Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

07. PERSPECTIVA (Ángel Saiz Mora)

Ocho días de ensueño, la ilusión de hacer algo reservado a unos pocos, todo es posible cuando se es multimillonario. Cuarenta y ocho horas después de despegar del cosmódromo la nave se acopló sin problemas a la estación. Antes se aseguraron de que mi cuerpo estaba preparado para que fuese uno de los primeros turistas espaciales, seis meses de entrenamiento menos duro de lo que los medios reflejaron, nada que el dinero no pudiese suavizar.

Nadie imaginó que no disfrutaría plenamente la experiencia, mi capricho. La revista que ojeé antes del despegue con las fotografías más impactantes del año me afectó de forma inesperada: un niño muerto e hinchado en una playa, hombres encaramados sobre alambradas, familias huidas de la guerra…, escenas punzantes en la memoria mientras observaba la Tierra desde fuera, consciente como nunca de sus infiernos.

La expedición a kilómetros del planeta fue también un viaje interior. Tras el suave aterrizaje, el personal tenía preparada una silla de ruedas para que me acostumbrase a la gravedad, pero nunca estuve tan orientado. Desde entonces, no dejo de sopesar proyectos para el nuevo uso que quiero dar a mi fortuna.

88 Respuestas

    1. Ángel Saiz Mora

      Ojalá fuéramos capaces de ver las cosas desde fuera, en su verdadera dimensión, aunque seguramente para ello no sea necesario salir del planeta.
      Gracias, José Vicente. Saludos

  1. Reve Llyn

    Lástima que sea necesario salir fuera para ver los verdaderos problemas de la tierra.
    Muy bien contado, sin caer en ñoñerías ni florituras, narrado desde la certeza del que “ve” con otros ojos. Por cierto, el título perfecto.
    Enhorabuena Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      Mientras no nos afecte, cada uno nos encerramos en nuestra parcela particular sin querer saber nada del resto, tal es así que hasta construimos muros y alambradas para que nadie nos perturbe. Creo que lo último que haría conscientemente es caer en la cursilería, así que me alegro de leer tu amable comentario, que te agradezco mucho.
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Agradezco mucho no solo tu visita, que ya sería bastante, sino más si cabe que te hayas molestado en leer dos veces esta propuesta. Tú sí que eres un escritor como la copa de un pino, que ha empleado parte de su tiempo, seguro que escaso, en este generosísimo comentario que me anima a seguir con una afición que es más que eso, compartida por tantos por aquí.
      Un abrazo, Juan Antonio

  2. Muchos viajes de estos harían falta… y como bien expresa tu relato, a veces el viaje interior puede ser tan lejano como a las estrellas y si se consigue un buen aterrizaje verse con los pies en la tierra puede ser muy enriquecedor.
    Mucha suerte Ángel!
    Sandra 🙂

    1. Ángel Saiz Mora

      Antes de explorar mundos distantes deberíamos tratar de conocernos a nosotros mismos, algo nada sencillo, aun a riesgo de flotar a la deriva hasta conseguirlo.
      Muchas gracias, Sandra. Un abrazo

  3. Margarita del Brezo

    Con tus textos no hay que tomar distancia; lo mejor es chapotear entre sus palabras y dejar que te salpiquen.
    Un placer leerte. Una vez más.
    Un cordial abrazo, Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      El placer para mí es sentir cerca esa calidez que siempre emana de tus letras, sea cual sea la forma que adopten: comentario, relato o novela cuando la escribas.
      Un abrazo, Margarita

    1. Ángel Saiz Mora

      La solidaridad bien entendida debería formar parte constante de nuestras vidas, cada cual en la medida que pueda, no hace falta ser millonario.
      Gracias, Cristina. Un abrazo

  4. Salvador Esteve

    Un viaje por el espacio de la realidad y las desigualdades de un mundo donde aún queda mucho por hacer antes de pensar en destruir otros. Gran relato, Ángel, que nos hace pensar en lo que realmente importa, proteger este nuestro planeta y hacer que todos vivan con dignidad. Enhorabuena. Abrazos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Cuando comprendamos las verdaderas prioridades, a convivir de una forma más justa en el único mundo que conocemos, estaremos capacitados para pensar en expandirnos en otros.
      Gracias y un abrazo, Salvador.

