Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

SEP17. EL ÁRBOL DEL DESTINO, de Inés Zapirain López

Cada septiembre me gusta volver. Y que mis ojos busquen de entre un ejército de tamariscos tan solo a uno: aquel que cambio mi vida.
La visión de ese árbol y los consiguientes recuerdos me llevan a filosofar sobre la existencia y sus misterios. Interrogo a mi mente sobre si el destino está escrito; pero un intelecto apegado al mundo es limitado y no puede responderme.
Sin embargo todo cambia al roce de sus ramas. Todo parece cobrar sentido cuando me apoyo sobre su tronco. Sí. Aquel día estaba escrito: mis ganas de sol acercándome a la playa; el viento levantando olas tempestuosas de arena blanca; la aglomeración; las ráfagas cada vez más fuertes impidiéndome avanzar, asustándome… El hombre que agarró mi cintura devolviéndome la seguridad.
Buscar refugio fue imposible, así que aquel desconocido apoyó su espalda contra un tamarisco y me abrazó. Pegó mi cuerpo al suyo hasta fundirme con él. Cuando el viento calmó su ira, nuestros ojos se pasearon entre los árboles caídos. Solo el nuestro seguía en pie. ¿Estaba ahí para unirnos? ¿Llegamos nosotros para ayudarle?
Cada septiembre me gusta volver. Y pasear por la bahía hasta encontrar un árbol. Y retornar a sus brazos después.

16 Respuestas

  1. Inés, la atracción que ejercen sobre nosotros los dulces recuerdos está muy presente en tu relato, igual que en la vida; ese volver cada septiembre le devuelve parte de ellos. Evocador y fluido su planteamiento. Suerte y saludos

  2. Un relato con mucha sensiblidad, Inés. Muy evocador y bonito. Hay dos palabras que para mi gusto cambiaría, para no alterar el tono: ejército, por su connotación; y consiguiente, que me recuerda a algún político, pero es solo una percepción personal.
    Un abrazo.

  3. ¡Bravo, Inés! Me gustó muchísimo el relato. Has trabajado muy bien las frases con un contenido culto y agradable de leer. Magnifica la idea del árbol y de desconocido que se convierte su gran amor. Enhorabuena por su excelente relato. Un fuerte abrazo a mi queridísima amiga, Sotirios.

Dejar una respuesta