Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

2. PERSONA

Me lavo la cara. Dejo pasar un instante antes de secarme. Necesito que el frescor del agua me confirme que ya estoy despierto. Miro la imagen reflejada en el espejo y rememoro el maldito sueño que me atormenta noche tras noche. Ese en el que me encuentro en un lujoso salón de baile; como los de un palacio veneciano. Todos los asistentes van disfrazados y llevan máscaras. No logro recordar cómo eran, pero sí lo que representaban: al marido, al padre, al adultero, al amigo, al traidor, al poeta, al egoísta, al hipócrita… De repente todos se vuelven hacia mí, se descubren y veo que todos tienen el mismo rostro: el mío.

Entonces siento que me ahogo. Salgo corriendo. Entro en una sala donde hay un gran espejo. Veo mi cara desnuda y una especie de hebra que sobresale bajo el lóbulo de la oreja derecha. Estiro de ella, tratando de arrancarla; pero solo consigo hacerla más grande. Sigo tirando y mi cara se deshace en las hilachas.

Y debajo no hay nada.

Me visto; ya es la hora de ir al trabajo. Pero antes palpo mi cuello, mis pómulos. Todo está bien.

No hay por qué preocuparse.

38 Respuestas

  1. Un año más se ha burlado a la realidad por una noche con la imagen que querríamos y volvemos a casa habiendo recuperado la imagen que queremos que vean. Interesante.
    Un saludo
    JM

    1. Gracias por tu lectura Juan. “Persona” viene de la máscara que se usaba en los antiguas representaciones griegas. En el micro he querido mostrar ese Yo que somos y el Yo que representamos. SAludos

  2. José Ángel

    Personas al fin y al cabo.
    Me ha gustado tu relato y me ha parecido inquietante.
    ¿que se esconde debajo de la mascara de quienes pensamos
    que conocemos a nuestro alrededor?
    Te deseo suerte, un saludo

    1. Gracias Edita. A mí que el relato o el micro se base en un sueño no me atrae. Creo que los relatos tienen que ser reales. Pero en este había dos imágenes que se me hacían irresistibles como es que todos tuvieran el mismo rostro y que la piel sea una máscara. No supeencontrar otra forma de narrarlo. Muchas gracias por tu tiempo

  3. Las máscaras ocultan tantas verdades y luego cuando nos la quitamos nos creemos que todo era un sueño,aunque luego digamos que no hay porque preocuparse.
    Un abrazo.

  4. Eva García

    Una pesadilla reveladora y perfectamente descrita. El espejo, ese artilugio que a veces nos engaña tanto…Me ha gustado tu persona, David. Suerte.

  5. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Lo que más tememos es que alguien tire de ese metafórico hilo que relatas y aparezca de entre los muchos rostros que tenemos, uno de los malos.
    Muy interesante tu relato. Me ha gustado. Invita a reflexionar.
    Un abrazo.

  6. Ines Z. López

    David, has descrito muy bien un sueño inquietante. Ese hilo que emerge del lado derecho del cuerpo, el lado yang, el de la voluntad y la acción… Casualidad?

    Abrazos.

  7. Modes Lobato Marcos

    Que sí, que todos tenemos más capas que una cebolla…
    Tú lo has plasmado magistralmente a través de un sueño. Al despertar se comprueba que las máscaras continúan en su sitio…y llega la calma.
    Un saludo y suerte.

  8. Muy bien contado, el sueño se visualiza perfectamente, el salón los espejos, las personas que se quitan la máscara y debajo un rostro, el suyo propio. Son esas mil caras que tenemos todos.
    Me ha gustado mucho,felicidades.

  9. Juan Antonio

    Me gusta mucho la sensación de claustrofobia que consigues. A medida que vas leyendo te vas acelerando hasta que llegas al final y respiras, junto al personaje. Enhorabuena. Mucha suerte.

  10. Hay muchos tipos de máscaras David, yo he llevado montones, unas serias otras cómicas, la importante es la que va debajo, la que convierte la de fuera en una o en otra. Siempre inquieta la que no dice nada, da miedo. Es un tema recurrente en las pesadillas. Tu relato me ha gustado.
    Un abrazo

Dejar una respuesta