  5. Raquel Lozano (Piel de Retales)

    Una pena que el personaje sea ficción y las situaciones que describes, no. Ojalá sólo un viaje sirviera para remover conciencias.
    Gran relato, como todo lo tuyo.
    Besos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Situaciones que nos golpean a diario, junto a muchas otras, a las que se podría poner remedio con buena voluntad, una actitud ésta tan escasa, por desgracia, que más parece Ciencia Ficción.
      Muchas gracias, Raquel. Tú sí que eres grande. Besos

  6. Ana Fúster

    Ningún viaje nos puede llevar a otros mundos que están en este como un viaje interior. Tú lo expresas con la sensibilidad que caracteriza a tus textos. El detalle de la silla de ruedas para acostumbrarse “a la gravedad” de nuevo me ha parecido todo un torpedo bajo la línea de flotación. Besos y suerte, Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      No podremos dominar otros mundos mientras no pongamos orden en el que todos compartimos, así como en el propio interior. Efectivamente, quise añadir pinceladas como la de la silla de ruedas y la gravedad para tratar de enriquecer el texto, por lo que me alegro de que te haya merecido tu atención.
      Besos, Ana. Muchas gracias

  7. Hola, Ángel.
    Tres partes en un micro sin desperdicio.
    La primera, con la preparación de un viaje multimillonario, quizá de un señor caprichoso que tiene todo y nunca es suficiente. Me gusta esta frase que dejas caer ahí como si nada “nada que el dinero no pudiese suavizar”.
    La segunda, un recorrido humano por la Tierra: sus necesidades, sus conflictos, los submundos que gravitan en torno a ella.
    Y la tercera, la reflexión, el viaje interior… el uso generoso de la multifortuna.

    Pienso que nunca es tarde para cambiar.
    ¡Me encanta, Ángel!

    Abrazobesos y suertísima.

    1. Ángel Saiz Mora

      A mí lo que me encanta es la amable disección que has hecho, que refleja perfectamente la esencia del relato, el siempre injusto reparto de la riqueza. Se supone que habitamos el mismo planeta, pero dentro hay muchos mundos diferentes y distantes, marcados por desequilibrios que habrían de ser inaceptables. Cuando aprendamos a verlo todo como un mismo conjunto relacionado se iniciará de verdad el verdadero progreso.
      Nunca es tarde para cambiar, pero tú no cambies.
      Un abrazote, Towanda

  8. María José Viz Blanco

    Espeluznante perspectiva, desde la nave espacial. Muy bien reflejadas las miserias humanas, tanto las de los demás, como las propias. ¡Enhorabuena, Ángel!

    1. Ángel Saiz Mora

      La vida está llena de aparentes contradicciones, como el que sea preciso tomar distancia para apreciar los detalles.
      Muchas gracias, María José. Saludos

  9. Hola Ángel, estupendo relato, bueno como todo lo que escribes. Me gusta tu millonario, ojala hubieran más así, aunque de seguro sería desprestigiado y atacado por los demás, sigh!, en fin.
    Felicitaciones y la mejor de las suertes.
    Saludos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Seguro que le marginarían como a un apestado, y que todo el bien que pudiera hacer con su fortuna tuviese menos prensa que las vacaciones lujosas de algún potentado, o su enésimo divorcio con una modelo.
      Mil gracias por tus palabras, Jean. Un saludo

    1. Ángel Saiz Mora

      Nunca debería ser tarde para hacer lo que se debe, o al menos para intentarlo. Me alegro de que el texto no resulte indiferente.
      Muchas gracias y también te mando mis abrazos, Rosy

