Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

(Q. U. 21) Cuando los inquisidores estrechaban Castilla

uru6Para que no procedieran contra su familia, Juan Morán, letrado y humanista, quemó las armas de todas las guerras que había vencido en los tribunales.

Los libros ardieron con olor a ganado marcado por hierro cadente. Las hojas, plegadas en encuadernaciones prietas, se resistieron a ser ceniza. Con la horquilla de aventar las mieses, Juan sostuvo abiertos sobre las llamas los volúmenes más gruesos, para que así se consumieran las ideas desde dentro. La hoguera era ya rescoldo mientras cabalgaba el camino real hacia Sevilla y los alguaciles aporreaban la puerta.

Años después murió matando, junto a Aguirre, en Barquisimeto. Su cuerpo, derrumbado por un disparo de arcabuz, quedó en el lodo, con un agujero en la coraza oxidada por el que cabían tres dedos. Los soldados del rey le robaron la espada aunque le dejaron la daga, mellada en las costillas del último esbirro que apuñaló.

Al caudillo de los Marañones le cortaron la cabeza y la pasearon en una pica. La de Juan continuó unida al cuello hasta que los gusanos quisieron. Ambos creyeron que la palabra libertad aludía al derecho del pueblo a derrocar a los malos gobernantes. Lope lo supo por instinto, Morán tras sesuda reflexión.

 

 

8 Respuestas

  1. Un textazo al que voté encantado de la vida. Me gustó mucho. Será porque Lope es uno de mis ídolos desde siempre. O porque está muy bien escrito. O por ambas cosas a la vez. No sé yo.

    Un abrazo,

    D.

  2. Mel

    Me ha encantado. Desde la huida de los inquisidores, las ideas quemándose por dentro y el contrapunto con el loco Lope de Aguirre. UN micro estupendo, me he quedado con ganas de más. Me encantan los cuentos que mezclan Historia y ficción. Abrazos.

  3. María Ordóñez

    A mi también me gustado mucho la imagen esa de las ideas quemándose por dentro. Y el final, atroz, pero certero y llega a todos lados. Muchas felicidades. ¡Qué manera de escribir!

Dejar una respuesta