Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

9. POR ELLAS (Ángel Saiz Mora)

Dicen de él que es una máquina, quizá lo sea, porque sólo actúa y apenas piensa. Resulta difícil distinguir dónde comienza el ingenio de metal y donde termina su cuerpo. Los músculos gritan. Se abraza a la tortura. Lejos de amedrentarle, la carretera le enfurece.

La mente destila fogonazos de un pasado siempre presente, el cruce de aquel vehículo que le obligó a dar un volantazo, el estruendo, el silencio, el dolor indescriptible, en nada comparable al que sintió al ver que su mujer y su hija no respiraban.

El aire aguijonea su rostro. Desciende el puerto a tumba abierta. Toma curvas al límite de lo posible. El público que le anima desde el arcén sólo ve un instante de color que se desvanece, llamado a extinguirse como todo lo que nace.

Los psicólogos insisten en que no debe culparse por seguir vivo. Enganchado a la bicicleta como a un último asidero, la prótesis suple su pierna perdida, pero no puede reemplazar a las otras ausencias. El agotamiento ayuda a no pasar la noche entre lamentos.

Pone pie en tierra. El asfalto tampoco ha querido llevárselo hoy. Le entregan un trofeo, uno más. Él, indiferente, mira al cielo.

67 Respuestas

  1. Historia que desgarra. Contraste de sentimientos: el entusiasmo del público con la tristeza interior y ganas de huir hacia el más allá de él unidas al sentimiento de culpabilidad. La imagen de la ausencias, las metáforas y expresiones precisas como “aguijonea su rostro” hacen un todo que te deja sin palabras.

    1. Ángel Saiz Mora

      Sin palabras me quedo casi tras tu amable comentario. No sólo escribes divinamente, también sabes mirar y ver más allá para realizar un análisis tan rico y certero.
      Te lo agradezco mucho.
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Tienes razón, Mercedes, el verano recién iniciado trae consigo muchas promesas, es tiempo propicio para la alegría y la despreocupación, pero muchas veces vienen a nosotros historias y sensaciones sin saber muy bien porqué, que parecen llevar la contraria a lo establecido, como esto es un misterio, lo mejor es hacerles caso, por si acaso.
      Muchas gracias por tu comentario y un abrazo

  2. Que bien expresas la intensidad del dolor, la tortura que lo lleva a lo indecible para dejar ser un sobreviviente, ya nada importa, todo su ser quedó en un momento del pasado. El vértigo lo aturde y lo ayuda a sobrellevar la impotencia.
    ¡Muy bueno!
    Un abrazo y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Este personaje necesita mucho tiempo y actividad como distracción para intentar asimilar esa existencia vacía que le ha quedado, quizá no lo consiga nunca, pero no puede hacer otra cosa.
      Muy agradecido por tu amable comentario, Moli, me alegro de que te haya gustado y te envío otro abrazo

  3. Ginette Gilart

    Llevar el cuerpo físico hasta la extenuación para aliviar el dolor del alma y a la vez arriesgar la vida que ya no se desea. Lo has reflejado muy bien, Ángel.
    No me ha dejado indiferente…te veo en el libro.
    Un abrazo, Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      Ay, Ginette, qué buena persona eres. El jurado es quien debe decidir y nunca lo tiene fácil; yo lo he sido hace poco y no digo que me supusiera un sufrimiento, pero casi. El que te haya llamado la atención ya es para mí premio suficiente.
      Gracias y un abrazo fuerte

    1. Ángel Saiz Mora

      Hola, Rafa. Será lo que tenga que ser y, sea lo que sea, lo aceptare con deportividad, consciente de lo difícil que es abrir un pequeño hueco entre tantas buenas letras como las que conforman ENTC, empezando por las tuyas, maestro.
      Abrazos y muchas gracias

    1. Ángel Saiz Mora

      Dicen que el tiempo cura todo mal y que siempre que llueve escampa, pero hay veces en las que una inundación supera todo límite, condiciona presente y futuro y supone tal lastre que nunca dejará de tambalearse.
      Gracias, Tom. Saludos

  4. Carmen Cano

    Intenso relato en el que la pérdida, el dolor y la imposibilidad del olvido embargan al protagonista y contagian al lector. El desprecio del triunfo y de la vida son la consecuencia.
    Narrado en tercera persona, no por ello dejamos de asistir al pensamiento torturado del ciclista.
    ¡Enhorabuena, Ángel!