  10. Y que haga falta viajar al espacio para que un periódico te sacuda la conciencia… Bueno, al menos recapacitó. Me gusta porque siempre he pensado que la carrera espacial era dedicar millones a un modo de huir y buscar tiritas para cuando esto se vuelva insoportable. En vez de dedicarlos a que eso no termine sucediendo. Buen enfoque. Suerte, Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      Deberíamos tener muy claras las prioridades, aunque seguro que hay recursos para hacer el mundo más humano y para avanzar al mismo tiempo en la carrera espacial, Quién dice que un joven refugiado no pueda ser con el tiempo un ingeniero brillante. El problema, como siempre es el reparto.
      Gracias y un abrazo, Eva

  11. Beto Monte Ros

    Cuando los informes de las agencias que se dedican a llevar estadísticas nos revelan que la desigualdad se acrecienta de manera asqueante, tu relato nos muestra un poco de esperanza, en el cambio de actitud en ese miembro del 1% de los que acapararan las riquezas del mundo. Buena historia Ángel. Ojalá, algún día, podamos hacer realidad este tipo de ficción, suerte.
    Saludos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Si quien dispone de recursos los emplease en paliar necesidades quizá cundiese el ejemplo. Ya sabes aquello de que las revoluciones más incendiarias se pueden desatar con una pequeña chispa. Cierto que siempre ha habido pobres, pero no habría que perder nunca del todo la fe en el ser humano.
      Saludos, Beto. Muchas gracias

  12. Calamanda Nevado

    Ángel, tu cuento rezuma optimismo tanto en la aventura espacial que emprende tu protagonista como en la humana, me gusta esta idea. Suerte y saludos

    1. Ángel Saiz Mora

      Cuando todo parece perdido, cuando el derrotismo gobierna, hay que agarrarse a algo, y si no existe, inventarlo.
      Muchas gracias, Calamanda. Saludos

    1. Ángel Saiz Mora

      Me temo que los millonarios que de verdad han realizado este viaje (ya van unos cuantos y la idea es que el número se incremente) puede que no tengan la conciencia que se le ha despertado a este personajes.
      Muchas gracias, Edita. Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Cuánto valoro que me dedique esas expresiones uno de los toreros literarios a los que más sigo y respeto.
      Gracias, Lorenzo. Abrazos

  13. Modes Lobato Marcos

    Y luego cerramos el periódico o apagamos la tele y el dolor ajeno se queda al otro lado de la puerta.
    Y son nuestros problemas los que acaparan toda la atención.
    La hipoteca, el colegio de los niños, ¿Vendrán hoy muchos universitarios a emborracharse al bar?, Joe, vaya precio que tiene el brocoli, ¿Echarán a Rosa Benito de Gran Hermano?, pobre Ronaldo, que está depre porque le ha salido un grano pajero en su bello rostro,….
    Y, allá, a miles de kilómetros, quedan la imagen y el recuerdo de un niño ahogado frente a la costa.
    Y, nosotros aquí, con nuestras miserias:
    Oh, ah, que el Coletas y el otro mariquita catalán se han comido los morros! Las sales! Que me traigan las sales!
    En fin…
    Al menos el prota de tu historia aparentemente va a soltar pasta para arreglar, no sé, lo que pueda.
    Pues eso, que el tema de tu relato no es muy chulongo, y es más de pensar, y esas cosas.
    Pero la narración es supermegachulonga, eso sí.
    (Pasado mañana te como a besos yo a ti también, querido Ángel).

    1. Ángel Saiz Mora

      Normalmente cada uno vivimos inmersos en nuestro mundillo, más atentos a mensajes accesorios e innecesarios que a lo realmente acuciante, imágenes secundaraos de periódicos o Telediario que pasan y a otra cosa. Tengo que confesar que el precio del brócoli me afecta un poco más (aunque tampoco mucho) que el grano de Ronaldo, lo que pasa es que no me atrevo a decirlo en público, forma parte de mis secretos inconfesables, suelo ir al revés del mundo qué se le va a hacer.
      Allí estaré el sábado con este cuerpo que Dios me ha dado, encantado de verte.
      Muchas, pero que muchas gracias por tu comentario, que valoro un montón. Un abrazo, artista.

