Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

SEP154. MALA COMPAÑÍA, de Mercedes C. Velázquez Manuel

No vuelvo a mirarle a la cara, me dije. Por dos veces había intentado quedarse en mi compañía, suplicándome que la acogiera, pero no me había dado resultado, no era feliz a su lado.
Andaba yo buscando mi libertad, mi autoestima y mi serenidad y, estar con ella, hubiera supuesto no desembarazarme de sus cadenas.
Quería seguir siendo agradecido a la vida, seguir teniendo buena onda.
Cuando no usaba mi raciocinio, ella era mi peor enemiga, no permitiéndome ser yo mismo. Quería dejar de juzgarme, no reprocharme, ni ponerle asunto a hechos y actitudes del pasado sin angustiarme por el futuro. Ella podía controlar a su antojo parte de mis pensamientos. Por eso mismo me costaba, sobre todo, manejar mis acciones y mantenerlas a raya. Sobre todo cuando me servía como plato diario, entrar en barrena, como si ese alimento fuera a nutrirme, llenando mi existencia…
Marcarme buenos hábitos y metas realizables fue mi estrategia. Dejar de reprocharme actitudes del pasado y tener como certeza una sola cosa: el presente.
Con esta estupenda dosis de serotonina, la que quería permanecer a mi lado de compañera, fue desapareciendo.
Aunque la oiga, internamente y de vez en cuando, tocar a mi puerta…

10 Respuestas

  1. A ciertas compañías, más vale darles puerta cuanto antes. No interesan, son nocivas, sólo consiguen debilitarnos.
    Buen micro que deja la puerta abierta a la interpretación de esa mala compañera. Yo le he puesto un nombre y supongo que cada cual le dará el que su temor le dicte.
    Un abrazo.

    1. ¡Cómo lo sabes, Isabel! Carpetazo y dejando la puerta abierta al presente. El nombre que le has puesto es justamente el que es. No fallas, amiga. Siempre gracias por comentar. Y un cariño para ti.

    1. Si, a veces hay más muerte en vida que en la misma muerte… por decir algo comparativo. Y es que la realidad se supera con creces para muchos casos. Te agradezco tu comentario así como tu visita. Un abrazo.

    1. Hola Calamanda. Bienvenida a mi relato. Si, me salió algo para pensar o algo para que no quede en el olvido. Me gusta eso de “con buen ritmo”. Y gracias por tus buenos deseos que los recibo de corazón. Un buen abrazo para ti.

    1. Anna, eso de liberarse y librarse es lo que se debe practicar. Aunque a veces cueste. Todo lleva su reflexión, su puesta en marcha y su práctica. Muchas gracias por tus deseos. También te los envío. Y por supuesto un abrazo.

Dejar una respuesta