Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

SEP125. EL DÍA QUE CURÉ UNA NUBE Y NO QUISO MARCHARSE, de Érika González Leandro

Conozco una nube que ahora llueve alegre. La encontré sobre la cuneta durante una de mis múltiples andaduras en moto. Rota y sucia de asfalto, sus trozos zigzagueantes desaparecían de a poco con cada remolino que las endiabladas llantas dejaban al paso.
Tras curarle las heridas y rellenar sus huecos con algodón, la acomodé entre mis brazos como lo hacía contigo. Piloté lejos, hasta el lugar donde decidiste que el cielo era el mejor compañero de viaje, para soltarla y que volviera a ser libre. Desde entonces, una nube persigue mis sueños, se posa a mi lado en mis trayectos e incluso a veces, solo a veces, creo oírla lloviznar palabras de perdón por haberme hecho creer que hay mejores acompañantes que yo.

22 Respuestas

  1. Bonita y positiva historia sobre algodones y libertades. Que esa nube siga feliz y libre, tras su segunda oportunidad y con tan buena enfermera. Me hizo recordar las nubes de algodón de azúcar. Suerte y abrazo.

Dejar una respuesta