual prende el pitillo. Suena el trueno y allí está la cordada completa: su marido, su hermano y su cuñada. Ya estoy aquí, les dice, no debí salvarme y este osito es para vosotros.

65 Respuestas

  1. Por fin llegó el plato fuerte del menú de cada mes en el Restaurante ENTC. Y esta vez es una comida apta para expertos alpinistas. Duro de entender, pero cuando se le coge el truquillo es una maravilla disfrutar de todo el relato desde el mismo inicio.
    Me encanta ese personaje llamado María, la que se libra de la terrible tormenta escalando el pico Aneto y que, una vez tiene que entregar a su sobrino a esa ensortijada, decide continuar la escalada con sus familiares gracias al gas. Solo dudo sobre el color del peluche, aunque supongo que lo de naranja es porque el niño sabe que usará para reunirse con ellos la bombona de butano, que normalmente son de ese color. Bueno, bueno, pero bueno.

    1. Gracias, Lorenzo. Sí, es duro de entender, no es fácil en una lectura. Hay parte onírica, parte realista y final fantástico. Lo has entendido perfectamente. El color quizás sea inconscientemente, y el niño es muy listo, lo dice la tía.

  2. Blanca Oteiza

    Ximens, menudo relato, es fantástico!
    Tiene detalles muy buenos y que ayudan a comprender el significado como “condenado muchacho, qué listo es”, es cómo si el sobrino supiera de sus planes y le da el osito naranja, como la bombona de butano.
    Un abrazo

  3. Te decía que es expléndido el relato, pero impresionante. Todavía tengo los pelos como escarpias. Es muy bueno, pero de tan visual duele lo impresionante que muestras. Te deseo mucha suerte.
    Besicos muchos.

  4. Hola Ximens, he necesitado dos lecturas para hacerme con él, pero la tercera ha sido para deleitarme con ese excelente trabajo, ¡qué decirte si eres muy bueno!
    Un abrazo y suerte.

  5. Bueno una historia muy concentrada. Sucesos que atormentan a la protagonista hasta el punto de querer acabar con todo. Me queda el fleco suelto de saber si pierde voluntariamente la custodia, porque se quería suicidar, o simplemente estaba tan hundida que se la quitaban porque tenía desatendido a su sobrino.
    En fin me hace abundar en algo que he pensado muchas veces, los suicidas son bastante eoistas.
    En caunto al lenguaje, tengo alguna duda, no he encontrado que exista la expresión “todo se niebla”, exisste la palabra niebla, pero la expresión sería “todo se nubla”, pues no hay verbo nieblar, sino nublar.
    Espero que no te molesten mis dudas, a mi me gusta cuando me hacen observaciones, y no descarto estar equivocada.
    En fin besitos.

    1. Asún, no me molestan las dudas, es más, aprendo más de ellas que de los “me gusta mucho”. Respecto al fleco suelto es lógico, es la parte que pone el lector, cualquiera de tus propuestas es válida. Hay más, claro: baja laboral, pérdida del empleo, pérdida de su marido (no todos los matrimonios se llevan mal), los abuelos maternos se quieren llevar al nieto, etc.
      La expresión “todo se nubla” es correcta, pero no expresa exactamente lo que es verse rodeado por la niebla, a mí me gusta, y si no existe el verbo (que lo sabía), pues me gusta más, jeje. Gracias, vecina.

        1. Muy bien yo también me lo apunto, me gusta mucho lo de anieblar o aneblar, seguro que lo voy a utilizar en el futuro.
          Por otro lado leo los comentarios suscitados a raíz de mi obsesrvación y no quiero para nada parecer pedante o querer enmendar la plana a nadie.
          Afortunadamemnte me conoces en persona y sabes que nada hay más lejos de mi, que ser rebuscada.
          También he utilizado en ocasiones expresiones que no existían, pero lo requería la historia.
          Besos grandes y a ver si nos vemos.

  6. Salvador Esteve

    Javier, colosal la ola de nubes y colosal tu relato. Me ha dejado un sabor amargo, creo que el niño es suficiente motivo para luchar y vivir. Lo dicho, me ha encantado. Abrazos.