    1. Ángel Saiz Mora

      Muchas vueltas tendrán que dar las ruedas de su vida para que salga de este atolladero, tal es así que la bici para él es una especie de ruleta rusa, será ella quien decida respetarle o llevarle con su familia.
      Muchas gracias, Carmen. Abrazos

  5. Mª Belén Mateos

    Un relato lleno de intensidad. Destila rabia, tensión, rapidez, impotencia… Y todo ello nos lo transmites de forma magnifica. Vives la situación a través de su lectura. Un final tremendo, mirando al cielo, triste imagen y bella forma de mostrarnos que lo que más quiere es irse con Ellas.
    Un beso grande Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      El tiempo es el juez que hará que supere tan enorme pérdida, o tal vez que sucumba, incapaz de hallar una mejor solución.
      Otro beso grande para ti y muchas gracias por tu amable comentario, María Belén

  6. Con delicadeza y poesía has expresado perfectamente esa huída hacia delante de tu protagonista mediante imágenes bellísimas y una estructura narrativa muy buena. Desde luego eres un maestro, Ángel, siempre es un placer leerte. Me ha impresionado especialmente la frase “se abraza a la tortura”. Un diez y mi sincera enhorabuena.

    1. Ángel Saiz Mora

      A mí me ha gustado tu expresión “huída hacia delante”, que creo define perfectamente la actitud del personaje. Tú sí que eres maestra en letras, Belén, además de transmisora de positividad.
      Un abrazo muy fuerte y gracias, de verdad, por tus palabras

  7. Towanda

    Hola, Ángel.
    Una vida, la de tu protagonista, a la desesperada. Le entiendo. Entiendo que cuando el dolor se enquista y es tan grande, cada cual lo afronta como sabe o como puede. Es una carrera hacia la muerte, quizá hacia el encuentro de sus seres queridos.
    El título es perfecto y el último párrafo es demoledor. Esa frase “El asfalto tampoco ha querido llevárselo hoy”, expresa la sensación de desidia, de estar muerto estando vivo, de tu protagonista.

    Jó, vaya micros tan buenos que llevo leídos hoy.
    Me gusta mucho la historia, Ángel, y te deseo suerte y éxitos.

    Besos grandísimos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Un personaje cuyo desapego por la existencia y desesperación vital le lleva a convertirse en una estrella deportiva, aunque no parece que sea algo que le importe, inmerso en una situación de la que difícilmente podrá hallar una salida.
      Para micros buenos los tuyos, esos sí que son para no perdérselos.
      Agradezco infinito tu comentario y me alegro mucho de que te haya gustado.
      Te mando un abrazo de los grandes, con todo mi aprecio y admiración

  8. J u a n P é r e z

    ¡M u c h a c h o ! Tu sobresaliente sensibilidad para textos cargados de humanismo, es lo que me hace pensar que eres una especie de Delibes de esta página de J a m s . (¡Delibes! Quien por cierto también tiene escritas cosas sobre bicis) Muchas veces, desde luego, nuestras pasiones ocultan aspectillos melodramáticos y vuelvo a lo de siempre: Rascando en La Realidad de Los Seres Humanos, se descubre como se ejecuta en cada caso concreto la ley de la compensación. Á n g e l, pedaleas muy en solitario y ……veloz ¡¡¡¡Congratulaciones!!!!

    J u a n , S u p e r a n d o M e t a s D e T o d o T i p o .

    UN ABRAZO.

