Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

70 PIEL DE ESPUMA (M. Belén)

Salía, Aneris, al balcón cada treinta de abril; extendía con sumo cuidado el tul bordado a conciencia y se dejaba llevar por la brisa que percibía tras su cortina de mar. En otro tiempo, fue amante de las olas, del océano, de ese malecón con aquellos recuerdos que sabían a sal.

Tenía un armario colmado de zapatos. Los había de todo tipo; altos, bajos, escotados, cerrados y estrechos en su punta. Era como entrar en el abisal territorio de la piel, como habitar a caballo entre la arena y el coral.

Los lucía en los días de luna llena, cuando las olas alcanzaban la playa y la dejaban desguarnecida. Después, con su sonrisa de nácar, preparaba un baño de agua templada mientras, en aquel mágico momento, sus piernas se transformaban en aletas y su cuerpo se poblaba de escamas.

Se miraba al espejo y dejaba escapar un suspiro híbrido articulado con la melodía más hermosa que jamás había escuchado.

Me encantaba mirarla, era como nacer de nuevo anfibio y nadar entre las dunas de su agua salada.

9 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    La maestría de tu prosa poética ha creado un personaje singular. De existir, sería muy difícil no rendirse frente a ese cúmulo de belleza y estilo personificados en tu protagonista, ante esa naturaleza en la frontera entre dos mundos. Esa mujer que se transforma en sirena en una fecha concreta cala en el lector.
    Otro compendio de letras para el disfrute, que los que te seguimos agradecemos.
    Un abrazo, Belén. Suerte

    1. MªBelén

      Muchas gracias Ángel por tus siempre precisas, generosas y bellas palabras.
      Muchas veces vivimos entre dos mundos sin darnos ni cuenta y es al sumergirnos en nuestro propio interior cuando aflora la verdadera esencia y la naturaleza en la que habitamos.
      Un abrazo grande.

  2. Ser mujer no es poca cosa, y ser sirena un día al año, muchísimo menos… Salvando las diferencias, esa puntualidad de calendario me remitió al hombre lobo, que se transforma con cada luna llena.

    Me gustó el detalle casi fetichista de los zapatos, ese placer rayano en lo ritual con que se sumerge buscando su piel de espuma, y especialmente ese suspiro híbrido que, al igual que toda ella, hechiza al narrador de la historia.

    Un micro de delicada factura que se deja leer.

    Un beso, BELÉN.

    Mariángeles

    1. MªBelén

      Hay suspiros que se hacen mar en un armario repleto de calzado. Añoranzas en una luna que se disfraza de sirena cada treinta de abril. Hay un tiempo para ser, sentir y desear otra vida que fue vivida y ahora anhela recordar…
      Muchas gracias dulce Mariágeles.
      Un beso grande.

  3. Blanca Oteiza

    Qué preciosidad de relato María Belén. Me he sumergido en tu prosa poética, al igual que tu sirena cada 30 de abril en su bañera, y he disfrutado mucho. Para releerlo varias veces y saborearlo.

    Besitos

    1. MªBelén

      Es tan grato saber tu relectura Blanca.
      A veces la luna, el mar, las escamas, la historia que contiene un abismo de lectura…
      Un beso grande bonita.
      Seamos sirenas de vida.

  4. Cuánta belleza rezuma tu «Piel de espuma». Piel de espuma… madre mía qué imaginación. Me gusta tu mujer sirena, sus imágenes preciosas, cómo las cuentas…
    Te deseo suerte y un besote, preciosa poeta.

    1. MªBelén

      La espuma es la belleza de tu lectura Rosy.
      Cada imagen desea ser mar e historia contenida en una ola de palabra.
      Muchas gracias mi preciosa, besos, abrazos y sonrisas.

Dejar una respuesta