Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

38. Que me espere sentado

Soleada mañana, bonitos trajes, delicada misión. Tocha al volante y Robledo, Bledo, al lado. Encontrar a la mujer del jefe se nos antojaba como buscar una estrella en el firmamento. Un brunch en la cafetería Apolo XI fue la primera pista. La segunda, el tique del Alta Velocidad con parada en Supernova, grandes almacenes con precios a años luz de la competencia. La nube de asteroides uniformados que la rodeaban delataron su presencia. Señora, el jefe… Señores, al jefe… Tocha y Bledo impelieron los asteroides uniformados al espacio profundo y a la mujer del jefe adentro del ascensor. Una vocecilla dijo: puerta se cierra… La entrepierna de Bledo acusó el golpe. Guapa, rubia y contundente, se dijo constreñido por el dolor. Las narices de Tocha salpicaron de granate sus impolutas camisas. Uno ochenta y noventa kilos, le calculó intentando contener la hemorragia. Yo me quedé más tieso que la bandera americana en la Luna…  Señora, el jefe… La vocecilla: puerta, se abre… Posó el pie en Últimas Novedades como si conquistara Marte, se toqueteó el flequillo ante un expositor, y los asteroides uniformados se sintieron atraídos nuevamente por su extrema gravedad. Sentado, Carlete, dile que me espere sentado…

16 Respuestas

  1. Gracias, Carlos, por tus comentarios. Lo que te desconcierte la frase final creo que se debe a que es una frase hecha, que a lo mejor no usas habitualmente, y que viene a significar que si espera que vaya corriendo a su lado, pues eso, que espere un buen rato sentado, jaja, (igual también sobra esta explicación y a ti solo te desconcierta y ya está). Sea como fuere, un fuerte abrazo y lo dicho, muchas gracias por dejar tus comentarios..

  2. Ton Pedraz

    Incertidumbre, QUE MANEJAS A LA PERFECCIÓN, a tope durante todo el relato. Y muy realista, con esa nube de asteroides uniformados pululando, los golpes, la entrepierna de Bledo, las hemorragias, etc..
    Y me temo que para nada, que la mujer del jefe no tiene demasiadas intenciones de volver con él.
    Me gustó mucho José Ignacio.
    Saludos y suerte con tu apuesta.
    Ton.

Dejar una respuesta