Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

108. Plácidamente Calamanda Nevado

Caía apacible la tarde, y yo caminaba sin prisas. Bullía en mis bolsillos el dinero de la nómina recién cobrada. Las voces de una discusión me sorprendieron y me dejé llevar por ellas hasta la estación del ferrocarril. Atravesé su vestíbulo y vi que un hombre de mediana edad, muy sonriente, una mujer y unos niños, se me aproximaban.
Él andaba con prisas, como sin tiempo que perder. Su elevada estatura se inclinaba hacia delante y atrás, desequilibrándolo. Tropezó junto a mí. Como pude puse mis fuerzas y reflejos en marcha, y poco a poco lo esquivé.
Cuando la mujer gritó a mi lado –Samuel- él la miró. Su voz seducía, me giré para verla y dejaron de interesarme los demás.
Era guapa, menuda, de color, y se movía excesivamente. Parecía celebrar algo. Ni la esperaba tan cerca, ni creí que albergara tanta dulzura hacia aquél hombrón que luchaba por estabilizarse.
Ella comenzó a sonreírme inesperadamente, y a abrazarse a él y a mí a la vez. Así estuvimos hasta que les retiré los brazos, cogieron a los niños y echaron a correr.
Mientras se alejaban escuché como decían: -Ya está. Nos queda solo esperar la salida del tren-.

31 Respuestas

  1. Calamanda

    Ana qué tal. Gracias. Estoy un poco liada ahora y no puedo participar tanto en la página y con vosotros como me apetece, pero no dejo de leeros. Espero que todo te vaya bien. Besos.

  2. Ángel Saiz Mora

    Yo sigo en mi línea de mojarme y me apunto a los comentarios anteriores, con esa curiosa y profesional familia de carteristas, que actúan unidos a la perfección, que saben variar sus planes si no son capaces de desvalijar a su víctima a la primera, y todo tan plácidamente.
    Suerte, un abrazo y enhorabuena por tus éxitos

  3. Hola, amiga. En la vida la gente lo primero que tiene que aprender no llevar mucho dinero encima. Siempre los ladrones para distraer se caen encima de alguien y sustraen la cartera. Muy bien contado, amiga. Un fuerte abrazo, Sotirios.

    1. Calamanda Nevado

      Sotirios qué tal. Es cierto, no nos podemos arriesgar pero hay ocasiones excepcionales en las que no queda otra y… allí estan ellos. Abrazos y gracias.

  4. Todo el relato es una descripción de hechos en un escenario y termina con una frase que me deja abierto, ¿qué me he perdido? Ah, en la segunda lectura recuerdo lo del sobre con la paga, ya está. Pobre inocentón. Bien por ese contar sin contar. Suerte.

  5. A mí me has mantenido en vilo todo el rato esperando el desenlace. Un texto con un gran ritmo descriptivo que te mete en la situación queriendo saber quiénes son los protagonistas, qué hacen y hacia dónde va la historia. Mucha suerte 🙂

  6. Virtudes Torres Losa

    Esa gente huele el dinero. Y como encima se hacen los simpáticos… Te sonríen mientras meten la mano y te dejan limpio.
    ***
    Felicidades pues leí tu nombre como finalista en algún certamen de Cofradías de Melilla, creo. Un abrazo.

Dejar una respuesta