    1. Gracias, Salvador. Que sepas que la escena de las nubes es real, y la tormenta, y los rayos. Nos pilló subiendo el Aneto. Pasamos mucho miedo viendo los rayos serpentear entre nosotros. Lo demás, salvo el osito naranja, es ficción.

  7. Hola, Ximens.
    Lo he leído despacio, como me dijiste, y varias veces, pero no lo termino de ver. Me he tenido que apoyar un poco en los comentarios y dejarlo madurar desde anoche que fue mi primera lectura.
    Creo que esta historia es más compleja de lo que parece y que el relato debería ser, necesariamente, más largo. Vamos, que no lo he pillado.

    Un beso.

  8. Antonia

    MUY REDONDO Y BIEN SECUENCIADO, CON ESA MEZCLA DE LOREAL, EL SUEÑO, LA IMAGEN Y LA MENTE, DESEMBOCANDO EN UN FINAL INESPERADO. ME GUSTAN ESPECIALMENTE LOS PEQUEÑOS DETALLES DE DESCRIPCIÓN. SUERTE Y ABRAZO.

    p.s. Perdón por las mayúsculas, estaban activadas 🙂

  9. Antonia

    Lorenzo, no sé lo de las dudas sobre el color del osito. Dice que es naranja, y yo me lo creo 🙂
    respecto a que el niño sabe eso, no creo que sea así. La tía, en su sinrazón, lo relaciona con lo que ella va a hacer, que es utilizar la bombona de butano.

  10. Antonia

    Leyendo los comentarios, imaginé que “se niebla” no era correcto, pero ¡qué tiene que ver ser escritor y poeta con ser correcto¡ Acepté “se niebla” como sinónimo de que todo se llenó de niebla y me pareció fantástico, así que más puntos por la creación.

  11. Antonia

    Rectifico (es la noche de as rectificaciones). Quiero decir que leyendo los comentarios, respondo a lo de “se niebla”. Lo que digo fue cuando lo leí.

  12. Antonia

    Ahora continúo, al hilo de otros comentarios. Lo leí la primera vez ayer, por encima, y pensé que lío tiene Ximens con uno oso, una bombona y un niño, este es tirando a malillo y me fastidió. Luego, lo leí al rato, con la atención debida, y vi todo lo que decías y me apreció muy bien, y vi que juzgué erróneamente a primera “pasada de vista”, y bla, bla, bla . Y lo juzgo convenientemente bueno y bien contado, con o sin flecos, que además esta temporada son moda.
    Aprendido también lo de “aniebla”.

  13. Juan Antonio

    Señor Ximens, lamento que conmigo vaya a aprender poco o nada, pero es que simplemente me gusta como has intrincado la historia y esa manera de suicidarse (paradojicamente) con tanto sentido para el protagonista. Mucha suerte.:)

  14. De ejecución magnífico, y con buenos detalles. Lo de “bajo la tormenta” quizás un poco pillado por los pelos. Yo creo que el relato es claro, y lo del osito naranja es una casualidad que la individua achaca a otras cosas.Se me hace un poco raro que vaya toda la familia de alpinismo, faltaba la abuela y el perro. Trasnmite mucho, y eso es lo mejor. Mucha suerte.

    Saludísimos.

    1. Jeje, qué simpático eres. Realmente es “entre la tormenta” pues les envolvió. Lo del osito puede ser casualidad, efectivamente, o no, queda a libre criterio. Lo cierto es que mí casa hay tantos peluches que hay que individualizarlos. ¿Nunca has ido a la montaña con otra pareja?.Gracias por comentar.

      1. Me da la impresión de que te has molestado y nada más lejos de mi intención. Sí he ido de excursión, pero el alpinismo me resulta una afición que practica no demasiada gente, y me resulta extraño que fuesen dos hermanos con sus mujeres; no digo que no sea absolutamente factible, para nada. Ahora mismo diría que el peluche naranja no es casualidad, que el niño intuía algo. Y lo de tocar de lleno el tema de la tormenta me lo pareció al leerlo, me dió la impresión de ser algo bastante secundario. Aunque a estas alturas si la veo como el quinto elemento en juego.

        Saludísimos.

