Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

73. Recaída

Descendió de nuevo por la madriguera, y llegó hasta el familiar pasillo. Estaba preparada para regresar. Esta vez enfrentaría sus miedos, y escogería la puerta correcta. El tiempo no volvería a escaparse tras el dichoso conejo blanco, porque sus días estaban llenos de proyectos. No habría más dudas sobre el camino a seguir, ni dejaría que nada enredara su mente a la hora del té. Sonrió al contemplar el tatuaje con forma de corazón, dibujado en su brazo.Tenía respuestas para todos, incluso para aquella voz felina que retumbaba en su cabeza.
Ahora que Miguel estaba con ella, no volvería a temer por su vida. Aferrada a su mano se sentía segura; la apretó con fuerza, dispuesta a dar el paso. Se volvió hacia él para buscar su mirada alentadora, y una fuerte descarga la sacudió de pies a cabeza. Descubrió, horrorizada, cómo su ángel guardián tomaba un trago del pequeño frasco de licor que había sobre la mesa, y comenzaba a hacerse más y más pequeño. Arrastrada por el impulso de seguir junto a él, Alicia también bebió, y rompió a llorar desconsoladamente.

2 Respuestas

  1. Pues seguramente las referencias a Alicia en el País de las Maravillas están por alguna razón que has considerado pertinente, pero incluso extrayéndolo de ese contexto que tan bien has hilado creo que luciría el sentido de tu historia. ¿Gente que se pierde siguiendo decisiones de los demás?. Ya me confirmarás si quieres. El relato desde luego está escrito con maestría y la metáfora que lo envuelve todo es muy bella. Perdona si no lo he interpretado bien (que seguro es culpa mía). Mucha suerte 🙂

  2. María, un microrrelato de amor hasta el final y más allá, donde la enfermedad no es más que una piedrecita en el camino que se puede sortear, aunque duela.

    Me ha parecido un gran texto, que calla más de lo que dice y que, por eso, lo convierte en todo un laberinto muy atractivo.

    ¡Buen trabajo y mucha suerte con el concurso!

    Saludos.

Dejar una respuesta