  14. M Belén Mateos Galán

    Los caprichos cuestan caros y no siempre se dan cuenta de la realidad. Un viaje que extrema lujo y una actualidad que le pesa a pesar de la gravedad. Imágenes impactantes que le dañan la órbita de sus ojos y billetes que se hacen diferentes en el uso y desuso de ellos.
    Un relato lleno de mensaje, bien tramado, pensado y trabajado.
    un placer leerte siempre Ángel, de lo cotidiano haces todo un viaje a lo fantástico.
    Un beso grande para uno de los grandes.

    1. Ángel Saiz Mora

      Dentro de este mundo hay muchos y diversos. No es saludable permanecer siempre en el nuestro como si se tratase de un compartimento estanco, ni siquiera o especialmente aunque hayamos tenido la fortuna de que nos haya tocado un espacio favorable.
      Para placer el que siempre va asociado a tus lecturas. Para grande este beso que también te mando.

  15. Magnífico relato por lo certero en su exposición por su equilibrio litetario que sin ser un artículo peridístico, tampoco cae en la sensiblería ni en la rimbombancia, a la que sería fácil abandonarse.
    Claro, es que es como tú: Sencillo, sincero y genial.
    Un fuerte abrazo amigo Angel.

    1. Ángel Saiz Mora

      Ya sabes que los viajes espaciales de millonarios caprichosos son un hecho, que al ser negocio está en estudio mantener y ampliar. He querido pensar que algo tan rotundo como salir fuera del planeta pudiera servir para que produjese un vuelco en alguien con poder para solucionar los problemos vitales de algunos necesitados al menos. Seguro que soy un poco iluso, pero por suerte la literatura lo permite casi todo, hasta la Ciencia Ficción.
      Sencillo, sincero y genial son adjetivos que, a riesgo de repetirme y hasta plagiarte, soy yo quien te los aplico a tí, Isidro, a los que añado la expresión: “un tío fantástico”.
      Un abrazo grande, amigo

  16. Inma Núñez Hervás (Matrioska)

    Hay veces que tenemos las cosas tan encima que no las podemos ver, hay que alejarse para verlas en toda su amplitud. Tu protagonista con ese viaje no ha hecho más que aumentar su riqueza interior. Felicidades, un relato lleno de fuerza y verdad. Un beso, Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      El título trata de ser un compendio del relato cuya esencia has captado muy bien, una palabra que engloba el hecho de que la distancia y un paréntesis en la rutina pueden cambiar el sentido de una vida, ampliar la visión de la realidad, aumentar, como bien dices, la riqueza interior.
      Muchas gracias, Inma. Un beso

  17. Desde luego, desde fuera se ven todas las cosas mejor. Ojalá supiéramos hacer un viaje de estos para mirar con perspectiva y coherencia. Suerte.
    Besicos muchos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Quizá no haya que irse tan lejos para ver las cosas en su completa dimensión. Al menos se puede intentar.
      Mil gracias por tu comentario, Nani. Besos también para ti

  18. Izaskun

    Muy necesario ese viaje para mirar lejos de su propio ombligo y volver después hacia el interior, hacia la parte emotiva y humana, Ángel. Aunque no seamos multimillonarios como tu protagonista deberíamos tomar en consideración el trasfondo de tu texto. Un bonito micro. Mucha suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      El viaje más difícil siempre es el interior, ese mundo desconocido y a veces tan alejado como una galaxia. Con millones o sin ellos, todos deberíamos hacer ese viaje, cada cual en el transporte que prefiera.
      Gracias por pasarte, Izaskun. Un abrazo