    1. Ángel Saiz Mora

      Reconozco, Juan, que en mis humildes letras es posible que rezume algo de ese humanismo al que amablemente aludes, no siendo algo que busque a propósito, más bien aparece solo, como una marca de fábrica. ¿Delibes? No te puedes imaginar hasta qué punto me halagas, aunque sea una comparación que no puedo admitir, ya quisiera acercarme siquiera a la sombra del maestro de Valladolid.
      Me gusta mucho tu lema: “SuperandoMetasDeTodoTipo”, estoy por adoptarlo, con tu permiso, claro.
      Muchísimas gracias por tus palabras, que me vienen grandes, pero que te agradezco de corazón
      Un abrazo

  9. ¡Qué buenísimo! No digo nada porque lo has narrado todo y de forma genial. No quiero estropearlo. Me gusta hasta el título.
    Eres un monstruo del relato y lo mejor es que eres mi amigo.
    Un abrazo fuerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Tú nunca podrías estropear nada, Isidro, porque eres un tío genial. No sé si soy un monstruo (en lo feo es posible), lo que sí te corroboro es mi sincera amistad, que llevo a gala.
      Un abrazo enorme

  10. Sergi Cambrils

    Jolín Ángel. Qué duro y qué bueno.
    Qué bien escribes amigo. Todo muy bien hilvanado para contar una historia desgarradora. La bici como un mecanismo de superación y, al mismo tiempo, como una puerta al cielo para encontrarse con ellas (si llega el caso). Vivir al límite, llevar la pena a toda velocidad para sentir la vida más intensamente. Parece que uno es capaz de arriesgar más cuando no siente el miedo y piensa que lo que llenaba su alma se ha extinguido para siempre. Gran relato.
    Un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Pensé que alguien desesperado, en realidad vacío, o lleno de pesadumbre, que es peor, que cree que no tiene nada que perder, podría ser el ciclista perfecto, el que siempre llegará más lejos porque arriesgará más, alguien para quien dejarse la vida en el intento puede que fuese su liberación.
      Que un maestro me diga que escribo bien me alegra el día y más que eso, así que, lo menos que puedo hacer es agradecerte mucho tu comentario.
      No te deseo feliz verano porque doy por hecho que, por suerte para mí, voy a seguir leyéndote.
      Un abrazo, Sergi

  11. Salvador Esteve

    A tumba abierta, y sin dudas, te confieso que me ha encantado. Un relato desgarrador; sobrevivir las ausencias, a su pesar, aferrándose al recuerdo. Abrazos y feliz verano.

    1. Ángel Saiz Mora

      Un ciclista especial, un deportista desesperado, aferrado a una bicicleta como si fuese lo último que le queda, a la espera de que llegue a superarlo, o de que la muerte, esa dama que a veces se caracteriza por sus elecciones caprichosas, se lo lleve también.
      Muchas gracias, Salvador. Feliz verano también para ti.

    1. Ángel Saiz Mora

      Muchas veces las cosas son como son y no hay posibilidad de cambiarlas, como tampoco puede evitarse, muchas veces, que las consecuencias dejen de sufrirse en propia carne.
      Gracias por tu comentario, Edita. Un abrazo

  12. Blanca Oteiza

    Ángel, que terrible historia, se puede sentir lo mal que tiene que estar pasandolo. Creo que algo así te marca de por vida y aunque montes en bici poniendo tu vida en juego, no se suple la soledad que dejan tus seres queridos perdidos, y más si ha sido antes de tiempo.
    Buen relato, suerte!

    1. Ángel Saiz Mora

      Que todos hemos de irnos ya lo sabemos; que nunca nos viene bien, también; pero lo que cuesta mucho admitir es que sea antes de tiempo. Ante el dolor extremo algunos se detienen, otros al contrario, huyen hacia adelante.
      Muchas gracias, Blanca. Un abrazo

  13. Ángel, poco diré más, si ganas como si no y con tu permiso, como amante y practicante de ciclismo me lo llevo.
    En parte me he sentido identificado, esfuerzo prolongación de un dolor, también disfrute.
    Enhorabuena y gracias.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    1. Ángel Saiz Mora

      Voy a decir algo que creo no haber mencionado hasta ahora: Al igual que tú, también soy amante y practicante del ciclismo, por eso estoy muy de acuerdo contigo en esos vocablos con que lo defines: dolor y disfrute.
      Es un honor para mí que te lleves este relato contigo, para eso está y lo hice, para compartirlo.
      Gracias a ti y, en honor a tu estilo, te envío un saludo con señales de humo

