Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

97. Sacrificios navideños (Barlon Mrando)

Habían hecho un cálculo de lo que podría costar una buena cena para toda la familia: tres kilos de cigalas, dos de almejas para hacer a la marinera y un pavo relleno de buen tamaño, aparte de los turrones, dulces variados y un par de botellas de cava, para abrir más que nada por oír el sonido del corcho al saltar. Y que no faltasen los mazapanes con formas de animales para mamá. No era una cantidad desorbitada, pero sí hacía una bonita cifra.
Después de dar cuenta de la tortilla y las natillas, celebraron el ritual de las campanadas. Solo la abuela se quedó sin terminar las uvas a tiempo. Los adultos brindaron con vino de cartón y los chicos con gaseosa. Los muchachos pensaban que la cena tan cutre era un rollo, pero les brillaban los ojos al ver a sus padres tan felices. Todo parecía muy especial.

En algún lugar donde no se celebraba la nochevieja, tres chiquillos comenzaban a salir adelante.

Se trajeron a los niños a pasar las siguientes navidades. Ya sabían leer y escribir, estaban bien nutridos y aseados y tenían un sabor exquisito en manos de una buena cocinera.

18 Respuestas

  1. Vaya, vaya,… ¡Menudos sacrificios! Me ha gustado ese juego ambiguo entre los sacrificios que parecen hacer por falta de dinero y los otros sacrificios, más macabros y apenas esbozados. Pone los pelos de punta.
    Abrazos

    1. He tenido un mes malo, guapa, he batallado pero las musas no estaban de parte, y me he decidido por este testo entre otros. Pero se ve que si siquiera se entiende que con el dinero ahorrado apadrinaron a los ñinos. Nada, un desastre que no me lleva a ninguna parte. Pero gracias por pasar y comentar.

      Felicísimos año 15.

      1. Sí, sí, Barlon, si lo de los niños apadrinados lo entendí. Lo que me hizo poner los pelos de punta fue la frase final “…y tenían un sabor exquisito en manos de una buena cocinera”. Parecía que al final la familia se los comía como si de un sacrificio ritual se tratase; pero es muy posible que fuese mi mente retorcida y la falta de sueño o una mala digestión lo que me nublara el entendimiento. A mi, con todo y eso, el relato me sigue pareciendo bueno. Creo que nos has dejado esa frase final para que cada uno acabemos el cuento como nos parezca (lo cual quiere decir que tengo una mente perversa)
        Abrazos y un muuuuy Feliz 2015

  2. Ángel Saiz Mora

    Dos líneas finales que cambian todo el sentido y dejan al lector con los ojos muy abiertos.
    Buen texto, como no puede ser de otra forma.
    Te deseo suerte, te mando un abrazo y te deseo felices fiestas.

    1. La idea era dar dos giros, pero ninguno de vosotros lo entiende como debería ser, así que me he equivocado. Y sé donde, creo que añadiendo una palabrita o dos todo se vería más claro, pero supongo que sería hacer un poco trampo editarlo después de haberlo enviado.

      Si el lector no entiende es que el escritor no lo ha hecho bien, Ana, siempre.

      Besísimos y feliz año 15.

  3. Me ha quedado fallido, y es que este mes ha sido una pesadilla. Quizás devía haber enviado el que me pedía el corazón. En fin, el último cartucho desperdiciado. Adios libro. Gracias Ángel, siempre con buenas palabas.

    Felicísimo año 15.

  4. Isabel

    Pese a tus respuestas tan pesimistas, he de decirte que tu relato me ha emocionado, me ha llegado al corazón. Y supongo que esa era tu intención al elegirlo, porque es una historia que tiene uno bien grande.
    Espero que vayas saliendo de este mes tan malo, todo lleva a alguna parte.
    Te deseo Felices Fiestas, Feliz Año y te doy un abrazo bien grande de esos que curan los desastres internos.

    1. Ay, Isabel, que lo de llegar al corazón tenía su trampa. Pero vaya, que muchas gracias por leer y comentar, y por los ánimos. Creo que saldré a correr desnudo por las calles en cuesta abajo a ver si así vuelven las musas, total más lejos no se van a ir (sí, Modes, a ver si crees que tienes la exclusiva).

      Feicísimo año 15.

    1. Claro que sí, y yo soy un tipo de actos, más que de palabras, y cuando se trata del amor ni te digo, magia de la guena, pongo el puerco y la mente en ello. Estoy yo más contento con mi testo de este mes que Drácula con brackets. Muchas gracias por pasarte.

      Felicísimo año 15.

  5. A ver Barlon… no seas tan duro contigo mismo que el relato se intuye perfectamente. Te has calzado un pedazo de antinavideño que no se lo salta un pavo relleno. A mí me ha gustado que después de tantos buenos deseos me lleven a dar un paseo por lo tenebroso que esconde el ser humano. Te deseo un feliz 2015. Siempre tuyo. Mucha suerte 🙂

    1. Jamás se me ha saltado un pavo relleno, los cazo a todos al vuelo, y luego ya no les da tiempo ni a decir pío en alemán. Podía haber sacado lo de la carne y dejarlo en el apadrinamiento, seguro me habría ido mejor, pero soy poco de almíbar. Yo deseo que en el 2015 dejes ganar algo a los demás y que te vaya mejor que este. Siempre tu amo, tuto callo.

      Felicísimos abracísimos.

  6. Nos confundes Brando con un relato de corte callejero, de vidas de clochard harapientos con familia que beben en cartón pero al final nos descubres una jodida familia de caníbales sin prejuicios que engordan al “cerdito” para la matanza, pobres niños.

    abrazos y suerte

  7. Tengo un látigo de cinco colas en el desván, te lo dejo en alquiler barato a cinco leuros el zurriagazo, por ser tú. O, si lo prefieres, le pido el cilicio a mi vecina, que es una bruja de confianza, para que te lo preste un mes. Creo que es muy de Barlon girar con canibalismo la supuesta historia tierna y bonita. Tienes ñoñalergia o algo asín. Y venga, dejate de quejicadas y espabila, que Doña Tere te espera para que la pintes bigotes en el alma y la retuerzas los hierros en forma de pajarita. Picabicos.

Dejar una respuesta