  19. Enrique Mochón Romera

    Como es habitual en ti, no hay nada de más ni de menos en este magnífico texto.
    Creo que has plasmado a la perfección el carácter frívolo de aquel que siente tal ilusión por gozar de un privilegio, con todo lo que esa palabra implica; a fin de cuentas, para él, como bien defines después, toda esa experiencia puede quedar resumida con la palabra “capricho”. Pero lo que más me gusta de todo es tu intención principal, tan constructiva (algo que tampoco me sorprende), y que no es otra que la de mostrar que todos podemos rectificar en cualquier momento de nuestra vida. Ni qué decir que has narrado exquisitamente cada paso de la evolución personal del personaje, motivada, podríamos decir, por una revelación progresiva.
    Enhorabuena, amigo Ángel, y mucha suerte.
    Un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Ya sea en tus relatos llenos de mérito, como en este comentario que seguro que no merezco, tienes la virtud de aportar un sello personal de buen hacer y humanidad que no es fácil encontrar. Recomiendo públicamente, a todo el que quiera escucharme, que si un día se encuentra decaído no tiene más que buscar tus letras para hallar creatividad positiva. Agradezco mucho tu tiempo y tus palabras, que hayas extraído a la perfección la esencia de este texto.
      Un abrazo enorme, amigo Enrique

  20. Ton Pedraz

    Magnífico Ángel. Muy bien relatado ese injusto reparto de felicidad.
    Nos sacudes con la crudeza de lo que está sucediendo a diario y damos por asumido. Una pena que no puedan leerlo “algunos”, para que tomasen cartas en el asunto.
    Repito, hermoso y reivindicativo.
    Mucha suerte Ángel.
    Ton.

    1. Ángel Saiz Mora

      Poco podemos hacer “los de la calle” para cambiar situaciones que requerirían decisiones decididas por parte de quien puede hacerlo, para eso y otras cosas se les elige, digo yo. No debería ser de recibo para nadie eso tan manido de que “siempre habrá ricos y pobres”, dar por asumido, como bien dices, lo inaceptable.
      Me alegro de que te haya gustado, a la vez que agradezco tu visita.
      Un abrazo y muchas gracias, Ton

  21. Ángel Saiz Mora

    Estoy de acuerdo en que un mundo donde el poder estuviera detentado por mentes femeninas sería más pragmático y positivo, al tiempo que habría menos competitividad, ya vemos a dónde nos ha llevado una forma de hacer histórica y dominante, sería una revolución que convendría al menos probar, no creo que saliéramos perdiendo. También te doy la razón en que muchos avances de la Humanidad han tenido una motivación negativa, el desarrollo de la aviación no se concibe sin las dos guerras mundiales, la carrera del espacio es fruto de la guerra fría, es así, nos guste o no. Por otro lado, te aseguro que si tuviese tiempo comentaría más, creo que todo el que escribe lo merece y siempre hay algo positivo que sacar de cada texto, como de cada persona, por eso también agradezco tu amable comentario.
    Un abrazo, Ana

  22. Un relato esperanzador, un rico que se hace hombre. Creo que has logrado lo que siempre he pensado, esas maravillosas vistas del exterior de la Tierra que siempre me hacen ver en lo insignificante que somos y nuestras luchas estúpidas. Suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      “Lo insignificante que somos y nuestras luchas estúpidas”. Difícilmente se puede sintetizar mejor. Siempre es posible mejorar y adquirir una perspectiva verdadera y amplia, incluso para el que cree que lo tiene todo. Si para lograrlo ha de viajar al espacio, que lo haga.
      Muchas gracias, Javier
      Suerte

  23. Pablo Núñez

    Querido Ángel, ni una palabra le sobra ni le falta a tu relato´. Qué gran relato con ese final que despierta los sentimientos más humanos, esos que a ti te sobran, en un hombre que miraba la vida desde la perspectiva equivocada, como la gran mayoría.
    Solo tú podías despertarle la conciencia y para colmo, a partir de un viaje espacial. Te lea donde te les, siempre muy grande.
    Un abrazo, amigo.

