Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

PRIMERA RONDA. ENCUENTRO 7

PALABRASArantza Portabales Santome / Cristina Requejo / Raquel Lozano Calleja

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes de las 14 horas (hora peninsular española) del VIERNES 21 DE ABRIL y cuya única condición será que incluya estos DOS OBJETOS:

JABÓN / POSTALES DE LA HABANA

Una vez publicado no habrá posibilidad de corregir ni reeditar.

Tras la publicación de los tres relatos publicaremos al final de esta misma entrada un enlace a un formulario para la Votación Popular que permanecerá abierto hasta el sábado 22 DE ABRIL a las 14 horas.

El resultado de este encuentro se hará público en una entrada general de la sección ENoTiCias

PUEDES VOTAR EN ESTE ENLACE.

20 Respuestas

  1. REVOLUCION_AME
    Las pompas de jabón acarician su cuerpo desnudo con la misma suavidad con que lo hiciera, hace ya años, aquella piel tostada que conoció en el malecón. Mientras, la peculiar voz de Benny Moré afila los surcos del vinilo a ritmo de bolero que se van clavando nota a nota en sus ventrículos; pero son las prometidas postales de la Habana, que nunca llegaron y la cuchilla de afeitar, las que acaban por teñir el agua de la bañera de Revolución. Roja, como la vieja Cuba.

  2. Cristina Requejo

    CHARCO DE PROMESAS
    “Dios te salve María, llena eres de gracia…”, repetía mientras se lavaba con jabón de ruda contra el mal de ojo. En la mesita de noche, las promesas incumplidas en unas postales de La Habana comparten espacio con un informe oncológico.
    Escribe su última voluntad en el reverso del diagnóstico: “Que mis cenizas sean enviadas a la calle Obispo 8 de la Habana Vieja, que ese cabrón decida qué va a hacer conmigo después de haberme reducido a esto. Quizá sea la manera de que cumpla su palabra y me lleve a conocer el malecón”.

  3. DOMINGO DE PASCUA.

    Resucité al tercer día, como mandan los cánones. Me dirigí a casa y entré a hurtadillas para no asustarlas. Marieta hacía pompas de jabón apoyada en la ventana. Mi esposa bailaba de espaldas a mí. No reconocí el disco. La portada, sobre la mesa, me recordaba a la de esas postales de La Habana que tenía mi abuela. Parecían felices. Ni asomo de la desolación que había imaginado. Decidí marcharme. Ya de vuelta en mi nicho, me acomodé torpemente y cerré los ojos. Supongo que fue entonces cuando descubrí que los muertos, por mucho que lo intenten, no pueden llorar.

  4. Gloria Arcos Lado

    Difícil decisión la nuestra. Queréis dejarnos calvos. Bueno vamos a tomar una decisión, aunque sea casi imposible. Felicidades chicas por vuestros supermicros.

Dejar una respuesta