Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

35. ¿SABES? AYER COMPRÉ MI PRIMERA NAVAJA (MODES LOBATO MARCOS)

“¡Rediós! ”

Aún recuerdo tu dentadura postiza mordiendo exabruptos, cada vez que mamá te sugería abandonar ciertas costumbres.
Cabreado, entrabas en el baño y, aunque tus dedos parecían tocar un arpa invisible, insistías en afeitar con navaja los meandros de tu rostro para después refrescarlo con loción de lavanda.
Más tarde, ya vestido de domingo, tomabas mi mano y siguiendo un ritual sacrosanto salíamos a la calle.
Flor, la kiosquera, nos esperaba con cinco sobres de cromos. “Cuatro son pocos. Seis, demasiados “, decías al entregármelos.
Y, sin sentir el aleteo del tiempo, casi completamos el álbum.
Solo nos faltaba el cromo del futbolista estrella.

Una noche, desde tu cama, me dijiste: “Obedece a tu madre, pero sé tú mismo “.
Y te dormiste para siempre.
Semanas después fui al cementerio y puse el álbum sobre tu lápida. Entonces, una ráfaga de viento lo hizo bailar hasta abrirlo por la página de aquel cromo tan deseado.
En su lugar, yo había pegado la foto de mi auténtica estrella.
Tu foto, abuelo.

Hoy, diez años después, afeito por vez primera mi bozo.
Mientras lo hago, solo puedo reír y llorar al sentir en mis fosas nasales un dulce olor a lavanda.

24 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un relato lleno de sensibilidad, con detalles de calidad que llaman la atención, como ese afeitado con navaja sobre los meandros del rostro. Una historia de amistad que va más allá del parentesco. No se puede pedir más que dejar en los demás el mejor de los recuerdos.
    Ahí va mi abrazo y mi admiración, Modes

  2. J u a n P é r e z

    Quien respete a sus mayores, será una persona hecha y derecha de por vida.Siguiendo por el encanto del argumento y por el carácter marcado del abuelito. Es el segundo que leo sobre lema “abuelitos” y también con el tuyo he disfrutado sobremanera. La fantasía final donde tu lavanda redondea la delicadeza de tu composición, es formidable.

    J u a n , P e r f u m e r o ” I n P e c t o r e ”

    ¡Ah! Y Buenos Días Majete.

  3. María José Escudero

    Los que hemos tenido la suerte de conocer a alguno de nuestros abuelos podemos entender este homenaje como propio.Sabemos que ese lazo emocional que se establece con ellos perdura para siempre, que son parte de nuestra formación y nuestros valores. El abuelo era el guía que nos narraba las historias familiares mientras le acompañábamos a coger caracoles o íbamos a la fuente,el que nos enseñaba los nombres de los árboles, que se ocupaba de nosotros agradecido de tener una segunda oportunidad. Lástima no haber puesto más atención.
    Precioso, Modes. Te mando un beso como los de mi abuelo: húmedo y sonoro.

  4. María Ordóñez

    Qué manera de escribir. Qué relato tan hermoso, lleno de ternura, de verdades y de amor del bueno. Muchas gracias, Modes. Qué felicidad leer un texto tan bueno! Felicidades!!!

  5. La Marca Amarilla

    Muy bonito, Modes!! Te me estás volviendo blandito y mimoso, eso puede ser bueno y puede ser malo, el caso es que siempre sabes darle tu toque especial a lo que escribes, y no pasas desapercibido!!

    Cuando quieras, te doy mi cromo estrella!!

    Un saludo! 😉

  6. Me ha emocionado.
    (Precioso. Bonito. Tierno. Entrañable)
    El cromo estrella…
    Y luego se afeita por primera vez…
    ¡Muy bueno!

    — por cierto, aprovecho para comentar que me gustó tu relato para la San Silvestre Salmantina (yo, como mínimo, lo habría seleccionado 😉

    Un abrazo.
    Carme.

  7. Calamanda Nevado

    Modes, cuantas veces, como en tu relato, nuestra manera de hacer las cosas viene dictada por la admiración hacia los que tenemos cerca. Suerte y saludos

  8. Una historia bonita y bien llevada, como esos abuelos que acompañan de a sus nietos al colegio, cogiéndoles de la mano, suavemente, pero transmitiendo al mismo tiempo calor y seguridad.
    Saludos cordiales, Modes.

  9. Mar Horno

    Maravilloso homenaje al abuelo que todos tuvimos y que cuando los abandonó nos dejó huérfanos de cariño pero ricos en recuerdos y vivencias. Precioso, precioso. Un abrazo.

Dejar una respuesta