  14. Calamanda Nevado

    Ángel Saiz, en tu entrañable cuento, la vida le regala exitos y le pasa factura por su derrota. Así suele ser. Suerte y saludos

    1. Ángel Saiz Mora

      Éxitos que poco le compensan el dolor que arrastra. Que la vida pasa factura por todo es una gran verdad, y más por las derrotas.
      Saludos y muchas gracias

  15. Relato complejo por la cantidad de reflexiones que provoca, desde la cobardía del suicida a la culpa y la no realización del duelo. Un personaje complejo que vive más en su cabeza que en la vida. En fin, lo dicho, un relato para la reflexión.

    1. Ángel Saiz Mora

      Un personaje marcado por el pasado, por un mundo que en realidad no existe, con u nos condicionantes realmente peculiares y complejos, como bien dices, que quizá algún día se abra al mundo, haga borrón y cuenta nueva, cure heridas y evolucione, el problema es que antes caiga en el intento si sigue jugando tan fuerte y con tal desprecio con la vida.
      Tus comentarios son siempre valiosos y aportan. Yo te lo agradezco mucho y te hago llegar un abrazo

  16. Ángel Saiz Mora

    Campeón este ciclista que gana trofeos, aunque sólo exista en mi cabeza. Yo me limito a juntar letras.
    Muchas gracias, Virtudes. Un abrazo

  17. Ángel Saiz Mora

    He sido bastante ciclista y aunque ahora lo soy menos, algo conozco de esfuerzos y duras cuestas, pero el relato es ficción, afortunadamente. Sí pienso que sería factible tomar como desahogo extremo la bicicleta ante una realidad demasiado dura. Por lo demás, y aunque parezca un tópico, ya sabes que dicen que nadie es imprescindible (y yo menos que nadie) pero todos somos necesarios.
    Agradezco mucho tu amable comentario y, con mucho gusto, también te mando besos.

  18. Tremendo relato, solo al final me he dado cuenta de que tenía suspendida la respiración, qué bien escrito. Curioso que sea precisamente su desprecio a la vida lo que le lleve a la fama. Una máquina, así le describen y algo así se considera él al verse arrebatado de sentimientos, que se quedaron en el trágico accidente. La culpa y la rabia lo hacen un contrincante invencible, a ver quíén compite con eso. Bueno y difícil va a ser competir con este relato, creo que de los mejores que he leído.
    Suerte Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      No hay peor contrincante o enemigo que aquel que no le pone límite a lo que hace, que no tiene miedo a las consecuencias de sus actos, no sólo eso, en el fondo nada le importaría que todo terminase. Agradezco mucho tus amables palabras y me alegro de verdad de que te haya gustado. Forma parte del juego y así lo aceptamos, los relatos compiten y a todos nos gustan los reconocimientos, aunque para mí es suficiente galardón un comentario como el tuyo.
      Muy agradecido y un abrazo

  19. Javier Palanca

    Bueno, Angel, un relato intenso que nos pone en la piel de un personaje que habiendo perdido lo más valioso no teme a la muerte, que por cierto no quiere llegarle.
    Está muy bien.
    Abrazos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Al creerse culpable de la pérdida de lo que más quería, en el fondo, no le extraña que la muerte no quiera llevárselo a él también, vivir es su penitencia.
      Gracias Javier, me alegro de que te guste.
      Un abrazo

  20. María José Escudero

    El dolor que tortura a tu protagonista es difícil que lo cure el tiempo y parece que él tampoco lo desea, quiere acabar cuanto antes y la culpa es su motor para despreciar la vida. Un relato estremecedor, no quiero ni pensar lo que se pueda sentir en una situación similar. Como siempre, maravillosamente escrito. Un abrazo, Angel.