        1. ¿Molestarme? Ni mucho menos, es el puñetero no vernos las caras, me hacía gracia, no me molestaba. Además es lo que quiero que me cuenten, las dudas, mis errores. Me hacía gracia pues en mi familia es lo habitual, ir los hermanos a hacer marchas a las montañas, con las respectivas. Tampoco se trata de alpinismo, sino de ascensión.Y sí, como autor te digo que mi intención del peluche era esa que dices, “y este peluche es para vosotros” es un encargo. En fin,Barlon, que no me molesta ni mucho menos.

  15. Hola Ximens, los detalles que has ido dejando a modo de pistas a través del relato llevan a ese final que sobre todo está muy marcado, en mi opinión, con el color naranja.

    Saludos
    Rosa

  16. Ángel Saiz Mora

    El mundo entero se le murió en un momento, lo que tardó en gestarse ese trueno. No le hubiera importado irse con sus seres queridos, pero no, el destino malévolo ha querido que se quedase para llorarlos y sufrirlos, para ver cómo le arrebatan hasta al pequeño que podría darle consuelo o una razón para vivir.
    Un relato duro de alguien a quien le han vaciado la vida.
    Suerte y un saludo

  17. Ximens, un micto lleno de intenso sentimiento y potentes imágenes, con la tregedia azotando de principio al final envuelta en eda niebla q va apoderándose de la conciencia incluso.

    Puede dar para una historia más larga, aunque está muy bien condensada.

    Abrazos

  18. La historia está muy bien contada y nos conduce hacia el desenlace de una manera fluida. No creo que necesite extenderse más. Lo que me parece algo exagerado es la reacción de la tía, aunque no imposible, pero tal vez hubiera sido más lógico luchar por la custodia y no dejar a ese niño, que ya parece darse cuenta de todo, sin referentes. En cualquier caso es un buen micro, que por supuesto no deja indiferente.
    Suerte Ximens, un abrazo.

  19. Pues a mi me gusta mucho (ya se…. pero es que me gusta). La primera vez que lo leí me quedé helada y pensé: !qué bestia!. REleido dos veces más, fui cayendo en detalles y vi que está todo muy bien hilvanado y cosido, y si queda algún fleco, es de adorno 😉
    Abrazos y suerte.

  20. Un micro que se hunde en el alma del lector como una puñalada. Un primer párrafo que exuda literatura en cada letra y predispone elevando al lector. Luego el salto al cierre del micro que deja un sabor amargo en las pupilas.

    Esta es una de esas piezas que valen para explicar las características esenciales y las virtudes del género.

    Le aplaudo de pie, Sr. Ximens.

  21. Me parece un micro tremendo, por la historia que cuenta. Desgarradora y dura. Aparte de que es muy visual. Primero me pone en situación, los hechos, lo que ocurrió y después me explica el detonante, la perdida de la custodia del sobrino, lo único que la ataba a este mundo. Duele, pero soy capaz de entender la decisión de reunirse con los otros.
    De verdad, me has sorprendido y admirado este texto.

    Besitos

  22. Pues yo llevo días dándole vueltas al osito naranja: no sé por qué es naranja. Creía que era naranja por algún juego o relación que se me escapaba con la bombona de butano y por eso la tía dice que el niño es muy listo, eso me despista mucho. Lo que si me gusta un montón es la imagen de la ola de nubes reptante y el título, porque interpreto que se refiere a ambas pérdidas de custodia, la del niño y la del osito. Suerte y un abrazo, Javier.

  23. María Elena Sánchez Álvarez

    Triste decisión la que lleva a cabo María y triste futuro para el pequeño, aunque dada la inestabilidad emocional de ella no es de extrañar que le quitaran la custodia del sobrino.
    Un saludo y mucha suerte, Ximens.

  24. Amigo Ximenx, copio con el permiso de todos el comentario que te dejé en tu cassa. Suerte.

    Ximens, buena apuesta, duro ver cómo le retiran al pequeño pero refleja una mujer fuerte, dura, capaz de asumir la situación. Me gustan las escenas paralelas del rayo o el trueno jugando con efectos visuales cotidianos como fumar, encender un pitilllo y el ruido de los recién llegados.
    Mucha suerte

Dejar una respuesta