    1. Ángel Saiz Mora

      De tener algún mérito, sería todo de este turista espacial, capaz de dejarse llevar por la sensibilidad que nos debería caracterizar como humanos, no por la inercia fácil, llena de atajos, que le proporciona su posición de privilegio. El espíritu de mejorar y entregarse, no puede haber mejor visión. Este astronauta ocasional ya lo ha conseguido, pero muchos, yo el primero, deberíamos tratar de buscar la perspectiva adecuada, que seguro que siempre tiene que ver con la forma de tratar a los demás.
      Muchas gracias Pablo. Qué más galardón puedo desear que tus palabras. Otro abrazo para ti, amigo

  24. J u a n P é r e z

    “Todo depende del color//del cristal con que se mira”
    Antonio Machado estaría orgulloso de Tí.
    Con eso está todo dicho. Y que es pura hermenéutica tu texto.-

    J u a n , S a r a b a i t a E s p a c i a l

    EHDFA

    1. Ángel Saiz Mora

      Todo es cuestión de calzarse el cristal adecuado, algo que parece sencillo, pero que nunca lo es. Me encantaría haber sido discípulo de Machado, te lo aseguro.
      Muchas gracias, Juan. Un abrazo

  25. Esperanza Tirado Jiménez

    A veces el hecho de tener mucho dinero parece que aleja de la realidad.
    Tu prota se fue bien lejos pero volvió y puso los pies y la cabeza en su sitio. Si hubiera más como él quizá no habría tanta desgracia por el mundo.

    Mucha suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Usar con generosidad los bienes de que disponemos, no sólo materiales, y actuar bajo un prima de empatía. Si todos lo hiciéramos en la medida de nuestras posibilidades el mundo sería distinto y seguro que no peor, como bien apuntas.
      Muy agradecido, Esperanza. Abrazos

  26. Me gusta mucho la idea y el texto. Hay solo algo que me sobra: que me digas que ha sido un viaje interior. Creo que tu texto lo dice por sí solo. Y me parece que lo enriquecería dejar que el lector lo descubriese o dedujese por sí mismo.
    Por lo demás, genial!
    Enhorabuena

    1. Ángel Saiz Mora

      Efectivamente y aunque no se dijese, el lector sería sobradamente inteligente para llegar a esa conclusión, con eso hay que contar siempre. No obstante, no obstante, aunque no fuese estrictamente necesario, no me pareció que estuviese de más señalarlo.
      Muchas gracias por tu comentario, Patricia.
      Abrazos grandes.

  27. Javier Palanca

    Angel, tu no cambies de perspectiva que parece que vas enfocado.
    El relato es claro y contundente con muy buenas frases e imágenes que nos ponen en el lugar que pretendes.

    Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Quizá la perspectiva correcta no es tan difícil de vislumbrar. Lo complicado es poner en práctica la mejor manera de aprovechar nuestras vidas, algo que, pienso, no paramos de intentar a lo largo de la existencia.
      Gracias Javier. Otro abrazo para ti

  28. La suerte que tenemos los terrícolas es que tenemos tipos como tú, Ángel, capaces de sembrar esperanzas y de cultivar buenas letras en esta tierra nuestra agrietada por tanto sufrimiento.

    Que la luz de las estrellas te siga iluminando, amigo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Sólo soy uno más del montoncito, totalmente prescindible, pero agradezco infinito tus amables palabras. De multimillonario tampoco tengo mucho (más bien nada), que eso siempre abre puertas. De lo que no quiero prescindir y me siento orgulloso es de que me dediquen comentarios como el tuyo (aunque no lo merezca) y de conocer a personas como tú, eso sí que enriquece.
      Un abrazo, amigo Carles

  29. Un viaje estelar que hace escala en las miserias de nuestro planeta y termina en un viaje interior hacia un verdadero humanismo. Fabuloso, Ángel, caballero de las letras. Siempre es un placer leerte y aprender de tu buen hacer. Muchos besos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Quizá sea necesario marcharse muy lejos para poder adentrarse en el propio interior y extraer lo mejor que tenemos, puede que así remediáramos algunas de esas miserias, que falta haría Tengo muy claro que soy yo quien aprendo de ti, Belén, será por eso que trato de no perderme nada de lo que escribes.
      Besos

