Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

103. RETRATOS DE PRIMAVERA (Nani Canovaca)

Me apetece ir a  coger un ramito de lirios de los que nacen junto a la Cueva del Agua, así que me coloco las zapatillas mágicas (esas que hacen que vuele por el campo) y me encamino al lugar deseado.  El sol calienta mi espalda y mi energía se desliza al ritmo de mis pisadas. Encuentro margaritas y florecillas, con ellas comienzo mi ramillete, ese que colocaré en el florero de cristal y gemas. Cuando llego a la cueva, me siento a descansar. El fresquito que sale me reconforta y con asombro, veo a lo lejos como avanzaban unos nubarrones que anuncian una eminente tormenta.  No me da tiempo a volver antes del chaparrón, así que intento buscar un lugar para cobijarme. No me queda otra que introducirme en la cueva, que húmeda y fría, tendrá que ser la que me arrope. Me mojaré de todas maneras, el agua se filtra por todos lados. En esto ando cuando suena un estruendo que se estrella allá en Rompezapatos y allí, entre el agua de dentro y la de fuera, disfruto de los paisajes que mi cámara fotográfica no captará, ya que se quedó sobre la mesa de la salita.

41 Respuestas

  1. Juan Antonio

    Hola Nani. Sin duda le has dado tu sello personal al relato. Sacas historias bien contadas de cualquier sitio, incluso de dejarse una cámara olvidada encima de una mesa. Enhorabuena y suerte. 🙂

  2. Hola, Nani.
    Un relato bucólico de alguien que ama el campo, pero que tiene mala cabeza por olvidarse la cámara.
    Es una bonita historia.
    Unos besos, reguapa.

    Ah, y suerte.

  3. Ángel Saiz Mora

    Sí que es una lástima que no haya podido inmortalizar esos momentos que le brinda la naturaleza, pero al menos sabe apreciarlos y disfrutarlos, ya vendrán otros en los que sí se acordará de llevar su cámara.
    Suerte y un saludo

    1. ángel, como decía antes, a veces la mejor cámara es la que captan nuestros propios ojos y sentimientos, no crees?
      Agradecida por tu comentario.
      Besicos muchos.

    1. Eva, lo de las zapatillas me lo inspiró mi hijo cuando era pequeño. Siempre quería unas zapatillas que corrieran mucho, así que por que no vamos a desaear nosotros los mayores una mágicas, ¿no crees? ¿A que es bonito ese paisaje de “Rompezapatos”? Siempre hay lugares realmente mágicos en todos sitios y ese seencuentra en mi zona.
      Gracias Eva por tu bonito comentario.
      Besicos muchos.

  4. Virtudes Torres

    Empieza todo siendo tan bonito, tan perfecto.
    Después los nubarrones vienen a jorobar el día. Y el colmo cuando te das cuenta de que hay algo bonito que plasmar y no vas preparada.
    Un consejo: ya que estás en una cueva, aprovecha las paredes y deja constancia de tu paso y del momento.
    Besos.

  5. Lito Canovaca

    Pero hombre saca el movil, que hoy lo llevamos todos y haz las fotos, que no se pierdan esas vistas y puedas compartir. Yo un poco menos poético que tu, para mí no quedaron genes, se quedaron en tí, para así poderselos trasmitir a tu hija, Todo queda en casa. Cochina envídia.!!!!

    1. Brother, no envidies nada que todos tenemos cosas que celebrar y mira lo que te ha concedido la vida hoy, ¿habrá algo mejor?
      Gracias por comentar.
      Besicos muchos.

  6. ¿Te das cuenta de que un relatillo de nada puedes sacar varios más? Las zapatillas voladoras, la cueva húmeda y fría, la cámara olvidada… Qué imaginación chiquilla.
    Muy primaveral, amiga
    Suerte

  7. Me gusta el tono de fantasía de tu cuento, con las zapatillas mágicas (me recuerdan a “las botas de siete leguas” de aquel otro cuento). aparte de esto, te diré que a mi me gusta mucho la fotografía, pero dejarse la cámara tiene sus cosas buenas, cuando miramos por un objetivo no “vemos” las cosas realmente. Creo que tu personaje ha tenido suerte de olvidarse la cámara y poder vivir la experiencia de la tormenta con toda su intensidad. Suerte
    Un abrazo

    1. Anna, como antes decía: “Las zapatillas me las inspiró mi hijo cuando era pequeño, él siempre quería unas que corrieran mucho”. En cuanto a las imágenes, siempre hay alguna guardada en nuestros sentidos, que se quedó ahí grabada o imaginada… Gracias por comentar.
      Besicos muchos.

  8. Salvador Esteve

    Nani, no hay cámara más precisa que la mente, que además de imágenes capta olores y emociones, y es lo que nos has transmitido. Abrazos y suerte.

  9. Qué lugar más bonito nos describes, eso sí para fotografiar, dentro de esa cueva, habrías necesitado una cámara sumergible…
    Imaginación no te falta.
    Un beso, y ¡suerte!

  10. Nani, es un relato un poco raro, quizás el título “retratos” sea la aclaración, has contado una estampa pastoril, muy visual. Me descoloca un poco la mezcla de zapatillas mágicas y cámara fotográfica.

    1. Ximens, como tú dices: “Sin duda culpa mía que no me entiendas”. Me gusta que así me lo comentes. El caso es que no tengo mucha disciplina al hacer mis relatos y quizá me lleve demasiado por la fantasía, sin pensar que igual no corresponde la imagen al momento que describo. No he hecho nunca talleres y siempre me dejo lleva por mi impulso (no tengo ni idea de normas o formas), así que igual debería ser más disciplinada. Lo bueno de todo esto, es que me divierto y sobre todo, con vuestros comentarios, consejos y reflexiones, siempre saco algo positivo y aprendo, que es verdaderamente lo que me gusta. Por eso Ximens, te estoy especialmente agradecida, tus comentarios siempre me hacen pensar. Espero que para la próxima, te deje con mejor sabor de boca.
      Besicos muchos.

  11. calamanda

    Nani, cuentas la clasica excursion al campo que nos vuelve locos; y luego nos enfadamos por pequeños detalles como el de una foto. Suerte y saludos

    1. Izaskun, Muchas gracias por comentar y tus buenos deseos. Lo importante como le decía a Calamanda, es que disfrutemos, las fotos pueden quedarse en nosotros mismos.
      Besicos muchos.

  12. Blanca Oteiza

    Qué magico y bonito cuento, aunque no pueda recordarse con fotografías. A veces es lo que pasa, ves algo precioso y dices, qué pena no tener la cámara de fotos (suerte que ahora con el móvil muchas veces se puede hacer un apaño).
    Preciosa historia.
    Un saludo

    1. Blanca, muchas gracias por pasar y comentar. A veces son mucho más míticas y bonitas esas fotos que se nos quedan prendidas del alma. De nuevo, muchas gracias y si te ha gustado, pues sonrisa tontona la que me da.
      Besicos muchos.

Dejar una respuesta