Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

62. RECUENTOS POPULARES VOL. II: RETORNO (C. Quílez)

Cuando la comadrona le informó de que su esposa no había superado el séptimo alumbramiento, se había imaginado que el recién nacido sería enorme, pero resultó que era ridículamente pequeño, apenas más grande que su dedo pulgar.

Luego, sin nadie ya que le ayudara a salirse de los baches en los que la vida y su manía de hacer las cosas a su manera le metían, vinieron los años del alcohol y la niebla, las deudas y el hambre.

Cada una de aquellas siete bocas que le imploraban comida terminaron por convertirse en otros tantos jodidos y estridentes problemas para sus resacas. Bien, –se dijo un día–, él los resolvería; y lo haría a su manera, vaya si lo haría.

Pidió prestada una furgoneta y les dijo a sus hijos que le había salido una mudanza y que necesitaba que le echaran una mano. Condujo hasta una ciudad desconocida y dejó a los niños adormilados en el interior de un bosque de callejuelas.

Una noche, mientras orinaba en el baño y canturreaba una canción de Frank Sinatra, se le aparecieron siete espectros. El menor de ellos sostenía un mendrugo de pan desmigado. El espejo sólo reflejaba un borracho balbuceante.

25 Respuestas

  1. Margarita del Brezo

    Huele a mugre tu historia. Y a humedad.
    La desesperanza tiene mirada legañosa y los mocos resecos dificultan la respiración.
    Sobrecogedor el final.
    Vamos, que no tiene desperdicio.
    Un beso

  2. Ángel Saiz Mora

    Pienso igual que Paloma, en la mejor línea de los cuentos populares has creado unos personajes peculiares y un mundo propio, aunque debidamente actualizado, al que es imposible no transportarse en la lectura. Tu protagonista, insconsciente y odioso, capaz de la mayor vileza, nada tiene que envidiar a los malos más malos creados por la mente del hombre, Darth Vader es un angelito al lado de éste.
    Muy buen relato. Tú sigue contando, recontando y compartiendo, para que te leamos.
    Un abrazo y suerte

    1. En este caso, el malo -el leñador que abandona a sus siete hijos en el bosque- ya estaba inventado por Perrault, yo sólo lo he actualizado, como bien dices.

      Gracias por tus palabras, Ángel y no temas, que bajo mi chistera siguen escondiéndose conejos y culebras.

      Abrazo.

  3. MªBelén

    Una terrible historia que envuelve desde el principio. la pérdida de su esposa, la angustia bañada en alcohol, la algarabía inocente de sus hijos, la impotencia, la resaca… Un instante de dudosa lucidez y la tragedia. Fantástica imagen la de esos niños adormilados, parece que les ves igual que en el reflejo del espejo.
    Un relato duro, espeluznante y genial.
    Un abrazo enorme Carles.

  4. Ya te han dicho todo, que más podría agregar?
    El relato es fantástico además de duro. Ese final pone a tu protagonista en su real dimensión, la bajeza humana en su peor momento.
    Excelente.
    Un abrazo y suerte.

    1. Carles Quílez

      Yo creo que entre los espectros que regresan de la calle y los que habitan en su cabeza, va a pasar unas terribles navidades. Todito lo contrario de lo que te deseo a ti. Que pases unas felices fiestas, Belén y enhorabuena también por tus últimos éxitos.
      Besos

  5. Cristina Requejo

    Buen relato, Carles; el ser humano puede llegar a ser un monstruo. Tú nos has mostrado una de sus más terribles caras, y lo has hecho con maestría.
    Suerte y abrazo.

  6. Juan Antonio, agradezco de veras tu perseverancia y ese punto analítico pero al mismo tiempo animoso de tus comentarios.
    Eres siempre una buena noticia.
    Saludos cordiales y que acabes de pasar unas felices fiestas.

  7. Salvador Esteve

    Terrorífico y genial, me ha encantado. Uno puede vivir a su manera, pero acciones tan miserables, no se me ocurre otro adjetivo, retratan su inmundicia moral. Solo espero que por lo menos, en ese vivir a su manera, aparezca otro actor y que sea el principal, la conciencia. Abrazos, Carles, y felices fiestas.

Dejar una respuesta