  30. Haces de la narrativa un lugar donde la reflexión se esparce con suavidad y firmeza. querido Ángel. Esa perspectiva que tantas veces perdemos, logras que quede impregnada en la impecable elección de tema y personaje.
    Veo que, allá donde llegan tus palabras, sigues haciendo fácil lo enormemente complicado.
    Un fuerte abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Yo lo que veo, querido Antonio, es que tus letras en cualquier formato, relato o comentario, siempre brillan, aportan y enriquecen.
      Muchas gracias y un fuerte abrazo también para ti

  31. Blanca Oteiza

    Buen relato Angel.
    Qué bonito sería que fuera real esta historia, aunque lo más triste son los hechos que lee tu protagonista y que nos rodean cada día.
    Suerte amigo

    1. Ángel Saiz Mora

      Por desgracia y como bien dices, lo cierto son esos hechos y no la historia que planteo En fin, pensemos que quizá algún día pueda ser posible.
      Muchas gracias por tus amables palabras y un abrazo grande, Blanca

  32. Ana Tomás García

    Ufff, se queda un poco en el aire, porque en principio sólo son proyectos, y luego ya se sabe, del dicho al hecho hay mucho trecho jjj. Me quedo con su buena voluntad, pero si el ser humano mirase un poco más a su alrededor y no sólo a su propio ombligo, la vida sería mucho mejor. Mucha suerte, Ángel. Saludos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Un cambio de actitud puede comenzar con una pequeña chispa interior. También es posible que una vez tocado tierra y vuelto a su rutina, esa llama se apague. Es lo más fácil, así que es probable que suceda, pero al menos ha demostrado tener dentro esa buena voluntad que has mencionado.
      Gracias por leer y comentar, Ana
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Y yo disfruto con que me digas que te ha gustado. Agradezco mucho tu visita y tus palabras, al tiempo que aprovecho para decirte que me alegra mucho leerte en diferentes lares.
      Un abrazo, Óscar

  33. Virtudes Torres

    Se que es una frase hecha pero a veces los árboles nos impiden ver el bosque.
    Menos mal que tu protagonista lo vio aunque fuera a distancia.
    Es un gran corazón el que se adivina que tiene.
    Abrazos y Suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      A veces un simple detalle puede variar el curso de una vida, pero ello es posible porque la persona tenía dentro los ingredientes para que ese vuelco se produjera, aunque sólo fuese de forma latente. Más millonarios como éste harían falta.
      Muchas gracias y un abrazo, Virtudes

  34. Yolanda Nava

    Un relato cargado de mensaje que nos hace reflexionar sobre este habitáculo que maltratamos y que nos muestra lo pequeños que somos. El final esperanzador es un premio para el lector.
    Me gusta ese protagonista al final tan “orientado”.
    Un abrazo y suerte, amigo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Como individuos, uno por uno, somos pequeños, apenas nada. Como especie somos capaces de muchas cosas, también de muchos males. Me alegro de que hayas visto un asomo de esperanza al final del relato, un protagonista consciente de que no podrá cambiar el mundo él solo, pero si aportar su granito para que sea algo mejor.
      Muchas gracias por tu amable comentario y ahí te mando un abrazo fuerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      El protagonista ha necesitado viajar al espacio para encontrarse a sí mismo y centrar su existencia. De forma consciente o inconsciente, seamos o no astronautas, creo que todos quisiéramos encontrar el camino para nuestro propio viaje interior.
      Me alegro de que te guste. Muchas gracias por pasarte, Javier. Un abrazo

  35. María Rojas

    Ángel, buen realto, tan solidario. Ese niño y el mundo sigue girando igual. Hay esperanza con personas como tu protagonista

    Muchas felicidades y disfruta la primavera.

    1. Ángel Saiz Mora

      El mundo nunca se detiene por nadie, como bien dices, sigue girando como si nada, también lo hará si un día desaparecemos como especie. Es inevitable pensar que esta sociedad que hemos creado antes o después se irá al garete con nosotros dentro. Por suerte, también, personas excepcionales como este (por desgracia) ficticio protagonista, pueden alimentar un poco la esperanza de que las cosas no estén condenadas a un final irrevocable, con sufrimiento previo.
      Muchas gracias, un abrazo y buena primavera para ti también.

Dejar una respuesta