Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

123. Sentencia

Sabía que podía ocurrir, el odio era ancestral, que no lo perdonarían, ya estaba sentenciado. Debía moverse con rapidez, no podía esperar a la mañana por lo que decidió partir ya mismo

Era tarde y una noche muy fría. Mientras desandaba el camino subió el cuello del abrigo pensando que cuando le dijo “cuídate”, no la tomó en serio, ella siempre exageraba.

El súbito batir de unas alas lo sobresalto, un ave nocturna pensó y siguió adelante, la arboleda circundante parecía cobrar vida a su paso en un juego de sombras fantasmagóricas. No vio ni oyó nada a pesar del silencio apenas quebrado por su gemido  mientras un frio que penetró por su espalda lo quemó por dentro. Dobló sus rodillas y cayo pesadamente, la venganza se había consumado bajo la única testigo. La luna.

11 Respuestas

  1. Mª Belén Mateos

    La huida atemorizada de tu protagonista, no le sirve de nada, la venganza esta servida y la luna lo contempla.
    Me gusta la descripción de su escape por el bosque. Ese batir de alas y sombras amenazantes.
    un abrazo Luis.

Dejar una respuesta