Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

103. Quebrantara su rutina Calamanda Nevado

Solíamos verla contenta, ágil, dispuesta a lidiar con vomitonas, dolores de tripa, suciedad, malas noches, procesiones, rosarios, velatorios, paellas, y más y más tareas como una jabata. La  consideraban reservada hasta un domingo lavando en el remanso del arroyo. Confesó su gusto  por otros menesteres. Su inquietud no esperó a septiembre   para asistir  a alfabetización.  Ningún problema, dictado, tabla o  lectura se le resistía.

En aquel  tiempo nos animaba  canturreando.-  Saber, saber, saber…-.

Criticábamos    su  gusto  por   la tranquilidad   silenciosa de la  noche,   esperando sin apuro las tantas para devorar   libros o  hacer redacciones. Cuántos huecos  sacó al   trabajo del campo repasando tablas, feliz como una chiquilla.

Lucía esa mirada en la biblioteca, entre  sus  compañeros de curso nocturno,  cuando rellenó las matrículas del instituto,  observando el resplandor dorado  de la pasta de su diccionario, se iluminaba impidiéndole  rendirse,  y desmontando nuestras exigencias familiares.

Antaño nadie imaginó  que ese trabajo tan bueno  en la ciudad  fuese para ella. Que su marido   confesara con timidez. -Cada día está más guapa y más joven- Que ella abriera  tontamente  un cajón pequeño y le encontrara cartas de otra mujer  repletas de faltas de ortografía.  Que sus hijos la imitáramos haciéndonos universitarios.  Que brillara.

 

20 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Cuánta vida nos cuentas en estas pocas y hermosas palabras, Calamanda. Alguién que con un gran esfuerzo, no siempre bien visto por los suyos, es capaz de quebrantar esa rutina marcada por su sino, merece el mayor de los reconocimientos. Enhorabuena y suerte. Un saludo.

  2. María

    Me ha dado tanto gusto ver cómo ha empezado a brillar esa mujer y más aún que la infidelidad no le hiciera mella, porque nadie se siente peor ante alguien que tiene mala ortografía… Bravo por ella y por ti, Calamanda. Linda historia. Un gran abrazo!

  3. Martín Zurita

    Hola, Calamanda.
    Todo un canto al cambio de aires y a la superación en una mujer dura para el trabajo y madura para los estudios, que le ponen feliz como a una chiquilla. Qué sorpresa tan descomunal les da con su actitud, antes que a ninguno al narrador, uno de sus hijos. Cómo pilla al maridito en el renuncio y obtiene el premio de un trabajo interesante en la ciudad, provocando que sus hijos la imiten sus ganas de estudiar. Qué bien juegas con la luz de ella, su iluminación, su brillo.
    Me encanta, por original, la manera como cierras los puntos suspensivos tras Saber, saber, saber.
    Solo una sugerencia que podrías considerar (estás a tiempo para corregir) si te parece. En el cuarto párrafo veo demasiadas comas. Yo pondría un punto o punto y coma después de “instituto”. De cualquier modo el texto es genial. Es toda una bandera a enarbolar por cualquiera. Pero sobre todo por una mujer que fue tan rural.
    Besos.

  4. Ángel Saiz Mora

    Una mujer realmente interesante, con una inquietud natural que le hace sacar tiempo de donde no lo tiene para formarse, cuando lo normal hubiera sido seguir la inercia que le estaba reservada, esa rutina-carcel a la que no quiso resignarse. Sin quitarle ningún mérito ni encanto a la vida en el campo, todo un ejemplo de superación.
    Un saludo y suerte

  5. Bonita historia de superación Calamanda. Una mujer admirable tu protagonista, capaz incluso de llevar bien la infidelidad y es que ante una carta con faltas de ortografía ¿Quién se inquieta?.

    Mucha suerte. Saludos.

  6. María Jesús Briones

    Un homenaje a la mujer rural luchadora y con afán de superación, narrado con mucha soltura y final feliz.
    Suerte y besito virtual, Calamanda

  7. Calamanda

    María, Martín, estoy de acuerdo con la sustitucvion de esa coma por punto; no sé si se puede arreglar. Ángel y Maribel, gracias por vuestros comentarios. Besos

  8. Hola, Cala.
    Describes a una mujer increíble que, después de echarse a las espaldas, todas las tareas del mundo quiere aprender. Creo que sus hijos no pudieron tener un ejemplo mejor.
    Me gusta muchísimo tu historia.
    Un abrazo grande, como tu protagonista.

  9. Martín Zurita

    Hola, Calamanda.

    Con respecto a la sustitución de la coma por el punto y coma, pídeselo a Jams. Verás como él lo hace (es quien puede) y te queda un texto redondo, niquelado. Un beso. Dale el número de relato y el mes para que vaya más deprisa, que con lo del recopilatorio y la fiesta vive sin vivir en sí. Un beso. Ah, y nueva enhorabuena por admitir sugerencias.

  10. María José Viz Blanco

    Da gusto leer casos, tan bien escritos, de personas que se superan, día a día. Muchas veces no es fácil vencer los obstáculos que nos ofrece la vida pero tu protagonista lo consigue. ¡Enhorabuena, Calamanda!
    Un abrazo.

  11. MªBelén

    La superación de una misma en la vida a veces no es entendida. Salir de su rutina de campo, de esas fatigosas labores…Una carta de infidelidad con faltas de ortografía no es buena recompensa a su esfuerzo, aún así es fuerte, valiente y va a por todas.
    Buen relato, me encanta el personaje que has creado.
    Un beso Calamanda.

  12. Salvador Esteve

    La constancia y la inquietud por el saber. La superación con la admirable actitud de una luchadora de la vida. Muy bueno, Calamanda. Abrazos y suerte.

  13. Calamanda

    Salvador, gracias. Has contado la idea fenomenalmente.
    Ana, gracias por tu ternura. Siempre leo tus relatos con ilusion y me gustan. Ánimo y adelante. Besos

Dejar una respuesta