    1. Ángel Saiz Mora

      Se encuentra en un círculo vicioso. Por un lado, el dolor, como bien dices, es el motor que le mueve; al mismo tiempo, le impide tomar un camino distinto, una alternativa con la que recomenzar su vida. Una rueda que le oprime y condiciona, sin aparente posibilidad de escapatoria.
      Gracias por tu amable comentario, María José. Un abrazo

  21. Cari Blázquez

    Hola Ángel
    ¡Menudo relato has parido!
    Esa hiperactividad que solo se para con la muerte, esa frustración extrema, en el fondo, esa culpa por vivir aún… Me ha recordado al personaje de Forrest Gump, el teniente Dan (yo casi siempre pienso en formato cine, no lo puedo evitar), que desafía a su Dios y a los elementos con esa ausencia de miedo que tanto asusta
    ¡Impresionante!
    ¡Mucha suerte!

    1. Ángel Saiz Mora

      El teniente Dan, desde su silla de ruedas, primero reprocha a Forrest que le haya salvado, pero luego ha de agradecerle la posibilidad de rehacer su vida, cosa que hace con unas prótesis, un negocio y una compañera de raza oriental (ya lo ves, también me gusta el cine). Quizá mi protagonista, convertido casi sin quererlo, por pura rabia y temeridad, en estrella del ciclismo, llegue también a aprender a volver a vivir.
      Muchas gracias y un saludo

    1. Ángel Saiz Mora

      Perder el miedo a la muerte no es una muestra de valor, sino la prueba de que la vida ha dejado de tenerlo. Cuando no hay nada que perder, la apuesta puede ser muy fuerte, sin límite, todo lo que se quiera.
      Gracias, María. Otro abrazo para ti

  22. Hay mucho dolor en este relato, dolor en el alma sobre todo, aunque expresas muy bien el dolor en el cuerpo (“Los músculos gritan”, “El aire aguijonea su rostro”. Y sentimiento de culpa por seguir vivo, que quiere remediar arriesgando al límite con la bici.
    Duro relato, de los que te hace sentir. Muy bueno!

    1. Ángel Saiz Mora

      Me temo que el dolor del alma es superior al del cuerpo, y que el primero, aunque él lo intenta, no suple ni esconde el segundo, alimentado, como bien dices, por ese sentimiento de culpa terrible.
      Muchas gracias por tu comentario. Me alegro de que te haya gustado.
      Saludos

  23. María Jesús Briones

    Un relato perfecto. Muy triste y bien elaborado, donde se han tenido en cuenta los minimos detalles.
    Felicitacione, Angel.

    1. Ángel Saiz Mora

      Ya sabes que perfecto nunca hay nada. Se intenta hacer siempre bien, eso sí, unas veces sale de una manera y otras de otra. Lo que me llena de sincera satisfacción es que te haya gustado.
      Gracias por tu comentario y un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Tú sí que eres admirable, por eso tengo que pedirte que nunca te quedes sin palabras, esas que combinas de una forma tan genial, ni dejes de compartirlas.
      Muchisimas gracias y otro besote para ti

    1. Ángel Saiz Mora

      Si he logrado un texto capaz de impactarte me alegro por ello, pero no hasta el punto de que literamente des con tu cuerpo en el suelo, tampoco es eso.
      Muchas gracias, feliz verano, cuídate mucho y un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Me alegro de que el relato suscite emociones y reacciones y que no sean de indiferencia, con todos mis respetos a la buenas letras cuando son pausadas.
      Agradezco tu lectura y comentario.
      Un saludo

  24. MIGUEL MANRIQUE

    ¿Gana la prótesis o los recuerdos? Refugio, venganza por un destino familiar funesto, unos se abrazan a la botella, otros a los descensos suicidas. No sé, pero tu héroe ya encontró su recompensa enreconocer contra quien corre, contra el olvido.
    Mucha suerte y enhorabuena.
    Un saludo.

  25. Ángel Saiz Mora

    No sé si es un héroe, ni si él se consideraría así, más bien parece una persona que sufre lo indecible, pero que, como bien dices, dentro de su rabia, dolor y desidia existencial ha elegido ser activo, en lugar de dejarse vencer por la losa del mayor de los infortunios; puede parecer poca cosa, pero tiene dentro de sí los elementos para superarse, si sobrevive a tanta prueba extrema, claro.
    Muchas gracias por tus amables palabras y otro saludo para ti.

Dejar una respuesta